El ca­so de un in­terno que mu­rió al sa­lir de Bon­xe lle­ga a la Au­dien­cia Na­cio­nal

La ma­dre si­gue es­pe­ran­do a que la lla­men a de­cla­rar tras pre­sen­tar una que­re­lla

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - XOSÉ CA­RREI­RA

La ma­dre del in­terno de la pri­sión de Bon­xe, Emi­lio An­to­nio Pe­na Lua­ces, fa­lle­ci­do en agos­to de 2011, ha lle­va­do el ca­so a la Au­dien­cia Na­cio­nal pa­ra exi­gir res­pon­sa­bi­li­da­des al cen­tro pe­ni­ten­cia­rio. Su hi­jo fa­lle­ció, por una po­si­ble pan­crea­ti­tis agu­da des­pués de ha­ber aban­do­na­do la cár­cel pa­ra dis­fru­tar de un per­mi­so. Sa­lió el 27 de ju­lio de 2011 y fa­lle­ció en un hos­pi­tal el 3 de agos­to. Sus fa­mi­lia­res apre­cia­ron que de­jó la pri­sión en unas con­di­cio­nes de sa­lud muy de­fi­cien­tes y en­tien­den que pu­do ha­ber des­aten­ción en el cen­tro.

La lu­cha que sos­tie­ne la ma­dre de Emi­lio An­to­nio Pe­na es lar­ga. Re­cu­rrió en su mo­men­to a los tri­bu­na­les y el Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 1, le ce­rró la puer­ta por la vía pe­nal al con­si­de­rar que no ha­bía de­li­tos de fal­se­dad do­cu­men­tal, omi­sión del de­ber de pres­tar so­co­rro y ho­mi­ci­dio im­pru­den­te, pe­ro se la de­jó abier­ta pa­ra lle­var a ca­bo una po­si­ble ac­ción ci­vil de reclamación pa­tri­mo­nial al Es­ta­do. Y en esa fa­se se en­cuen­tra una par­te del ca­so.

Hay otra ac­ción ju­di­cial de los fa­mi­lia­res, que es una que­re­lla in­ter­pues­ta al an­ti­guo di­rec­tor del cen­tro, una asis­ten­ta so­cial, al je­fe de ser­vi­cio y a un fun­cio­na­rio. Los de­nun­cian­tes en­tien­den que to­das es­tas per­so­nas tu­vie­ron al­go que ver con la salida de pri­sión del in­terno.

Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias emi­tió un in­for­me ha­ce un año en el que in­di­ca­ba que Emi­lio An­to­nio Pe­na Lua­ces re­ci­bió en to­do mo­men­to una aten­ción ade­cua­da por par­te de los ser­vi­cios mé­di­cos del cen­tro. Es­ta afir­ma­ción con­tra­rió es­pe­cial­men­te a su ma­dre que ase­gu­ró no en­ten­der co­mo, en­ton­ces, la jue­za ha­bía impu­tado en su mo­men­to a uno de los mé­di­cos del cen­tro pe- ni­ten­cia­rio. Es­te fa­cul­ta­ti­vo fa­lle­ció pos­te­rior­men­te.

Te­re­sa Lua­ces, la ma­dre del fa­lle­ci­do, in­for­mó de que dos abo­ga­dos lu­cen­ses, en re­pre­sen­ta­ción de la fa­mi­lia de Emi­lio, for­mu­la­ron ac­cio­nes fren­te al Cen­tro Pe­ni­ten­cia­rio de Bon­xe an­te la Au­dien­cia Na­cio­nal. La de­nun­cian­te in­sis­te en que su hi­jo fa­lle­ció co­mo con­se­cuen­cia de una ma­la pra­xis mé­di­ca. Ex­pli­có que, por mu­cho que di­ga Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias en sus in­for­mes, en la pri­sión lo tra­ta­ron por una gas­tro­en­te­ri­tis y re­sul­ta que lo que te­nía era una pan­crea­ti­tis agu­da que le aca­bó pro­vo­can­do un fa­llo mul­ti­or­gá­ni­co, sin que los mé­di­cos del hos­pi­tal al que fue tras­la­da­do pu­die­ran ha­cer na­da por sal­var­le la vi­da.

