Re­fle­xio­ne­mos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión -

Seis me­ses des­pués, nos en­con­tra­mos a las puer­tas de unas nue­vas elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Y echan­do la vis­ta atrás, los que te­ne­mos cier­ta edad, año­ra­mos el es­pí­ri­tu de la tran­si­ción. Aque­lla re­cién es­tre­na­da de­mo­cra­cia nos mos­tró có­mo, len­ta­men­te, se iba di­lu­yen­do la po­bre­za ex­tre­ma, y las cla­ses me­dias ad­qui­rían su pe­que­ña cuo­ta de po­der. Su­pi­mos có­mo la re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za era con­di­ción si­ne qua non pa­ra con­se­guir la paz so­cial. Se abría an­te no­so­tros una puer­ta a la es­pe­ran­za, a la igual­dad, a la pros­pe­ri­dad. Al fin, la so­cie­dad em­pe­za­ba a ser jus­ta.

Pe­ro lle­gó la cri­sis, y en su nom­bre se fue­ron al tras­te aque­llos derechos con­se­gui­dos con tan­to es­fuer­zo. He di­cho derechos, no pri­vi­le­gios, que los re­cor­tes se en­car­ga­ron de des­truir. Eran ne­ce­sa­rios, nos di­je­ron. Pe­ro los po­de­ro­sos con­ti­nua­ron dis­fru­tan­do de sus pri­vi­le­gios, aje­nos al cre­ci­mien­to del pa­ro y al em­po­bre­ci­mien­to de los ciudadanos, via­jan­do en pri­me­ra cla­se y des­pil­fa­rran­do di­ne­ro pú­bli­co en obras fa­raó­ni­cas, tan in­ne­ce­sa­rias co­mo inú­ti­les. Per­mi­tien­do la co­rrup­ción —¡maldita sea!— a ba­se de mi­rar ha­cia otro la­do.

Ma­ña­na do­min­go, 26 de ju­nio, nos asis­te el de­re­cho a ejer­cer nues­tro voto. Por­que, en de­mo­cra­cia, vo­tar es un de­re­cho, no un pri­vi­le­gio ni una obli­ga­ción. Re­fle­xio­ne­mos, sien­do con­se­cuen­tes. Y, si así lo de­ci­di­mos, vo­te­mos en con­cien­cia. RO­BER­TO NÚ­ÑEZ POR­TO. VI­LA­GAR­CÍA DE AROU­SA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.