MA­ZA­ZO A EU­RO­PA

Ca­me­ron re­tra­sa su dimisión efec­ti­va hasta oc­tu­bre, mien­tras el país afron­ta di­vi­di­do, con ape­nas 1,2 mi­llo­nes de vo­tos más a favor del «bre­xit», una cri­sis eco­nó­mi­ca, ge­ne­ra­cio­nal y te­rri­to­rial

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - PA­BLO GON­ZÁ­LEZ

El «bre­xit» abre una gra­ve cri­sis en la UE y con­mo­cio­na al mun­do Los mer­ca­dos mun­dia­les, en «shock», y el Ibex re­gis­tra la ma­yor caí­da de su his­to­ria El re­fe­ren­do sa­cu­de el fin de la campaña en Es­pa­ña y evi­den­cia la grie­ta en­tre par­ti­dos La em­pre­sa ga­lle­ga, in­quie­ta an­te un po­si­ble fre­na­zo de su cuar­to ma­yor com­pra­dor

Una so­cie­dad di­vi­di­da en dos mi­ta­des es­ta­dís­ti­cas y, so­bre to­do, ge­ne­ra­cio­na­les, coor­de­na­das a las que se su­ma­rá una nue­va cri­sis te­rri­to­rial en Es­co­cia e Ir­lan­da del Nor­te. Un pri­mer mi­nis­tro, David Ca­me­ron, que pier­de su arries­ga­da apues­ta his­tó­ri­ca y pre­sen­ta una dimisión en di­fe­ri­do que se ma­te­ria­li­za­rá en oc­tu­bre, tras el con­gre­so don­de se di­ri­mi­rá su su­ce­sor al fren­te del Par­ti­do Con­ser­va­dor. Cen­te­na­res de mi­les de británicos que vi­ven en te­rri­to­rios co­mu­ni­ta­rios que se en­fren­tan a un pe­río­do de in­cer­ti­dum­bre aún ma­yor que sus com­pa­trio­tas en las is­las. Y unos mer­ca­dos gol­pea­dos por un vier­nes ne­gro ali­men­ta­do por una de­ci­sión trau­má­ti­ca que se to­mó por un es­tre­cho mar­gen —1,2 mi­llo­nes de vo­tos—, qui­zás no lo bas­tan­te am­plio co­mo pa­ra sol­tar to­das las ama­rras con Bru­se­las.

El Reino Unido vo­tó a favor de de­jar la Unión Europea con el 51,9 % de los vo­tos en el re­fe­ren­do, fren­te al 48,1 % de los que apos­ta­ban por que­dar­se, en un pro­ce­so electoral que con­tó con la ma­yor par­ti­ci­pa­ción des­de 1992. Vo­ta­ron al­go más de 30 mi­llo­nes de británicos, el 71,8 % del cen­so electoral. El Reino Unido se aso­ma al abis­mo, a un te­rri­to­rio des­co­no­ci­do cu­ya geo­gra­fía des­di­bu­ja­da aún es­tá por de­fi­nir. El vér­ti­go y la con­mo­ción ci­vil se no­ta­ron ayer en las ca­lles, con pro­tes­tas a favor de la per­ma­nen­cia y so­li­ci­tu­des de un se­gun­do re­fe­ren­do. Al­gu­nos ana­lis­tas in­ci­dían ayer en que mu­chos que vo­ta­ron por la salida lo hi­cie­ron por­que pen­sa­ban que no iban a ga­nar.

Se abre pa­so el te­mor a otra cri­sis glo­bal cuan­do to­da­vía no se han ce­rra­do las he­ri­das de la cri­sis fi­nan­cie­ra, mien­tras que la UE se ve obli­ga­da a re­de­fi­nir­se an­te la pre­sión de los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas y po­pu­lis­tas, que ya es­tán pi­dien­do un re­fe­ren­do a la bri­tá­ni­ca pa­ra ini­ciar la vo­la­du­ra del sue­ño eu­ro­peo con la pe­sa­di­lla de un po­si­ble efec­to dominó. Eu­ro­pa pier­de a su se­gun­da ma­yor eco­no­mía y al ter­cer país de ma­yor po­bla­ción. Los más op­ti­mis­tas creen que la UE pue­de ini­ciar un ca­mino ha­cia una ma­yor in­te­gra­ción, li­be­ra­dos ya de los pre­jui­cios británicos.

