La fun­di­ción de hie­rro, una ga­ran­tía

La em­pre­sa Fun­di­nox­cor­ten es el ma­yor ex­po­nen­te de es­te pro­duc­to en la pro­vin­cia de Lu­go

La Voz de Galicia (Lugo) - - Metal - LUIS CON­DE MONFORTE

Lu­go pue­de pre­su­mir de te­ner una de las más pres­ti­gio­sas em­pre­sas de fun­di­ción de hie­rro. Se tra­ta de Fun­di­nox­cor­ten, una fir­ma que co­mer­cia­li­za su pro­duc­to en Es­pa­ña y en otros con­ti­nen­tes. El hie­rro fun­di­do se uti­li­za pre­fe­ren­te­men­te en ba­ran­di­llas de puen­tes, bal­co­nes y es­ca­le­ras, en­tre otros. Ac­tual­men­te tie­ne una de­man­da si­mi­lar tan­to pa­ra la obra pú­bli­ca co­mo la pri­va­da.

El hie­rro fun­di­do pre­sen­ta mu­chas ven­ta­jas. «Se tra­ta de una alea­ción que per­mi­te dar­le for­ma al me­tal, con el fin de con­se­guir una ma­yor ma­jes­tuo­si­dad y es­bel­tez», co­men­ta Jus­to Ote­ro, ad­mi­nis­tra­dor de Fun­di­nox­cor­ten.

Se tra­ta de un ma­te­rial se­mi­no­ble, muy re­sis­ten­te a la oxi­da­ción. «A la ho­ra de reha­bi­li­tar ca­sa en cual­quier cas­co his­tó­ri­co nos po­de­mos en­con­trar con bal­co­nes de más de dos si­glos, que se pue­den uti­li­zar de nue­vo pa­ra el in­mue­ble mo­di­fi­ca­do», se­ña­la Ote­ro.

Es­to exi­ge una ac­tua­ción previa. Pri­me­ro hay que aco­me­ter un gra­na­lla­do, lue­go lim­piar­lo pa­ra aca­bar con una ca­pa de pin­tu­ra. Es­to su­po­ne una ven­ta­ja pa­ra el clien­te, que pue­de apro­ve­char una es­truc­tu­ra an­ti­gua, con lo que no ten­drá que abo­nar una can­ti­dad a ma­yo­res.

Di­se­ño ar­tís­ti­co

Jus­to Ote­ro ha­ce hin­ca­pié en las pres­ta­cio­nes que ofre­ce es­te sis­te­ma tan­to pa­ra la obra pú­bli­ca co­mo pa­ra la vi­vien­da pri­va­da. «Es to­da una obra de ar­te, por­que a tra­vés de unos mol­des le da­mos la for­ma que que­ra­mos al hie­rro. Así se pue­den rea­li­zar bal­co­nes ar­tís­ti­cos y pa­la­ce­tes, que re­vi­ta­li­zan los cas­cos his­tó­ri­cos», aña­de el ad­mi­nis­tra­dor de la em­pre­sa lu­cen­se.

Una de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes del clien­te es el pre­cio. Las palabras de Jus­to Ote­ro pue­den tran­qui­li­zar al que quie­ra op­tar por es­te ma­te­rial pa­ra su obra. «Ape­nas exis­te di­fe­ren­cia de pre­cio. Pue­do de­cir que es ase­qui­ble a cual­quier bol­si­llo», concluye.

La de­man­da ca­da vez es ma­yor, pues­to que el clien­te quie­re que su ca­sa vis­ta de ma­ne­ra es­pec­ta­cu­lar.

La em­pre­sa Fun­di­nox­cor­ten cons­tru­yó las puer­tas del Ban­co de Es­pa­ña, en Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.