Nar­cos arou­sa­nos bus­can re­fu­gio en la Cos­ta da Mor­te pa­ra des­car­gar la dro­ga

Las fuer­zas del or­den tie­nen cons­tan­cia de que hu­bo otros ali­jos pre­vios al de la pla­nea­do­ra vol­ca­da cer­ca de Cor­me

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - SU­SA­NA LUAÑA

La des­car­ga de dro­ga que tu­vo lu­gar en la ma­dru­ga­da del 13 de ju­nio en Ca­ma­ri­ñas ha­bría pa­sa­do des­aper­ci­bi­da si los nar­co­trans­por­tis­tas no hu­bie­sen su­fri­do un ac­ci­den­te con la po­ten­te pla­nea­do­ra que uti­li­za­ron y no se hu­bie­sen vis­to obli­ga­dos a aban­do­nar la em­bar­ca­ción que ho­ras des­pués apa­re­ció vol­ca­da con la qui­lla al sol cer­ca de Cor­me. Tan des­aper­ci­bi­da co­mo pa­san la ma­yo­ría de las des­car­gas. Los nar­cos ga­lle­gos ha­ce tiem­po que apren­die­ron que les con­vie­ne no lla­mar la aten­ción, y en la dis­cre­ción y la noc­tur­ni­dad ocul­tan sus ac­ti­vi­da­des.

Pe­ro es­tá ha­bien­do des­car­gas, en un pe­li­gro­so re­torno a tiem­pos que ya pa­re­cían su­pe­ra­dos. Lo ase­gu­ran ex­per­tos agen­tes que sa­ben que días an­tes de lo ocu­rri­do en Ca­ma­ri­ñas hu­bo otro des­em­bar­co de dro­ga en la Cos­ta da Mor­te que se sal­dó con éxi­to, y tam­bién no ha­ce mu­cho, un ter­ce­ro en Agui­ño. «Sa­bé­mo­lo por­que que­dan al­gun­has pe­ga­das das em­bar­ca­cións na cos­ta, ou por­que días des­pois o re­co­ñe­cen os pro­pios ma­ri­ñei­ros, que os vi­ron de noi­te. Pe­ro ou­tras ve­ces non que­da cons­tan­cia al­gun­ha, por­que hai anos sa­bía­mos can­do ha­bía un­ha des­car­ga por­que dei­xa­ban na praia bo­tes de cer­ve­xa ou ci­ga­rros; ago­ra lim­pan to­do, sa­ben que non de­ben dei­xar ras­tro, e por vez de pla­na­do­ras uti­li­zan bar­cos de pes­ca ou ve­lei­ros, que pa­san máis des­aper­ci­bi­dos; por iso se­me­lla que to­dos os des­em­bar­cos se es­tán a fa­cer ago­ra en An­da­lu­cía, por­que moi­tos os fan de día e a xen­te os ve, pe­ro non é así».

Es una ad­ver­ten­cia de quie­nes co­no­cen des­de ha­ce dé­ca­das a los cla­nes his­tó­ri­cos arou­sa­nos, de don­de ase­gu­ran que pro­ce­den los ca­be­ci­llas del des­em­bar­co de dro­ga de la lan­cha vol­ca­da. In­clu­so les po­nen nom­bres, aun­que aho­ra ten­drá que ser la EDOA —Equi­po de De­lin­cuen­cia Or­ga­ni­za­da y An­ti­dro­ga de la Guar­dia Ci­vil— la que re­ca­be prue­bas pa­ra po­der de­mos­trar­lo.

La hi­pó­te­sis que co­bra más fuer­za es que uno de los gru­pos más ac­ti­vos de Arou­sa or­ga­ni­zó la des­car­ga en Ca­ma­ri­ñas con la ayu­da de los cla­nes lo­ca­les. Se tra­ta de una alian­za in­tere­sa­da que no es nue­va; las so­cie­da­des en­tre los nar­cos arou­sa­nos y los de las Rías Al­tas siem­pre fue­ron fruc­tí­fe­ras, aun­que a ve­ces los ne­go­cios no les sa­lie­ron co­mo pla­nea­ban, co­mo ocu­rrió en el 2006 cuan­do David Pé­rez La­go, el hi­jas­tro de Ou­bi­ña, fue de­te­ni­do en Cor­me en ple­na fae­na, o en el 2014, cuan­do el cam­ba­dés Ra­fael Bu­ga­llo ca­mu­fló una po­ten­te pla­nea­do­ra ba­jo el as­pec­to de un inocen­te pes­que­ro, aun­que si su ob­je­ti­vo era no lla­mar la aten­ción, fra­ca­só es­tre­pi­to­sa­men­te.

Fal­ta de me­dios

Ha­ce tiem­po que los cla­nes no se ca­san en­tre sí. Se aso­cian pa­ra una des­car­ga y lue­go ca­da uno si­gue a lo su­yo. Si es­ta vez los arou­sa­nos vol­vie­ron a con­tar con los del nor­te y tras­la­da­ron a esa zo­na sus em­bar­ca­cio­nes se de­be —las fuer­zas del or­den lo tie­nen cla­ro— a que las des­car­gas en la Cos­ta da Mor­te son aho­ra pan co­mi­do. Las plan­ti­llas de los agen­tes de Adua­nas no se re­nue­van y los me­dios son los mí­ni­mos. So­lo dis­po­nen en Mu­ros de una lan­cha de 30 años que no lle­ga a al­ta mar, y si va la de A Co­ru­ña, cuan­do do­bla el Ca­bo de San Adrián la fae­na es­tá re­ma­ta­da.

J. M. C.

Ima­gen de cua­tro de los cin­co mo­to­res de la pla­nea­do­ra aban­do­na­da en San­ta Ma­ri­ña, Pon­te­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.