LA DIMISIÓN

«La ne­go­cia­ción pa­ra sa­lir de la UE de­be en­ca­be­zar­la un

nue­vo pri­mer mi­nis­tro». La cohe­ren­cia lle­vó al pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, David Ca­me­ron, a anun­ciar su dimisión en una mul­ti­tu­di­na­ria rue­da de pren­sa en Dow­ning Street, tras diez años al fren­te de los to­ries, en una ca­pi­tal, Lon­dres, que co­mo Es­co­cia, Ir­lan­da del Nor­te y Gi­bral­tar apos­tó ma­yo­ri­ta­ria­men­te por se­guir en la UE. Aun­que la pren­sa bri­tá­ni­ca se mos­tra­ba ayer des­orien­ta­da con su re­nun­cia en di­fe­ri­do, que se re­tra­sa hasta el con­gre­so del Par­ti­do Con­ser­va­dor en oc­tu­bre, el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, acom­pa­ña­do por su es­po­sa, ad­mi­tió que él no pue­de ser la per­so­na apro­pia­da pa­ra pi­lo­tar la des­co­ne­xión con Bru­se­las. Pe­ro tam­bién el he­cho de vin­cu­lar el des­tino del país al de su pro­pio par­ti­do se ha­ce con cohe­ren­cia: Ca­me­ron con­vo­có el re­fe­ren­do pa­ra cal­mar las agi­ta­das de­man­das de los eu­ro­es­cép­ti­cos to­ries, aun­que es­ta vez, al con­tra­rio de lo que su­ce­dió en la con­sul­ta de 1975 so­bre la per­ma­nen­cia en la Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Europea, los británicos apos­ta­ron por el ries­go de lo des­co­no­ci­do.

«Lo co­rrec­to es que el nue­vo pri­mer mi­nis­tro de­ci­da cuán­do apli­car el ar­tícu­lo 50», di­jo Ca­me­ron so­bre la nor­ma­ti­va del Tra­ta­do de Lis­boa que mar­ca el pro­ce­so de des­co­ne­xión. «So­mos un país es­pe­cial, una gran na­ción y aun­que no so­mos per­fec­tos, po­de­mos ser un mo­de­lo pa­ra una so­cie­dad mul­ti­rra­cial y re­li­gio­sa», di­jo, pa­ra tra­tar de con­ju­rar las probables ten­sio­nes que aflo­ra­rán en los pró­xi­mos días tras la vic­to­ria de los par­ti­da­rios de aban­do­nar la Unión, que ade­re­za­ron sus dis­cur­sos de campaña con li­te­ra­les mues­tras de re­cha­zo a la in­mi­gra­ción. El po­lí­ti­co que con­si­guió una ma­yo­ría ab­so­lu­ta im­pre­vis­ta, ga­nó los re­fe­ren­dos so­bre la ley electoral y el es­ta­tus de Es­co­cia, pe­ro no pu­do con­ven­cer a la ma­yo­ría de las bon­da­des de se­guir an­cla­dos a Eu­ro­pa, se en­fren­ta aho­ra a una gue­rra ci­vil in­ter­na en su par­ti­do, en el que in­ten­ta­rá con­tro­lar la su­ce­sión.

LA SU­CE­SIÓN

Bo­ris John­son, que apos­tó por el no a Eu­ro­pa, el me­jor

si­tua­do. La re­nun­cia a más de tres me­ses vis­ta de Ca­me­ron abre la ca­rre­ra por la su­ce­sión en el Par­ti­do Con­ser­va­dor. El po­lí­ti­co me­jor si­tua­do es el exal­cal­de de Lon­dres, Bo­ris John­son, de 52 años, muy po­pu­lar y me­diá­ti­co, re­for­za­do por su apues­ta a favor del bre­xit. Tam­bién es­tán en las qui­nie­las tres miem­bros del Go­bierno de Ca­me­ron: el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Mi­chael Gove, el de Ha­cien­da, George Osborne, que era con­tra­rio a la salida de la UE pe­ro que po­dría ser un hom­bre de con­sen­so en­tre las dos fac­cio­nes to­ries, y la res­pon­sa­ble de In­te­rior, Theresa May.

