El Reino Unido se des­co­se

Al pul­so te­rri­to­rial, con Es­co­cia pi­dien­do otra con­sul­ta so­be­ra­nis­ta pa­ra se­guir en la UE, se su­man la bre­cha ge­ne­ra­cio­nal y de cla­se

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo -

El Reino Unido es co­mo un pa­cien­te con frac­tu­ra múl­ti­ple tras el im­pac­to del re­fe­ren­do. Se re­abren vie­jas he­ri­das, co­mo la te­rri­to­rial. Los es­co­ce­ses y los no­rir­lan­de­ses han vo­ta­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te a favor de la per­ma­nen­cia en el Reino Unido, en Ga­les se ha pro­du­ci­do un em­pa­te téc­ni­co e In­gla­te­rra, con la ex­cep­ción de Lon­dres, ha si­do el gran mo­tor del triun­fo del bre­xit. El mo­de­lo de Es­ta­do es­tá de nue­vo en cues­tión. Pe­ro la vo­ta­ción des­cu­bre tam­bién nue­vas grie­tas en el edi­fi­cio bri­tá­ni­co. Exis­te una bre­cha ge­ne­ra­cio­nal, ya que las en­cues­tas se­ña­lan que más de un 70 % de los jó­ve­nes de en­tre 18 y 24 años apos­ta­ron por se­guir en la UE y que el res­pal­do a la rup­tu­ra se im­po­ne en­tre los ma­yo­res de 50. Los ex­per­tos in­di­can que el de­sen­can­to de la cla­se obre­ra in­gle­sa ha si­do otro de los fac­to­res cla­ves en el voto.

Cri­sis cons­ti­tu­cio­nal

An­gus Ro­ber­tson, por­ta­voz de los na­cio­na­lis­tas es­co­ce­ses en West­mins­ter ha­bla de «cri­sis cons­ti­tu­cio­nal». La pri­me­ra mi­nis­tra de Es­co­cia, Ni­co­la Stur­geon, ase­gu­ra que es­tá so­bre la me­sa una se­gun­da con­sul­ta so­be­ra­nis­ta por­que no acep­ta aban­do­nar la UE «en con­tra de la vo­lun­tad de su pue­blo». Cu­rio­sa­men­te, uno de los ar­gu­men­tos de los unio­nis­tas en la campaña del re­fe­ren­do del 2014 era la ame­na­za de que el nue­vo país se que­da­ra fue­ra de la Unión. Pe­ro no so­lo vuel­ve a la agen­da la cues­tión es­co­ce­sa. El Sinn Féin exi­ge tam­bién una vo­ta­ción pa­ra Ir­lan­da del Nor­te. En es­te ca­so la pe­ti­ción ha si­do re­cha­za­da por Ar­le­ne Fos­ter, la mi­nis­tra prin­ci­pal.

Ro­bert Tombs, his­to­ria­dor de Cam­brid­ge, ex­pli­ca­ba en el New

York Ti­mes que «hay un na­cio­na­lis­mo in­glés de ca­rác­ter obre­ro que tie­ne mu­cho re­sen­ti­mien­to, que es hos­til con los ex­tran­je­ros, in­clu­so con los lon­di­nen­ses ri­cos, y con la gen­te que les di­ce lo que tie­ne que pen­sar y qué vo­tar». Es­te re­tra­to es apli­ca­ble a zo­nas cas­ti­ga­das del nor­te y del es­te de In­gla­te­rra, don­de arra­só el Lea­ve. Aquí se com­bi­nan el sen­ti­mien­to pa­trió­ti­co, el dis­cur­so xe­nó­fo­bo y la de­cep­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Owen Jo­nes, el gu­rú de la nue­va iz­quier­da bri­tá­ni­ca, cree tam­bién que se ha ex­plo­ta­do elec­to­ral­men­te es­ta frus­tra­ción. Los par­ti­da­rios de la rup­tu­ra ase­gu­ran que el bre­xit es una bo­fe­ta­da a las éli­tes política y eco­nó­mi­ca, al es­ta­blish­ment, tan­to eu­ro­peo co­mo bri­tá­ni­co. Aun­que, cu­rio­sa­men­te, Bo­ris John­son, el gran aban­de­ra­do de es­ta cau­sa, es­tu­dió en el ex­clu­si­vo Eton y Ox­ford, co­mo Ca­me­ron.

