Qué fue de los me­jo­res de la se­lec­ti­vi­dad

Sa­ca­ron la no­ta más al­ta. Hoy, ca­si diez años des­pués de la prue­ba de ac­ce­so a la uni­ver­si­dad, con­ti­núan for­mán­do­se, aun­que no creen que la ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca mar­que la di­fe­ren­cia

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - In­for­ma­ción ela­bo­ra­da por A. Pa­ra­da, S. Lua­ña, M. J. Fuen­tes y L. G. del Va­lle

Tan­to han cam­bia­do las co­sas des­de que es­tos adul­tos de­ja­ron de ser los lis­tos de la cla­se que in­clu­so sus ca­li­fi­ca­cio­nes en se­lec­ti­vi­dad es­tán ob­so­le­tas. Pa­blo Bro­cos y Da­niel Gon­zá­lez sa­ca­ron un 9,6 y un 9,7 res­pec­ti­va­men­te; no­ta que aho­ra pue­de sa­car un es­tu­dian­te al uso, da­do que el exa­men se pun­túa so­bre 14. Se exa­mi­na­ron en el 2006, un año en el que la to­da­vía bo­nan­za eco­nó­mi­ca les per­mi­tía so­ñar al­to sin mie­do a que los re­cor­tes o el pa­ro les in­flu­ye­ra en su de­ci­sión. Si­món Fer­nán­dez, por su par­te, ob­tu­vo un 9,36 en el 2009, con una pers­pec­ti­va la­bo­ral to­tal­men­te dis­tin­ta. Va­rios años más tar­de ¿han al­can­za­do los me­jo­res alum­nos de se­lec­ti­vi­dad sus me­tas?

Con su ca­li­fi­ca­ción po­dría op­tar a cual­quier ca­rre­ra, pe­ro Da­niel Gon­zá­lez te­nía cla­ro que que­ría ha­cer De­re­cho. «Y en cuar­to de ca­rre­ra tu­ve cla­ro que que­ría ser juez, y lo soy». Lo es des­de ha­ce unos me­ses, por­que al fi­na­li­zar De­re­cho en la Fa­cul­ta­de de San­tia­go se pu­so a es­tu­diar opo­si­cio­nes. «Es­tu­ve cua­tro años pre­pa­rán­do­las y el pa­sa­do mes de oc­tu­bre las apro­bé, aho­ra es­toy en Bar­ce­lo­na en la Es­cue­la Ju­di­cial, un pe­río­do de for­ma­ción de un año en el que nos en­se­ñan la par­te prác­ti­ca de la ju­di­ca­tu­ra. A su buen ex­pe­dien­te en la se­lec­ti­vi­dad se su­ma que fue el pri­me­ro de su pro­mo­ción en De­re­cho, por lo que re­ci­bió un pre­mio ex­tra­or­di­na­rio. Al mar­gen de que a él le ha­ya ido bien, el jo­ven juez com­pos­te­lano de­fien­de el exa­men de ac­ce­so a la uni­ver­si­dad. «Es la prue­ba más ob­je­ti­va que hay por­que se ha­ce en igual­dad de con­di­cio­nes y es el mis­mo exa­men pa­ra to­do el mun­do, con los mis­mos con­te­ni­dos. Creo que es un fil­tro ne­ce­sa­rio que no se de­be­ría eli­mi­nar».

Ob­tu­vo la me­jor pun­tua­ción en el exa­men de se­lec­ti­vi­dad de Vi­go del 2006. En­ton­ces Pa­blo Bro­cos Mos­que­ra no te­nía cla­ro si de­can­tar­se por Au­dio­vi­sua­les, Me­di­ci­na o Far­ma­cia, aun­que fi­nal­men­te se de­can­tó por es­ta úl­ti­ma op­ción por­que «es­ta­ba in­tere­sa­do por la par­te in­ves­ti­ga­do­ra». Así que se fue a San­tia­go.

