«Eu só que­ría ser co­mo Aman­cio»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes -

El fút­bol se des­cu­bre a me­nu­do en lu­ga­res nor­ma­les. No ha­cen fal­ta gran­des es­ta­dios, o un cés­ped co­mo una al­fom­bra. Ape­nas se ne­ce­si­ta un ami­go y un ba­lón. Los ve­ci­nos de Cren­des, en Abe­gon­do, reunie­ron el miér­co­les pa­sa­do a un gru­po de ami­gas que cuan­do eran más jó­ve­nes desafia­ron a to­do lo es­ta­ble­ci­do, se pu­sie­ron un pan­ta­lón cor­to, y se lan­za­ron a ju­gar al fút­bol cuan­do muy po­cas mu­je­res en Es­pa­ña lo ha­cían. Ca­si to­das ellas su­pe­ran los se­ten­ta años. Al­gu­na, co­mo Her­mi­nia Mi­rás, pa­sa de los no­ven­ta, aun­que na­die lo cree­ría. Ese día vol­vie­ron al cam­po en el que se es­tre­na­ron, con­ten­tí­si­mas de re­en­con­trar­se, an­sio­sas por el ho­me­na­je que sus ve­ci­nos les pre­pa­ran pa­ra el pró­xi­mo sá­ba­do. El fút­bol se des­cu­bre en lu­ga­res nor­ma­les. El fút­bol son los ami­gos. «A fes­ta me­llor que pui­de­mos ter foi aquel ano no que xo­ga­mos ao fút­bol. É o re­cor­do máis gran­de que te­ño», di­ce An­to­nia Ba­rral, de 75 años

Aquel 5 de ma­yo de 1963, cuan­do se bau­ti­za­ron co­mo fut­bo­lis­tas en el cam­po de su pa­rro­quia con un par­ti­do en­tre sol­te­ras y ca­sa­das, fue qui­zás uno de los más se­ña­la­dos de sus vi­das. Lo re­cuer­dan con ca­ras des­bor­dan­tes de ale­gría, con más o me­nos de­ta­lles, se­gu­ras de que siem­pre hay al­guien que se acuer­da de ca­si to­do. Aquel día se sin­tie­ron li­bres e hi­cie­ron, qui­zás por pri­me­ra vez, lo que más les ape­te­cía. Era di­fí­cil sus­traer­las de la emo­ción del re­en­cuen­tro y los re­cuer­dos com­par­ti­dos. El pró­xi­mo sá­ba­do, a las sie­te de la tar­de, ten­drán su re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal con un par­ti­do de ca­sa­das y sol­te­ras en el mis­mo cam­po de Cren­des en el que de­bu­ta­ron, coin­ci­dien­do con las fies­tas de San Pe­dro, el pa­trón de la pa­rro­quia. Tie­nen unos ve­ci­nos agra­de­ci­dos, que sa­ben lo im­por­tan­te que es ser un pio­ne­ro. Or­lan­do Igle­sias, or­ga­ni­za­dor del ho­me­na­je jun­to a la di­rec­ti­va de la So­cie­dad Ca­tó­li­ca, Cul­tu­ral y Re­crea­ti­va de Cren­des que pre­si­de Jo­sé Án­gel Lou­re­da, cree que eran «a van­gar­da do fút­bol fe­mi­nino ga­le­go», aun­que ad­mi­te que es di­fí­cil sa­ber cuán­tos equi­pos po­día ha­ber en Ga­li­cia a prin­ci­pios de los se­sen­ta. El fút­bol fe­me­nino es una his­to­ria es­con­di­da.