El pe­so de los re­cor­tes

Los re­cor­tes han ser­vi­do de com­bus­ti­ble pa­ra to­dos los na­cio­na­lis­mos en el Reino Unido. Ca­da uno de ellos ha si­tua­do en su pun­to de mi­ra a un enemi­go di­fe­ren­te. Pa­ra los so­be­ra­nis­tas es­co­ce­ses el cul­pa­ble es Lon­dres por su política neo­li­be­ral que im­pi­de re­dis­tri­buir la ri­que­za de for­ma jus­ta. Pa­ra los pa­trio­tas in­gle­ses el pro­ble­ma es Bru­se­las por ab­sor­ber fon­dos británicos que no re­vier­ten en su país e im­po­ner­les re­glas su­pra­na­cio­na­les. Ga­le­ses y es­co­ce­ses cuen­tan con su Par­la­men­to. In­gla­te­rra, sin cá­ma­ra au­to­nó­mi­ca, no tie­ne nin­gún ins­tru­men­to que le per­mi­ta cier­ta do­sis de so­be­ra­nía, de pa­ta­leo con au­to­es­ti­ma. En­tre par­te de sus ha­bi­tan­tes fue arrai­gan­do el ma­les­tar, por­que Es­co­cia y Ga­les aprue­ban sus pro­pias le­yes, mien­tras que en las de West­mins­ter de­ci­den to­dos. Por eso la ma­ña­na si­guien­te a la con­sul­ta in­de­pen­den­tis­ta David Ca­me­ron pro­me­tió más so­be­ra­nía pa­ra los in­gle­ses, cons­cien­te de las de­man­das de su elec­to­ra­do. La fron­te­ra política en­tre nor­te y sur no es nue­va, se di­bu­ja en ca­da ci­ta electoral. In­gla­te­rra vo­ta con­ser­va­dor y allí va ga­nan­do te­rreno el ul­tra­de­re­chis­ta UKIP, que ha ex­plo­ta­do la car­ta de la in­mi­gra­ción y la ban­de­ra de San Jor­ge. Es­co­cia fue el gra­ne­ro la­bo­ris­ta y aho­ra es el feu­do del Scottish Na­tio­nal Party (SNP), que ha sa­bi­do ven­der­se co­mo un freno a la política de aus­te­ri­dad.

El abis­mo ge­ne­ra­cio­nal

No me­nos dra­má­ti­co es el abis­mo que se­pa­ra a los británicos por eda­des. Los más jó­ve­nes, el sec­tor de po­bla­ción con más mo­vi­li­dad geo­grá­fi­ca a ni­vel la­bo­ral y aca­dé­mi­co, no quie­ren fron­te­ras en Eu­ro­pa. Pe­ro las im­po­nen los ma­yo­res, que vi­vi­rán me­nos tiem­po con las con­se­cuen­cias de la salida. En las re­des es vi­ral un co­men­ta­rio de Ni­cho­las Ba­rrett, lec­tor del Fi­nan­cial Ti­mes:, que re­su­me lo ocu­rri­do: «La ge­ne­ra­ción más jo­ven ha

per­di­do el de­re­cho a vi­vir y a tra­ba­jar en otros 27 paí­ses. Nun­ca co­no­ce­re­mos la mag­ni­tud de las opor­tu­ni­da­des per­di­das, de amis­ta­des, ma­tri­mo­nios y ex­pe­rien­cias que se nos han ne­ga­do. La li­ber­tad de mo­vi­mien­to ha si­do arre­ba­ta­da por nues­tros pa­dres, tíos y abue­los, re­le­gan­do a una ge­ne­ra­ción que ya es­ta­ba asu­mien­do las deu­das de nues­tros pre­de­ce­so­res».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.