Más­ter y doc­to­ra­do

«En la ca­rre­ra tu­ve una no­ta me­dia de 9,5 y la hi­ce en cin­co años y me­dio», cuen­ta Pa­blo, de 28 años. «El úl­ti­mo año de Far­ma­cia tu­ve una be­ca de co­la­bo­ra­ción de Quí­mi­ca Or­gá­ni­ca e hi­ce un tra­ba­jo di­ri­gi­do de tec­no­lo­gía far­ma­céu­ti­ca. No me sa­tis­fi­zo mu­cho por­que es un mun­do ce­rra­do y hay po­cas po­si­bi­li­da­des de crea­ti­vi­dad. Al ter­mi­nar me fui a Nue­va Ca­le­do­nia unos me­ses. Mi pa­re­ja da­ba cla­ses y así con­tac­té con el mun­do de la do­cen­cia. Me in­tere­só y el año si­guien­te hi­ce el más­ter de pro­fe­so­ra­do de edu­ca­ción se­cun­da­ria en San­tia­go. Me con­tra­ta­ron pa­ra el doc­to­ra­do y lo es­toy ha­cien­do en Di­dác­ti­ca de Cien­cias Ex­pe­ri­men­ta­les.

Mo­des­to, es­te vi­gués ase­gu­ra que aho­ra que tie­ne ex­pe­rien­cia no cree que lo que se co­no­ce co­mo ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca «o sa­car die­ces» sea al­go po­si­ti­vo; «más bien es un signo de que la per­so­na tie­ne al­gún ti­po de com­pe­ten­cia. No im­pli­ca que sea la me­jor pre­pa­ra­da, sino que es una for­ma de apren­der que se ade­cúa mu­cho a las pau­tas del sis­te­ma edu­ca­ti­vo Pro­ba­ble­men­te las per­so­nas más exi­to­sas no sean las que ob­tie­nen no­tas más ele­va­das. Por el con­tra­rio, tie­nen más éxi­to las más in­con­for­mis­tas, que son más fie­les a sí mis­mas y cho­can con las con­vic­cio­nes del mun­do aca­dé­mi­co, es­tas no sue­len ser per­so­nas de diez».

Si­món Fer­nán­dez Cas­tro (A Po­bra, 1991) sa­lió del exa­men de se­lec­ti­vi­dad con un 9,18 que se con­vir­tió en 9,36 de no­ta me­dia. Nun­ca se ha­bía plan­tea­do ha­cer otra ca­rre­ra que no fue­se ar­qui­tec­tu­ra, así que se mar­chó a es­tu­diar a la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Bar­ce­lo­na. Allí com­pren­dió que ha­bía ate­rri­za­do en un mun­do des­co­no­ci­do, an­te la di­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­tos de aque­llos con pa­dres en el gre­mio.

Ade­más, co­rría el año 2009 y la bur­bu­ja del la­dri­llo aca­ba­ba de es­ta­llar. «Ao en­trar na ca­rrei­ra xa era­mos a xe­ra­ción per­di­da de ar­qui­tec­tos». A unas ló­gi­cas de tra­ba­jo du­ras y cons­tan­tes, que exi­gían un sa­cri­fi­cio que no per­ci­bía en las ti­tu­la­cio­nes de otros com­pa­ñe­ros, se su­ma­ron las ad­ver­ten­cias de los do­cen­tes so­bre la es­ca­sa ofer­ta la­bo­ral.

No se rin­dió, y se gra­duó en el me­nor tiem­po po­si­ble. Pa­ra pro­fun­di­zar en su for­ma­ción reali­zó un más­ter de di­se­ño grá­fi­co, ám­bi­to fun­da­men­tal en su ofi­cio. En sep­tiem­bre vol­ve­rá a la ciu­dad con­dal pa­ra re­co­rrer­se los prin­ci­pa­les es­tu­dios de ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro mien­tras se pre­sen­ta a cer­tá­me­nes de di­se­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.