Co­mo Aman­cio

Cha­ro Cam­ba na­ció en 1947, y re­cuer­da que so­lo que­ría ju­gar y co­rrer «co­mo Aman­cio». Por eso qui­zás lu­cía el nú­me­ro 7 a su es­pal­da, pa­ra avan­zar por la ban­da co­mo una ba­la, co­mo ha­cía él. «Eu só co­rría de­trás do ba­lón, iso era o que me gus­ta­ba fa- cer», di­ce. Ge­li­nes San­tos tam­bién bus­ca­ba la ve­lo­ci­dad. Te­nía tan­tas ga­nas de co­rrer en un par­ti­do en Be­tan­zos con­tra el Ei­rís que ni si­quie­ra se dio cuen­ta de que ha­bía ter­mi­na­do la pri­me­ra par­te, y la por­te­ría ha­cia la que co­rría pen­san­do so­lo en chu­tar no era la de las con­tra­rias, sino la de su pro­pio equi­po. «Me­tín o gol en pro­pia por­ta e os de Be­tan­zos gri­tá­ban­me: ‘Blan­qui­ta, ven­dí­ches­te’». Ge­li­nes, co­mo su her­ma­na Car­men, que era por­te­ra y so­lo en­ca­jó un gol, con­ser­va la piel blan­ca que tan­to ha­bía lla­ma­do la aten­ción de los afi­cio­na­dos be­tan­cei­ros.

Mu­chas de ellas si­guie­ron ju­gan­do al fút­bol des­pués de es­tos pri­me­ros par­ti­dos, a los que acu­dían sus ma­ri­dos y no­vios con pan­car­tas que de­cían: «Es­ta­mos aquí pa­ra ani­ma­ros y si es pre­ci­so ama­ros», se lee en una fo­to­gra­fía. Pe­ro son muy crí­ti­cas —a ve­ces in­clu­so iró­ni­ca­men­te crue­les— con sus ha­bi­li­da­des fut­bo­lís­ti­cas. Leo­nor La­mas, de 79 años, son­ríe cuan­do se le pre­gun­ta qué tal ju­ga­ba. «Era máis ben un es­tor­bo no cam­po. Tí­ña­lle al­gún me­do ao ba­lón», ad­mi­te. «Eu o que fa­cía era co­rrer, ou­tra cou­sa non

La Voz de­fen­dió en un ar­tícu­lo que la Fe­de­ra­ción per­mi­tie­ra ju­gar a las mu­je­res

fa­cía moi­to. Fa­cía bul­to», con­fie­sa So­co­rro Bar­bei­to, de 77 años. Pe­ro coin­ci­den en que el ta­len­to fut­bo­lís­ti­co de ver­dad lo te­nían Ma­ría Je­sús Gó­mez y Do­lo­res Ca­chei­ro, las que tu­vie­ron la idea de mon­tar el equi­po de fút­bol en­fren­tán­do­se al cu­ra y a las mon­jas de Cren­des, «que ti­ñan me­do de que se nos vi­ran as per­nas». Es­ta úl­ti­ma era de­fen­sa cen­tral, «e non ha­bía pe­lo­ta que pa­sa­ra se pa­sa­ba xun­to a min. Pe­lo­ta que co­llía ía xa pa­ra o me­dio do cam­po. A por­tei­ra es­ta­ba de des­can­so», iro­ni­za.

En el ar­chi­vo lo­cal de la So­cie­dad de Cren­des no fi­gu­ra el re­sul­ta­do de aquel pri­mer par­ti­do en­tre sol­te­ras y ca­sa­das. Y lo cu­rio­so es que na­die lo re­cor­da­ba con se­gu­ri­dad. Con po­ca con­vic­ción, al­guien di­ce que «a unos». Ge­li­nes re­cuer­da que una vez le me­tió un gol a su tía Hor­ten­sia. «Ao che­gar a ca­sa vou­che co­ller po­las ore­llas», le di­jo do­li­da por­que su pro­pia so­bri­na le hi­cie­ra un gol. «Fa­cía­mos que a xen­te o pa­sa­ra ben», di­ce Ge­li­nes, mien­tras las de­más char­lan ani­ma­da­men­te en gru­po. «Xa cho­veu. Ti ti­ñas 18 anos». «Non, eu ti­ña 16», res­pon­de Cha­ro. «Aín­da te­mos sor­te de es­tar, que al­gun­has non es­tán», co­men­ta al­guien pa­ra re­cor­dar a las que ya no pue­den re­edi­tar aque­lla fo­to del 63 por­que fa­lle­cie­ron.

