Bru­se­las de­be­ría man­te­ner la cal­ma

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo -

Keep Calm and Carry On (Man­ten­ga la cal­ma y si­ga ade­lan­te). Así re­za un fa­mo­so car­tel bri­tá­ni­co de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial que se ha con­ver­ti­do en un icono del mer­chan­di­sing —se lo pue­de ver en cien­tos de di­se­ños ca­mi­se­tas, ta­zas, me­mes de In­ter­net—. Los bri­tá­ni­cos no pa­san aho­ra mis­mo por ser el pue­blo más sen­sa­to del mun­do, pe­ro ese, al me­nos, es un buen con­se­jo. Bru­se­las ha­ría bien en se­guir­lo a la ho­ra de ges­tio­nar el desas­tre que te­ne­mos en­tre ma­nos.

No es del to­do una sor­pre­sa com­pro­bar que no es­tá sien­do así. Tan­to el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean-Clau­de Junc­ker, co­mo el del Par­la­men­to Eu­ro­peo, Mar­tin Schulz, se han pues­to muy ner­vio­sos exi­gien­do a Lon­dres que in­vo­que «cuan­to an­tes» el ar­tícu­lo 50 del Tra­ta­do de Lis­boa, que po­ne en mar­cha el pro­ce­so de sa­li­da de la UE. Fran­cia se ha su­ma­do a es­te ata­que de im­pa­cien­cia. Jean-Marc Ay­rault, su mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, no so­lo les mos­tra­ba ayer la puer­ta a los bri­tá­ni­cos sino que, co­mo a unos hués­pe­des pe­sa­dos, les re­cri­mi­na­ba que su tar­dan­za en mar­char­se era «una fal­ta de res­pe­to».

Pue­de ser, pe­ro to­do es­to tie­ne po­co sen­ti­do. Gran Bre­ta­ña si­gue sien­do un es­ta­do miem­bro de la UE y na­da le obli­ga le­gal­men­te a in­vo­car el ar­tícu­lo 50 has­ta que lo con­si­de­re con­ve­nien­te. Se en­tien­de que Bru­se­las tra­ta así de di­sua­dir a otros po­ten­cia­les can­di­da­tos a la de­ser­ción. Pe­ro es una ac­ti­tud pe­li­gro­sa. Los mer­ca­dos es­tán cas­ti­gan­do bas­tan­te más a Es­pa­ña o Gre­cia que a Gran Bre­ta­ña y es­ca­lar el con­flic­to no nos in­tere­sa. No es ex­tra­ño que el pre­si­den­te es­pa­ñol, Ma­riano Ra­joy, fue­se el más con­ci­lia­dor de to­dos los de la Unión en su de­cla­ra­ción ofi­cial so­bre el bre­xit.

Ra­joy so­lo tie­ne un alia­do en es­to, pe­ro afor­tu­na­da­men­te es el que más im­por­ta. An­ge­la Mer­kel se es­tá tam­bién des­mar­can­do cla­ra­men­te de la pa­ta­le­ta de Junc­ker. Ni hay pri­sa ni se tra­ta de cas­ti­gar a na­die. «Hay que ana­li­zar la si­tua­ción con cal­ma», de­cla­ra­ba ayer. Keep Calm and

Carry On, en de­fi­ni­ti­va.

Lo que no quie­re de­cir que la pru­den­cia de Mer­kel no ten­ga su la­do in­tere­sa­do. Gran Bre­ta­ña es un mer­ca­do esen­cial pa­ra las ma­nu­fac­tu­ras ale­ma­nas. Se ha­bla in­clu­so de que los em­pre­sa­rios ale­ma­nes es­tán ya pi­dien­do que, cuan­do los bri­tá­ni­cos se va­yan, se fir­me un acuer­do bi­la­te­ral de li­bre co­mer­cio con ellos. Ve­re­mos más de es­tos «sál­ve­se quien pue­da» en los pró­xi­mos me­ses. La idea­li­za­ción de la UE, que pa­re­ce do­mi­nar to­dos los aná­li­sis es­tos días, nos es­tá ha­cien­do ol­vi­dar, qui­zá, que la so­li­da­ri­dad en­tre paí­ses miem­bros ha mos­tra­do mu­chas ve­ces sus lí­mi­tes.

Pe­ro hay otra ra­zón, una más su­til, por la que Bru­se­las de­be­ría man­te­ner la cal­ma. La mar­cha de Gran Bre­ta­ña to­da­vía no se ha pro­du­ci­do y con­vie­ne es­pe­rar un po­co an­tes de dar­la por he­cha. El país va a en­trar aho­ra en un pe­río­do de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y no hay que des­car­tar sor­pre­sas. No hay que ex­cluir, por ejem­plo, unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das, que po­drían con­ver­tir­se en un ple­bis­ci­to por un se­gun­do re­fe­ren­do que anu­la­se o ma­ti­za­se el del jue­ves. Aho­ra mis­mo no pa­re­ce lo más pro­ba­ble, pe­ro es una po­si­bi­li­dad que con­vie­ne no frus­trar de par­ti­da. E in­clu­so si al fi­nal Gran Bre­ta­ña se va, no es lo mis­mo que lo ha­ga de una ma­ne­ra u otra, en un mo­men­to u otro. Des­de lue­go, no es lo mis­mo pa­ra eco­no­mías co­mo la es­pa­ño­la.

ODD ANDERSEN AFP

La Union Jack cuel­ga so­bre las ca­lles ale­da­ñas al Par­la­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.