Por un bi­lle­te ha­cia la ilu­sión

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa - X. R. CAS­TRO

Hun­gría pei­na ca­nas pe­ro tie­ne la mo­ti­va­ción de un prin­ci­pian­te y el aval de ha­ber ga­na­do su gru­po en de­tri­men­to de Por­tu­gal. La im­ber­be Bél­gi­ca lle­gó a Fran­cia co­mo la nú­me­ro 2 del rán­king FI­FA con una equi­po pla­ga­do de ta­len­to, pe­ro pa­ti­nó en el par­ti­do inau­gu­ral an­te Ita­lia. Des­de en­ton­ces no ha te­ni­do de­ma­sia­dos pro­ble­mas en su­mar los seis pun­tos y de re­bo­te se ha vis­to co­lo­ca­da en la su­pues­ta par­te ama­ble del cua­dro. Las dos se­lec­cio­nes, una car­ga­da de his­to­ria (a mi­tad de si­glo pa­sa­do) y la otra de fu­tu­ro, se mi­den en Tou­lou­se por un pues­to en cuar­tos.

Los hún­ga­ros quie­ren des­em­pol­var el li­bro de las ges­tas ba­lom­pé­di­cas cua­tro dé­ca­das des­pués. Su úl­ti­ma im­pre­sión en le­tras do­ra­das da­ta de 1972, cuan­do lle­ga­ron a las se­mi­fi­na­les de la Eu­ro, pre­ci­sa­men­te en Bél­gi­ca.

En­ton­ces to­da­vía no ha­bía na­ci­do (fal­ta­ban cua­tro años) Ga­bor Ki­raly, el por­te­ro de pan­ta­lón de chán­dal gris que a sus 40 abri­les no so­lo se ha con­ver­ti­do en uno de los ros­tros de la ci­ta de Fran­cia, sino en un sím­bo­lo pa­ra la nue­va Hun­gría. Un equi­po de obre­ros, con aplo­mo pa­ra de­fen­der aun­que sin ce­rrar­se y que no se lo pien­sa dos ve­ces a la ho­ra de pro­bar for­tu­na en ata­que. An­te Por­tu­gal se can­sa­ron de ti­rar des­de le­jos y en el atre­vi­mien­to se lle­va­ron tres go­les.

Bél­gi­ca re­pre­sen­ta to­do lo con­tra­rio. Co­mo se­lec­ción lle­van de­ma­sia­do tiem­po en el tú­nel del tiem­po, pe­ro ha reuni­do a la plan­ti­lla con más ta­len­to que se pue­da ima­gi­nar pa­ra una Eu­ro­co­pa. Pe­ro le fal­ta de­fen­sa (es­pe­cial­men­te en la po­si­cio­nes de cen­tra­les) y un pun­to de com­pe­ti­ti­vi­dad. Tam­bién ar­mas pa­ra ex­plo­tar su ca­li­dad ata­can­do a de­fen­sas bien po­si­cio­na­das, por­que los su­yo es co­rrer. Con es­pa­cios son unos dia­blos, sin ellos, una pan­di­lla de pe­lo­te­ros sin ins­tin­to ase­sino. Fal­ta por sa­ber có­mo ha re­per­cu­ti­do en el tan­que de la con­fian­za sus dos úl­ti­mas vic­to­rias.

La es­ce­no­gra­fía de par­ti­do anuncia una Bél­gi­ca que asu­ma el rol del con­trol de par­ti­do y una Hun­gría que ti­re de Sza­lai ca­da vez que ten­ga oca­sión de ata­car. Ba­lazs Dz­sudz­sak, de­lan­te­ro del Bur­sas­por de 37 años, es otro de los his­tó­ri­cos que bus­can el me­jor fi­nal pa­ra su vi­da de­por­ti­va.

El par­te de gue­rra

En los ma­gia­res Ádám Lang for­ma­rá en el la­te­ral por la le­sión de At­ti­la Fio­la y Juhász en­tra­rá en el on­ce pa­ra re­for­zar el cen­tro de la de­fen­sa. Los dia­blos ro­jos, por su par­te, es­tán pen­dien­tes de Yan­nick Ca­rras­co, ju­ga­dor del Atlé­ti­co, que se ha he­cho con la ti­tu­la­ri­dad y que arras­tra mo­les­tias. Al­go me­nor cuan­do es­tá un bi­lle­te pa­ra la ilu­sión en jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.