«Si­go pi­dien­do jus­ti­cia y lo ha­ré ca­da día que pa­se con to­dos los me­dios po­si­bles a mi al­can­ce», ad­vir­tió la ma­dre que se en­fren­ta a la gran mu­ra­lla de la Ad­mi­nis­tra­ción. Aña­dió, ade­más, que se­guía a la es­pe­ra de que la lla­ma­sen a de­cla­rar den­tro de las di­li­gen­cias abier­tas co­mo con­se­cuen­cia de la que­re­lla in­ter­pues­ta al ex­di­rec­tor y a va­rios fun­cio­na­rios del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio. Quien pro­mue­ve la mis­ma es­ti­ma que pu­do ha­ber un fal­so tes­ti­mo- nio y, ade­más, que hu­bo «de­cla­ra­cio­nes en pren­sa que aten­tan con­tra la in­ti­mi­dad del in­terno».

La ma­dre del fa­lle­ci­do quie­re que le ex­pli­quen to­dos los por­me­no­res re­la­cio­na­dos con la sa­lud de su hi­jo en los días pre­vios a la con­ce­sión del per­mi­so de salida, por un tiem­po de dos días, el 27 de ju­lio de 2011.

La pro­mo­to­ra de la que­re­lla re­cuer­da que, cuan­do fue­ron a re­co­ger a su hi­jo a la salida de la pri­sión, se en­con­tra­ron con que es­te pre­sen­ta­ba unas pé­si­mas con­di­cio­nes de sa­lud. Tan­to es así que ho­ras des­pués tu­vie­ron que in­gre­sar­lo en el hos­pi­tal. Los mé­di­cos, al po­co tiem­po de ha­cer­le una eva­lua­ción, ad­vir­tie­ron a sus fa­mi­lia­res de que el es­ta­do del pa­cien­te era muy gra­ve.

«La­men­ta­ble y es­can­da­lo­sa»

Te­re­sa Lua­ces ase­gu­ra que su hi­jo fue ob­je­to de una «la­men­ta­ble y es­can­da­lo­sa des­aten­ción» en el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio. En es­te sen­ti­do ase­gu­ra que su hi­jo no pu­do ha­ber con­traí­do una pan­crea­ti­tis de un día pa­ra otro. No du­da en que, cuan­do sa­lió de la pri­sión, ya te­nía ese pro­ble­ma que no con­si­guió re­mon­tar. De he­cho, la jue­za que se ocu­pó de una pri­me­ra in­ves­ti­ga­ción del ca­so lla­mó a de­cla­rar a va­rios mé­di­cos en ca­li­dad de tes­ti­gos. Al­gu­nos le ex­pli­ca­ron, re­cor­dó la ma­dre del fa­lle­ci­do, que des­de que se ini­cia la pan­crea­ti­tis con do­lor hasta que lle­gan los sín­to­mas más gra­ves, la aten­ción dis­pen­sa­da al afec­ta­do en las pri­me­ras 72 o 96 ho­ras es vi­tal. Pe­ro Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias nie­ga ta­jan­te­men­te que no el in­terno tu­vie­se des­aten­ción.

Te­re­sa Lua­ces re­ci­bió en su mo­men­to una co­mu­ni­ca­ción del de­par­ta­men­to del Ré­gi­men Ju­rí­di­co de Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas en la que le da­ban cuen­ta de que el ca­so iba al Con­se­jo de Es­ta­do pa­ra un in­for­me.

Ó. CE­LA

Fa­mi­lia­res de un in­terno fa­lle­ci­do re­cla­man aho­ra al pe­nal de Bon­xe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.