¿Y co­mo va a afec­tar a nues­tra eco­no­mía?

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - Al­ber­to Va­que­ro

Sor­pre­sa. Es­te es el me­jor ca­li­fi­ca­ti­vo con el bre­xit. Y tras la sor­pre­sa, vie­ne un es­ce­na­rio de in­cer­ti­dum­bre y preo­cu­pa­ción. Des­de lue­go, la si­tua­ción a ni­vel eco­nó­mi­co se com­pli­ca, y aun­que exis­te un pla­zo de dos años pa­ra ne­go­ciar el nue­vo sta­tus del Reino Unido con la UE, va a ser ne­ce­sa­rio co­men­zar es­te pro­ce­so lo an­tes po­si­ble ya que las re­per­cu­sio­nes —eco­nó­mi­cas y no eco­nó­mi­cas— son muy im­por­tan­tes. La UE no es­ta­ba pre­pa­ra­da.

Aho­ra bien, ¿qué re­per­cu­sio­nes ten­drá pa­ra la eco­no­mía ga­lle­ga? Es di­fí­cil ha­cer pre­vi­sio­nes so­bre la in­ten­si­dad de los efec­tos co­mer­cia­les de es­ta salida, pe­ro hay al­gu­nos sec­to­res que lo van a sen­tir no­ta­ble­men­te. Son los que te­nían en el Reino Unido uno de sus prin­ci­pa­les clien­tes, co­mo la au­to­mo­ción, en es­pe­cial la pro­duc­ción des­de PSA Vi­go; y el tex­til, con In­di­tex a la ca­be­za. Y en un se­gun­do ni­vel, otras in­dus­trias, que sin te­ner el pe­so ex­por­ta­dor de es­tas dos, tam­bién se ve­rán afec­ta­das: la con­ser­va o la ex­plo­ta­ción de ma­de­ra y pi­za­rra.

Se da la cir­cuns­tan­cia de que en los úl­ti­mos años las ex­por­ta­cio­nes ga­lle­gas al Reino Unido ha­bían ga­na­do pe­so, re­du­cien­do su fuer­te de­pen­den­cia ha­cia otros des­ti­nos. Aho­ra el es­ce­na­rio ha cam­bia­do. Y la de­pre­cia­ción de la li­bra es­ter­li­na res­pec­to al eu­ro va a su­po­ner una me­nor ca­pa­ci­dad importadora del Reino Unido a cor­to pla­zo. A me­dio y, so­bre to­do, a lar­go, los efec­tos es­tán to­da­vía in­de­ter­mi­na­dos. Tam­po­co se pue­de ob­viar la pes­ca, ya que una par­te im­por­tan­te de la flo­ta ga­lle­ga fae­na en ca­la­de­ros pró­xi­mos a la is­la y es­to va a su­po­ner una re­ne­go­cia­ción, en peo­res con­di­cio­nes, de los tra­ta­dos pes­que­ros, ya que a par­tir de aho­ra ha­brá que pac­tar con un país no co­mu­ni­ta­rio.

Y que­da por de­ter­mi­nar en qué si­tua­ción la­bo­ral y de pro­tec­ción so­cial van a que­dar los más de 12.000 emi­gran­tes ga­lle­gos en el Reino Unido, una de las co­lo­nias más im­por­tan­tes de es­pa­ño­les.

No de­be­mos de caer en la de­ses­pe­ra­ción, pe­ro tam­po­co, ob­viar es­tos pro­ble­mas. La tran­si­ción no se­rá fá­cil y los efec­tos eco­nó­mi­cos se­rán de ca­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.