«Me sien­to de­vas­ta­da»

La ma­yor par­te de los lon­di­nen­ses vi­ven el «bre­xit» con frus­tra­ción y tris­te­za

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - RI­TA ÁL­VA­REZ TU­DE­LA

Pa­san de las seis de la tar­de y Ani­ta se ba­ja del bus en la pa­ra­da pró­xi­ma a su ca­sa en Lad­bro­ke Road. ¿Con­ten­ta con el re­sul­ta­do del re­fe­ren­do?, tuer­ce la ca­ra y di­ce: «No, me sien­to de­vas­ta­da. Va a cam­biar nues­tra for­ma de via­jar, de ser eu­ro­peos, y lo peor, es que no va a cam­biar el asun­to de la in­mi­gra­ción».

Co­mo mu­chos lon­di­nen­ses, Ani­ta se fue a la ca­ma con el re­sul­ta­do de una en­cues­ta a pie de urna pa­sa­das las diez de la no­che que da­ba ven­ta­ja a la op­ción de que­dar­se en la UE, pe­ro cuan­do des­per­tó, a las seis de la ma­ña­na, la si­tua­ción era to­tal­men­te di­fe­ren­te. Reino Unido es­ta­ba fue­ra. «No me lo po­día creer. Ne­ce­si­ta­mos es­tar den­tro pa­ra tra­ba­jar jun­tos, pa­ra cam­biar el sis­te­ma».

Aho­ra cree que la si­tua­ción no tie­ne re­me­dio y que no hay mar­cha atrás. No im­por­ta que más de 10.000 per­so­nas fir­men una pe­ti­ción pa­ra que Lon­dres se in­de­pen­di­ce del Reino Unido y se­guir en la UE, o que más de 200.000 pi­dan un se­gun­do re­fe­ren­do an­te lo ajus­ta­do del re­sul­ta­do: «La gen­te vo­tó en fun­ción de las me­di­das de aus­te­ri­dad del Go­bierno, que afec­ta­ron más a gen­te sin tra­ba­jo le­jos de Lon­dres», se­ña­la Ani­ta y cul­pa a Corbyn de ha­ber he­cho po­co co­mo lí­der pa­ra atraer el voto en esas zo­nas: «Es te­rreno la­bo­ris­ta». Su frus­tra­ción re­pre­sen­ta en buena me­di­da la sen­sa­ción que ayer se vi­vía en las ca­lles de Lon­dres.

En una ca­lle cer­ca­na es­tá Na­tas­ha. Cuen­ta co­mo su fa­mi­lia es­tá tris­te, pues to­dos vo­ta­ron por que­dar­se. «Es co­mo si Bo­ris y Fa­ra­ge die­ran ha­cia atrás a las ma­ne­ci­llas del re­loj. No sé, Bo­ris te­nía ese plan cí­ni­co de con­ver­tir­se en pri­mer mi­nis­tro des­de que em­pe­zó con to­do es­to. Es­tá cla­ro que pu­so sus in­tere­ses por en­ci­ma de los del país», la­men­ta.

Si­mon es aus­tría­co y lle­va ape­nas cua­tro me­ses en Lon­dres. Tra­ba­ja cui­dan­do ni­ños y no sa­be cuán­to tiem­po más po­drá que­dar­se: «Es una de­ci­sión que no en­tien­do. Siem­pre pue­do vol­ver a mi país, no es­toy preo­cu­pa­do». No lo es­tá, pe­ro ad­mi­te que en­te­rar­se de la no­ti­cia por la ma­ña­na, «su­pu­so un gran shock». Otro que no pu­do vo­tar fue el grie­go Da­mian. Lle­va en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca tres años: «Creo que se van a arre­pen­tir de es­ta de­ci­sión, no se die­ron cuen­ta de lo im­por­tan­te que era».

No to­dos la­men­tan el re­sul­ta­do. Ra­mi, a sus 38 años, es­tá fe­liz con la de­ci­sión. Tra­ba­ja en una fá­bri­ca de mo­tos y cree que la si­tua­ción ac­tual era in­sos­te­ni­ble. «Es­to no fun­cio­na des­de que em­pe­za­ron a lle­gar po­la­cos y ru­ma­nos. Se que­dan con nues­tros em­pleos, no pa­gan im­pues­tos, tra­ba­jan en ne­gro y au­men­tan los ni­ve­les de cri­men», ex­pli­ca mien­tras to­ma un ca­fé con sus ami­gos, que asien­ten.

Ch­ris­tal tra­ba­ja co­mo en­fer­me­ra en el sis­te­ma sa­ni­ta­rio: «To­das mis com­pa­ñe­ras son es­pa­ño­las, grie­gas y fi­li­pi­nas. So­mos po­cas in­gle­sas. Son gen­te es­tu­pen­da y no ten­go nin­gún pro­ble­ma con la in­mi­gra­ción», ex­pli­ca, pe­ro es­tá fe­liz con la salida: «Quie­ro que Reino Unido to­me sus pro­pias de­ci­sio­nes».

Gun­ta, un le­tón con diez años en sue­lo bri­tá­ni­co, la­men­ta las ver­da­des a me­dias de la campaña: «En­tien­do que la gen­te di­ga que al­gu­nos in­mi­gran­tes pi­den be­ne­fi­cios, pe­ro los pri­me­ros que lo ha­cen y se apro­ve­chan del sis­te­ma son los británicos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.