El Reino Unido se se­pa­ra del Reino Unido

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - Luís Pou­sa

Lo que más es­tre­me­ce de la tra­ge­dia —no sé si más grie­ga o sha­kes­pe­ria­na— del bre­xit es lo que tie­ne de im­pre­vis­to. Fa­lla­ron los son­deos pre­vios, in­clu­so las is­rae­li­tas a pie de urna de la no­che del jue­ves. Se equi­vo­có la City, que ya ha­bía ce­le­bra­do por ade­lan­ta­do el re­main con subidas en las co­ti­za­cio­nes bur­sá­ti­les y en el ti­po de cam­bio de la li­bra. Pe­ro —palabras ma­yo­res— tam­bién erra­ron en su pro­nós­ti­co las ca­sas de apues­tas, don­de uno lo mis­mo pue­de ju­gar­se unas es­ter­li­nas a acer­tar el pró­xi­mo No­bel de Li­te­ra­tu­ra que a cal­cu­lar cuán­to tar­da­rá In­gla­te­rra en vol­ver a ca­sa de la Eu­ro­co­pa. Cuan­do el Reino Unido no pue­de fiar­se de lo que pre­di­ce Lad­bro­kes, don­de la en­cues­ta es me­di­ta­da y de pa­go y no una ale­gre e im­pro­vi­sa­da res­pues­ta te­le­fó­ni­ca, en­ton­ces es que los ci­mien­tos de la ci­vi­li­za­ción bri­tá­ni­ca se es­tán tam­ba­lean­do.

Per­dió el atil­da­do David Ca­me­ron y ga­nó el despeinado Bo­ris John­son, que li­de­ra una nue­va re­vuel­ta po­pu­lar y po­pu­lis­ta de lí­de­res des­pei­na­dos que hará que año­re­mos las re­vo­lu­cio­nes de ca­fé de los an­ti­guos des­ca­mi­sa­dos y de los nue­vos des­cor­ba­ta­dos.

Al en­cor­ba­ta­do Ca­me­ron, que se ha he­cho un ha­ra­ki­ri en di­fe­ri­do se­gu­ra­men­te ase­so­ra­do por su co­le­ga con­ser­va­do­ra De Cos­pe­dal, lo re­cor­da­re­mos por es­ta ex­tra­ña lu­do­pa­tía que le lle­vó a ju­gar­se no ya su ca­rre­ra, sino el fu­tu­ro del Reino Unido en una tim­ba per­ma­nen­te, apos­tán­do­se su país a tro­zos de re­fe­ren­do en re­fe­ren­do, hasta que ha con­se­gui­do arro­jar por la bor­da una is­la y me­dia al Ca­nal de la Man­cha.

Ca­me­ron ha des­pe­da­za­do el Reino Unido. Lon­dres, la au­tén­ti­ca ca­pi­tal del mun­do, la ciu­dad más glo­bal del pla­ne­ta, vo­tó ma­si­va­men­te a favor de la per­ma­nen­cia. Igual que Es­co­cia e Ir­lan­da del Nor­te. Al otro la­do del abis­mo, Ga­les y la In­gla­te­rra irre­duc­ti­ble se apun­ta­ron al sui­ci­dio co­lec­ti­vo. Con la aven­tu­ra de la con­sul­ta, Ca­me­ron so­lo bus­ca­ba res­ca­tar el voto más con­ser­va­dor. Pa­ra cau­ti­var a las hues­tes na­cio­na­lis­tas no ha du­da­do en arries­gar —y que­brar— la pro­pia uni­dad del Reino Unido, agi­gan­tan­do ade­más una bre­cha ge­ne­ra­cio­nal que di­fí­cil­men­te ci­ca­tri­za­rá a cor­to pla­zo. El ti­ro en el pie que se han dis­pa­ra­do los ma­yo­res de 50 años, par­ti­da­rios de la salida de la Unión Europea, ha con­de­na­do a la po­bla­ción más jo­ven a asu­mir un bre­xit con­tra el que vo­ta­ron ma­si­va­men­te. Cuan­do los ju­bi­la­dos que in­cons­cien­te­men­te han apo­ya­do el por­ta­zo en los mo­rros a Bru­se­las y Berlín ya no es­tén en­tre no­so­tros, la si­guien­te ge­ne­ra­ción se­gui­rá pa­gan­do las con­se­cuen­cias del en­tu­sias­mo na­cio­na­lis­ta de los ma­yo­res y de la irres­pon­sa­ble afi­ción de Ca­me­ron a la ru­le­ta ru­sa. Un apo­ca­lip­sis zom­bi re­ga­do, no lo ol­vi­de­mos, con la pas­mo­sa in­do­len­cia que han mos­tra­do an­te la con­sul­ta las ins­ti­tu­cio­nes y Go­bier­nos eu­ro­peos.

Ches­ter­ton, que era un in­glés ca­tó­li­co e irre­ve­ren­te, es­cri­bió que el cis­ma de In­gla­te­rra y Eu­ro­pa se re­mon­ta­ba ya a En­ri­que VIII: «En­ri­que no so­lo se­pa­ró a In­gla­te­rra de Eu­ro­pa, sino que hi­zo al­go peor: se­pa­ró a In­gla­te­rra de In­gla­te­rra». Y aho­ra Ca­me­ron, que ha lo­gra­do que Blair nos pa­rez­ca Chur­chill, ha repetido la ju­ga­da. Ha se­pa­ra­do a Gran Bre­ta­ña de Eu­ro­pa, sí, pe­ro ha he­cho al­go mu­cho peor: ha se­pa­ra­do a Gran Bre­ta­ña de sí mis­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.