Ga­lle­gos en el Reino Uni­do no­tan un cre­cien­te re­cha­zo al emi­gran­te

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - M.C.

«¿Es­tu­vis­te aquí en los no­ven­ta? No re­co­no­ce­rías es­to aho­ra. Tam­po­co lo ha­rías de ha­ber es­ta­do ha­ce diez años. To­do ha cam­bia­do mu­cho, Lon­dres es­tá lleno de in­mi­gran­tes. La ac­ti­tud de mu­cha gen­te de aquí no es la mis­ma que ha­ce unos años». Ma­ría es de Or­ti­guei­ra. Lle­gó por pri­me­ra vez a Lon­dres en 1985. Con la pers­pec­ti­va que le dan los años tie­ne cri­te­rio pa­ra va­lo­rar có­mo ha cam­bia­do la ac­ti­tud de al­gu­nos sec­to­res de la po­bla­ción in­gle­sa con res­pec­to al in­mi­gran­te. El re­cha­zo va en au­men­to y tam­bién al­can­za a la co­lo­nia ga­lle­ga.

Es al­go que no­tan tam­bién Te­re­sa y Ra­món, una pa­re­ja de trein­ta­ñe­ros com­pos­te­la­nos con un ni­ño pe­que­ño que, des­pués de es­tar en Pa­na­má, emi­gra­ron a Li­ver­pool don­de ella, abo­ga­da, da cla­ses de es­pa­ñol, y él mú­si­co, tra­ba­ja de co­ci­ne­ro mien­tras ter­mi­na sus es­tu­dios pa­ra lue­go dar cla­se.

«Hay bas­tan­te preo­cu­pa­ción, un am­bien­te un tan­to xe­nó­fo­bo por par­te de al­gu­nos. Pe­ro es­ta­mos de­cep­cio­na­dos so­bre to­do por­que creía­mos que el pue­blo bri­tá­ni­co era más to­le­ran­te en el sen­ti­do de la aco­gi­da, es un país lleno de in­mi­gran­tes», di­cen. Y ha­blan del ca­so de la ciu­dad don­de vi­ven «que es­tá fi­nan­cia­da en un 70 % por fon­dos de la UE y que vo­tó que­dar­se. Aquí de­pen­den mu­cho de la im­por­ta­ción».

Pa­ra mu­chos, lo que es­tán pa­san­do es pro­duc­to de una cam­pa­ña don­de «ha ha­bi­do una ma­ni­pu­la­ción to­tal» de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, co­mo cuen­ta Paula Ga­rri­do, una pe­rio­dis­ta de Ne­grei­ra de 43 años que lle­va vein­te años en Lon­dres ca­sa­da con un in­glés de Leeds.

«Cam­pa­ña su­cia»

No opi­na muy di­fe­ren­te al in­ge­nie­ro am­bien­tal de la Cos­ta da Mor­te, Mar­cos Váz­quez Tri­llo, que lle­va cua­tro años en Man­ches­ter tra­ba­jan­do en una plan­ta de tra­ta­mien­to de re­si­duos. A él no le sor­pren­dió el re­sul­ta­do por to­do lo que es­cu­cha­ba en el tra­ba­jo:«Tí­ñao bas­tan­te cla­ro por­que no tra­ba­llo, en­tre a xen­te coa que fa­lo, a máis ve­te­ra­na, ra­ro era o que que­ría vo­tar por que­dar». Pe­ro, cree, lo gra­ve es que die­ran el vo­to a la al­ter­na­ti­va de sa­lir en ba­se a «un­ha cam­pa­ña bas­tan­te su­cia» de los eu­ro­es­cép­ti­cos que ca­ló «en­tre quen non se pre­gun­ta moi­to o por que das cou­sas».

Aun­que tam­po­co es un «enamo­ra­do da Unión Eu­ro­pea» por­que con­si­de­ra que «hai moi­tas cou­sas que cam­biar», co­mo de­mos­tró la cri­sis de los re­fu­gia­dos, le en­tris­te­ce que la ten­den­cia ma­yo­ri­ta­ria fue­se ha­cer­le ca­so «á de­rei­ta máis ran­cia» con la in­mi­gra­ción co­mo chi­vo ex­pia­to­rio: «Non po­do di­cir que se­xa un país ra­cis­ta por­que non o é. De fei­to ca­se hou­bo un em­pa­te téc­ni­co, pe­ro si pen­san que o seu é o me­llor e son pre­ci­sa­men­te os que apos­ta­ban por que­dar os que che dan os ar­gu­men­tos máis só­li­dos».

La que nun­ca se ha sen­ti­do re­cha­za­da es Gem­ma Fer­nán­dez, una pro­fe­so­ra y pin­to­ra de Vi­vei­ro de 40 años que lle­va 16 vi­vien­do en Lon­dres. «Ten­go el co­ra­zón ro­to. Es­ta ma­ña­na (por an­te­ayer) cuan­do lle­vé a la guar­de­ría a mi hi­ja, las ca­ras eran de pu­ro dra­ma. Las po­bla­cio­nes que han que­ri­do sa­lir son las que tie­nen me­nos gen­te in­mi­gran­te. To­da la vi­da me he sen­ti­do muy bien aco­gi­da».

In­for­ma­ción ela­bo­ra­da por Ser­xio Gon­zá­lez, Juan Ca­peáns, Juan Ven­tu­ra, Mar Gar­cía Bal­sei­ro, Ana F. Cu­ba, Su­sa­na Lua­ña, A. Ger­pe, Ele­na Silveira.

A Mar­cos Tri­llo, que tra­ba­ja en Mán­ches­ter no le ha sor­pren­dio el «bre­xit».

Paula di­ce que ha ha­bi­do ma­ni­pu­la­ción

A Gem­ma el re­sul­ta­do le rom­pió el co­ra­zón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.