Mien­tras, la si­tua­ción del Par­la­men­to bri­tá­ni­co es co­mo mí­ni­mo cu­rio­sa, pues su com­po­si­ción no re­fle­ja el sen­tir de la ma­yo­ría del país: 480 dipu­tados vo­ta­ron por la per­ma­nen­cia y so­lo 160 por el bre­xit, re­cuer­da el co­rres­pon­sal de Colpisa, Íñi­go Gurruchaga. John­son tie­ne aho­ra an­te sí la di­fí­cil ta­rea de con­ven­cer a los par­la­men­ta­rios de su par­ti­do pa­ra que lo apo­yen en su can­di­da­tu­ra al nú­me­ro 10 de Dow­ning Street.

LOS GA­NA­DO­RES

Los men­sa­jes de campaña se sua­vi­zan an­te el vér­ti­go de

la salida. No son po­cos los que sos­pe­cha­ban que la apues­ta del con­ser­va­dor Bo­ris John­son por aban­do­nar la UE es­ta­ba sus­ten­ta­da en una am­bi­ción per­so­nal por ser pri­mer mi­nis­tro. Ayer se em­pleó en sua­vi­zar su vehe­men­cia con­tra la idea de Eu­ro­pa, de la que lle­gó a de­cir que coin­ci­día con la vi­sión hitle­ria­na del con­ti­nen­te. «No sig­ni­fi­ca que el Reino Unido va­ya a es­tar me­nos unido o sea me­nos eu­ro­peo», di­jo ayer John­son. «No po­de­mos dar la espalda a Eu­ro­pa, for­ma­mos par­te de Eu­ro­pa», aña­dió.

Mien­tras, el Par­ti­do de la In­de­pen­den­cia del Reino Unido (UKIP), la for­ma­ción cu­yo idea­rio gi­ra­ba en ex­clu­si­va al­re­de­dor del an­ti­eu­ro­peís­mo o la in­mi­gra­ción y aho­ra se que­da huér­fa­na de ob­je­ti­vos, ce­le­bra­ba el «día de la in­de­pen­den­cia» —quie­ren que la fe­cha del re­fe­ren­do sea de­cla­ra­da fes­ti­vo— ma­ti­zan­do los men­sa­jes de la campaña. Su lí­der, Ni­gel Fa­ra­ge, con es­ca­ño en la Eu­ro­cá­ma­ra, re­co­no­ció que aho­ra no pue­de ga­ran­ti­zar que el sis­te­ma de sa­lud bri­tá­ni­co re­ci­ba 432 mi­llo­nes de eu­ros se­ma­na­les —los que se iban ca­da se­ma­na a Bru­se­las— tras la vic­to­ria del Vo­te

Lea­ve (vo­ta sa­lir). Ad­mi­tir es­te en­ga­ño de campaña no le im­pi­dió lan­zar sus ha­bi­tua­les men­sa­jes apo­ca­líp­ti­cos. «Eu­ro­pa se es­tá mu­rien­do», diag­nos­ti­có.

LOS LA­BO­RIS­TAS

Corbyn, cues­tio­na­do por su

campaña de per­fil ba­jo. El tris­te sa­cri­fi­cio de la par­la­men­ta­ria la­bo­ris­ta Jo Cox, con­ver­ti­da en már­tir del eu­ro­peís­mo, no sir­vió fi­nal­men­te pa­ra na­da. El la­bo­ris­ta Je­remy Corbyn no se con­ta­gió del en­tu­sias­mo a favor de la UE de su com­pa­ñe­ra de par­ti­do y ten­drá que ex­pli­car­se an­te la fac­ción proeu­ro­pea del la­bo­ris­mo por la ti­bie­za con que ac­tuó en campaña. Dos par­la­men­ta­rias pi­die­ron ayer que Corbyn se so­me­ta a una mo­ción de con­fian­za, mien­tras el lí­der del Par­ti­do La­bo­ris­ta des­car­ta­ba la po­si­bi­li­dad de di­mi­tir an­te las crí­ti­cas por su pa­pel en la campaña. «Voy a con­ti­nuar», di­jo.

KE­VIN COOMBS REUTERS

Una lon­di­nen­se a favor de per­ma­ne­cer en la Unión Europea pa­sa al la­do de unos sim­pa­ti­zan­tes del «bre­xit» que ce­le­bra­ban la vic­to­ria en el re­fe­ren­do.

S. WERMUTH REUTERS

Ca­me­ron, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.