To­do un va­ra­pa­lo pa­ra los paí­ses del sur

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - M. M.

Eu­ro­pa ya tie­ne su Leh­man. Eso de­cían ayer al­gu­nos ana­lis­tas. Su ar­gu­men­to, que la salida del Reino Unido es una de esas ca­tás­tro­fes glo­ba­les que to­do lo inun­dan. Y que se ce­ban, so­bre to­do, con los más dé­bi­les. En es­te ca­so, los paí­ses del sur de Eu­ro­pa. Es­pa­ña, cla­ro, en­tre ellos.

Y no so­lo por­que los la­zos eco­nó­mi­cos en­tre los dos paí­ses sean muy fuer­tes —en­tre otras co­sas, los británicos son un im­por­tan­te so­cio co­mer­cial y su­po­nen la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos pa­ra el tu­ris­mo—, que tam­bién. Lo peor del bre­xit, di­cen esos ana­lis­tas —que son ma­yo­ría— es que re­pre­sen­ta una so­ga al cue­llo del proyecto eu­ro­peo. La es­pan­tá bri­tá­ni­ca su­po­ne una man­cha en la cre­di­bi­li­dad de la UE y, des­de lue­go, que en la del eu­ro. Y pa­ra una eco­no­mía co­mo la es­pa­ño­la, con una deu­da des­bo­ca­da y un pa­ro de ré­cord, el es­cu­do que re­pre­sen­ta la di­vi­sa úni­ca re­sul­ta vi­tal. Sin él, el país es­ta­ría per­di­do, a mer­ced de la jau­ría de lo­bos que ya in­ten­ta­ron tum­bar­lo en el 2012. Fue­ra del eu­ro, ¿quién con­fia­ría en que el país po­dría pa­gar lo que de­be?

El proyecto eu­ro­peo si­gue ade­lan­te. Es lo que di­cen en Bru­se­las. Y en Berlín, Pa­rís, Ma­drid... Pe­ro ya na­da se­rá co­mo an­tes. Lo re­su­mió a la per­fec­ción ayer el ex­pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral Alan Greens­pan. La vic­to­ria del bre­xit ten­drá un efec­to «co­rro­si­vo» pa­ra la zo­na eu­ro. En su opi­nión, es «lo peor» que ha vi­vi­do en sus años de ser­vi­cio pú­bli­co. «No hay na­da co­mo es­to, ni si­quie­ra la cri­sis del 19 de oc­tu­bre de 1987 cuan­do el Dow ca­yó un 23 %. En­ton­ces pen­sé que era el peor de los pro­ble­mas po­si­bles [...], pe­ro es­to lo es más». Y, vi­nien­do de Greens­pan es mu­cho de­cir. Fue pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral en­tre 1987 y el 2006.

Tam­bién el mi­nis­tro de Eco­no­mía en fun­cio­nes, Luis de Guin­dos, ad­mi­tió ayer que la salida bri­tá­ni­ca es una muy ma­la no­ti­cia pa­ra Eu­ro­pa, pa­ra el Reino Unido y pa­ra Es­pa­ña. Aun­que lo «más preo­cu­pan­te es que pue­da pro­du­cir un efec­to dominó en Eu­ro­pa».

Pa­ra evi­tar­lo, los ana­lis­tas ha­blan sin ta­pu­jos de mano du­ra. La que de­ben em­plear Bru­se­las y Berlín en las ne­go­cia­cio­nes del di­vor­cio. Pa­ra de­jar cla­ro que uno no pue­de de­jar ti­ra­do a sus com­pa­ñe­ros de club e ir­se tran­qui­la­men­te. De ro­si­tas.

De Guin­dos ad­mi­te que es una muy ma­la no­ti­cia pa­ra Eu­ro­pa, el Reino Unido y Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.