Cam­bios

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion - Luis Fe­rrer i Bal­se­bre

Los sis­te­mas vi­vos se man­tie­nen es­ta­bles me­dian­te me­ca­nis­mos de au­to­rre­gu­la­ción ci­ber­né­ti­ca. Una vez se adap­tan al me­dio ya no hay quien los cam­bie sal­vo que ven­ga una cri­sis in­ter­na o ex­ter­na de tal ca­li­bre que re­vien­te los me­ca­nis­mos ho­meos­tá­ti­cos y les obli­gue a cam­biar pa­ra po­der adap­tar­se y lo­grar so­bre­vi­vir.

Eu­ro­pa es un sis­te­ma vi­vo que ja­más ha exis­ti­do co­mo una or­ga­ni­za­ción su­pe­rior a sus com­po­nen­tes, no exis­te co­mo or­ga­nis­mo au­tó­no­mo. Eu­ro­pa ha so­bre­vi­vi­do tan­tos si­glos por­que es un en­te per­fec­ta­men­te adap­ta­do a per­ma­ne­cer es­ta­ble en un me­dio am­bien­te de anar­quía or­ga­ni­za­ti­va. Cual­quier in­ten­to de trans­for­mar­se en un or­ga­nis­mo su­pe­rior que sea al­go más que la su­ma de sus par­tes ha re­sul­ta­do fa­lli­do.

Cuan­do Eu­ro­pa tie­ne que res­pon­der co­mo or­ga­ni­za­ción su­pe­rior a cues­tio­nes co­mo qué va a ha­cer con los re­fu­gia­dos, qué con los pa­raí­sos fis­ca­les, qué con la ener­gía o qué con la so­cie­dad del bie­nes­tar, Eu­ro­pa se re­sis­te a sa­lir de la zo­na de con­fort de sus lo­ca­lis­mos y se en­ro­ca reivin­di­cán­do­se más na­cio­na­lis­ta que nun­ca pa­ra in­ten­tar res­pon­der a esas pre­gun­tas.

Pe­ro las cri­sis ca­da vez son más fuer­tes y los me­ca­nis­mos de au­to­rre­gu­la­ción por la vía ho­meos­tá­ti­ca del «no cam­bio» es­tán sal­tan­do por los ai­res. El sis­te­ma se tam­ba­lea.

Que­ra­mos o no, no nos que­da otra que po­ner­nos a bus­car nue­vas es­truc­tu­ras de or­ga­ni­za­ción que nos per­mi­tan sa­lir vi­vos de es­ta, en­cen­der lo que lla­man los me­ca­nis­mos au­to­po­yé­ti­cos de cam­bio bus­can­do nue­vas for­mas de or­ga­ni­za­ción.

Cual­quier cam­bio va­le la pe­na en la me­di­da que en­sa­ya una nue­va for­ma de adap­ta­ción al me­dio. Pe­ro los en­sa­yos tie­nen el ries­go de que pue­den con­du­cir a es­truc­tu­ras que no so­lo no con­si­gan adap­tar­se, sino que nos lle­ven a la ex­tin­ción.

La mo­vi­da del bre­xit, al au­ge de las ideo­lo­gías to­ta­li­ta­rias y ex­clu­yen­tes que es­tán bro­tan­do en Eu­ro­pa —con­vie­ne re­leer una y otra vez la obra de Ste­fan Zweig El mun­do de ayer: me­mo­rias de un eu­ro­peo— y de to­dos los de­más con­flic­tos na­cio­na­lis­tas que bro­tan en Eu­ro­pa y en Es­pa­ña, sur­gen co­mo res­pues­ta a las ame­na­zas de un mun­do cam­bia­do y cam­bian­te y no bus­can más que man­te­ner una es­ta­bi­li­dad que en es­te nue­vo me­dio re­sul­tan in­efi­ca­ces.

Hoy re­ma­ta­mos una se­ma­na de in­ten­tos de bús­que­da una nue­va es­ta­bi­li­dad a tra­vés de los cam­bios po­lí­ti­cos. Ve­re­mos si so­mos ca­pa­ces de dar con la fór­mu­la pa­ra cam­biar sin ex­tin­guir­nos.

La­men­ta­ble­men­te la iner­cia es la mis­ma que la del bo­rra­cho que ha per­di­do las lla­ves y se pa­sa el día bus­cán­do­las al­re­de­dor de la fa­ro­la aún sa­bien­do que no es­tán ahí. Ve­re­mos quié­nes y có­mo son ca­pa­ces de bus­car la lla­ve en­tre las zar­zas.

A quien Dios se la dé, San Pe­dro se la ben­di­ga y suer­te pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.