La Guar­dia Ci­vil

Ma­ru­ja Ca­ñás, que era de­lan­te­ra, tie­ne un re­cuer­do amar­go del pri­mer par­ti­do, pues rom­pió una pier­na. «Din­lle ao ba­lón pa­ra atrás e caín», di­ce. En un par­ti­do pos­te­rior de ho­me­na­je que le hi­cie­ron por la le­sión, la Guar­dia Ci­vil in­for­mó al en­ton­ces pre­si­den­te de la So­cie­dad de Cren­des, Jo­sé Ma­ría Ca­rro, de que el cu­ra ha­bía de­nun­cia­do el par­ti­do. Co­mo el pro­ble­ma era que las mu­je­res en­se­ña­ran las pier­nas, idea­ron una fór­mu­la pa­ra re­ba­jar la ten­sión: ba­jar­les un po­co los pan­ta­lo­nes a las ju­ga­do­ras.

Ma­ría Caa­ma­ño, en cam­bio, ju­ga­ba de de­fen­sa. «Foi un­ha ex­pe- rien­cia bo­ni­ta. Gus­tá­ba­nos moi­to xo­gar ao fút­bol», re­la­ta. «As sol­tei­ras xo­ga­ban me­llor, eran máis no­vas», re­co­no­ce. Her­mi­nia Mi­rás, la más ve­te­ra­na, fue ma­sa­jis­ta des­pués de fut­bo­lis­ta. «Pe­ro pou­co tra­ba­llo ti­ña, non ha­bía moi­tos ac­ci­den­tes». An­to­nia Lou­re­da, en cam­bio, era po­li­va­len­te. «Xo­guei de por­tei­ra, de me­dio e de de­lan­te­ira».

La fa­ma fue en au­men­to y dis­tin­tas lo­ca­li­da­des de la zo­na que­rían con­tar con los equi­pos de sol­te­ras y ca­sa­das pa­ra sus fies­tas. Tan­ta fue la ex­pec­ta­ción que La Voz de Ga­li­cia se hi­zo eco con una cró­ni­ca del par­ti­do en Be­tan­zos con­tra el Ei­rís, que ter­mi­nó en em­pa­te. En ella se cri­ti­ca­ba que la Fe­de­ra­ción Ga­lle­ga de Fút­bol prohi­bie­ra los par­ti­dos en­tre mu­je­res. «Al pa­re­cer se te­me que las sim­pá­ti­cas afi­cio­na­das de­jen que­dar mal a los muscu­losos pro­fe­sio­na­les», iro­ni­za­ba.

Ma­ría Je­sús Gó­mez, a la que en al­gún cam­po con­fun­dían «con un ho­me», no es tan crí­ti­ca con su for­ma de ju­gar. «Eu era co­mo Ser­gio Ra­mos. Po­de­ría fa­llar un pe­nal­ti, pe­ro a pe­lo­ta pa­ra a por­te­ría non pa­sa­ba».

CÉ­SAR QUIAN

En el mis­mo cam­po 53 años des­pués. De iz­quier­da a de­re­cha, de pie, Ma­ru­ja Ca­ñás, Ma­ría Caa­ma­ño, Her­mi­nia Mi­rás, Leo­nor La­mas, So­co­rro Bar­bei­to, An­to­nia Ba­rral, Ma­ría Je­sús Gó­mez, Do­lo­res Ca­chei­ro, Car­men San­tos y An­to­nia Lou­re­da. Sen­ta­das, Cha­ro Cam­ba y Ge­li­nes San­tos. 2016

1963

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.