Hoy co­mien­za el fu­tu­ro

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - Lau­reano López

El tí­tu­lo de es­te ar­tícu­lo per­te­ne­ce al de una le­gen­da­ria pri­me­ra página de La Voz de Ga­li­cia. Se pu­bli­có el día si­guien­te a la lle­ga­da del hom­bre a la Lu­na, el 26 de ma­yo de 1961, un pe­que­ño pa­so pa­ra el hom­bre, un gran pa­so pa­ra la hu­ma­ni­dad. Lo re­cor­dó es­te miér­co­les, en el fo­ro Py­me Ga­li­cia, el pre­si­den­te de es­te pe­rió­di­co, San­tia­go Rey Fer­nán­dez-La­to­rre. Que­ría de­cir, ad­ver­tir, que es­te ti­tu­lar, Hoy co­mien­za el fu­tu­ro, co­bra­ba vi­gen­cia de nue­vo, más vi­gen­cia que nun­ca. Ha­bla­ba el pre­si­den­te de La Voz del fu­tu­ro de to­dos, del fu­tu­ro de Es­pa­ña y del fu­tu­ro de Ga­li­cia, que es­ta­ba a pun­to de ju­gar­se en los ta­ble­ros del Reino Unido, bre­xit o no bre­xit, y en los de Es­pa­ña. «Ma­ña­na —sub­ra­yó San­tia­go Rey— se de­ci­de, ga­ne o pier­da el bre­xit, el fu­tu­ro bie­nes­tar de los eu­ro­peos y de la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos de per­so­nas y ca­pi­tal. Na­da vol­ve­rá a ser igual en Eu­ro­pa». San­tia­go Rey aler­ta­ba de las con­se­cuen­cias del bre­xit. No eran palabras gra­tui­tas, ni ago­re­ras. Na­da es ya igual en Eu­ro­pa. Ayer pu­di­mos per­ci­bir la pri­me­ra olea­da de con­se­cuen­cias de es­ta salida: el hun­di­mien­to de las bol­sas en to­do el mun­do, una cas­ca­da de nú­me­ros en ro­jo que su­gie­ren ya cie­rres de em­pre­sas y des­pi­dos. Vo­tan­do de ma­ne­ra ma­yo­ri­ta­ria­men­te irres­pon­sa­ble, in­so­li­da­ria, egoís­ta, xe­nó­fo­ba in­clu­so, el Reino Unido ha da­do un gol­pe ca­si mor­tal a ese fu­tu­ro bie­nes­tar que es­ta­ba en jue­go. Ese fu­tu­ro bie­nes­tar, el de Eu­ro­pa, el de Es­pa­ña, el de Ga­li­cia, el fu­tu­ro bie­nes­tar de sus em­pre­sa­rios y de sus tra­ba­ja­do­res, de sus fa­mi­lias, se pre­sen­ta hoy más im­pre­de­ci­ble que nun­ca. Hay fu­tu­ros que co­nec­tan con lo peor de nues­tro pa­sa­do. Fu­tu­ros que aver­güen­zan. Fu­tu­ros que, se ve­rá pron­to, pro­vo­can do­lor y arre­pen­ti­mien­to. De ahí la im­por­tan­cia del voto y de la res­pon­sa­bi­li­dad que con­lle­va ca­da voto. En el Reino Unido, «y en Es­pa­ña, don­de tam­bién, ga­ne quien ga­ne o pier­da quien pier­da —sub­ra­yó San­tia­go Rey— inau­gu­ra­re­mos otro fu­tu­ro en un nue­vo mar­co de con­vi­ven­cia que, qui­zá, da­rá lu­gar a una re­de­fi­ni­ción del pro­pio sis­te­ma au­to­nó­mi­co». De ahí, la ca­pi­tal im­por­tan­cia que siem­pre ha re­co­no­ci­do San­tia­go Rey Fer­nán­dez-La­to­rre a to­das y ca­da una de las per­so­nas en cu­ya mano es­tá que co­mien­ce el fu­tu­ro, a to­dos y ca­da uno de sus lec­to­res, a to­dos y ca­da uno de sus ve­ci­nos. De ellos de­pen­de có­mo se­rá el fu­tu­ro: o un fu­tu­ro de bie­nes­tar, o el más te­ne­bro­so de los fu­tu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.