Alerta en Trá­fi­co por el re­pun­te de las muer­tes de jó­ve­nes en ac­ci­den­tes

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - JO­SÉ MA­NUEL PAN

«Se mue­re un hi­jo y se mue­re to­da la fa­mi­lia». Es­ta fra­se re­su­me la tra­ge­dia. Es de una ma­dre que si­gue ator­men­ta­da tras la muer­te de su hi­jo en un cho­que fron­tal ha­ce ya sie­te años. Y es la mis­ma fra­se que vie­ne a la men­te ca­da vez que un jo­ven se de­ja la vi­da en la ca­rre­te­ra. Ma­ría Vic­to­ria Gó­mez Do­ba­rro, je­fa de Trá­fi­co en A Co­ru­ña y coor­di­na­do­ra de la DGT en Ga­li­cia, se mues­tra preo­cu­pa­da por el re­pun­te de muer­tes jó­ve­nes es­te año. Ocho de los fa­lle­ci­dos has­ta el mo­men­to en las ca­rre­te­ras ga­lle­gas no su­pe­ra­ban los 22 años. Seis mu­rie­ron con­du­cien­do un co­che, uno via­ja­ba de acom­pa­ñan­te y una jo­ven, de so­lo 20 años, mu­rió atro­pe­lla­da en Pon­tea­reas.

«Pien­so en los pa­dres. Es una tra­ge­dia», di­ce Gó­mez Do­ba­rro, que to­da­vía re­cuer­da los años en los que la red via­ria ga­lle­ga se co­bra­ba vi­das de 18 y 19 años ca­da fin de se­ma­na, ca­da ma­dru­ga­da: «Nos es­tá­ba­mos ale­jan­do de esa épo­ca es­pe­cial­men­te du­ra que su­fri­mos ha­ce años, y que fue­ron te­rri­bles pa­ra zo­nas que que­da­ron de­vas­ta­das por las muer­tes de tan­tos jó­ve­nes en la ca­rre­te­ra». Por eso preo­cu­pa más la si­tua­ción ac­tual. Por­que ha­cía tiem­po que no se re­pe­tía y por­que aca­ba­mos de em­pe­zar el tiem­po de va­ca­cio­nes, cuan­do los jó­ve­nes se mue­ven más en la ca­rre­te­ra. «Lle­gan las va­ca­cio­nes, las sa­li­das noc­tur­nas, se con­su­me al­cohol... Y es in­com­pa­ti­ble be­ber y con­du­cir», sostiene.

Cuan­do ha­bla de jó­ve­nes al vo­lan­te, la res­pon­sa­ble de Trá­fi­co en Ga­li­cia no quie­re de­mo­ni­zar a esos con­duc­to­res, pe­ro sí ad­vier­te de que es­tán en «eda­des en las que uno so­bre­va­lo­ra sus ca­pa­ci­da­des y tie­ne un ex­ce­so de con­fian­za. Y aún no han po­di­do ad­qui­rir la ex­pe­rien­cia ne­ce­sa­ria en la con­duc­ción, que es de­ci­si­va pa­ra afron­tar si­tua­cio­nes ines­pe­ra­das».

Vi­gi­lar la ve­lo­ci­dad, so­bre to­do en ca­rre­te­ras con­ven­cio­na­les, por­que es un fac­tor de ries­go. Y con­tro­lar el al­cohol y las dro­gas to­dos los días del año. Son re­co­men­da­cio­nes de Gó­mez Do­ba­rro, que ve «in­to­le­ra­ble con­du­cir con una ta­sa de al­cohol ele­va­da». Ad- vier­te de que los con­tro­les de la Guar­dia Ci­vil se rea­li­zan a cual­quier ho­ra del día, «que na­die se crea que son so­lo por la no­che o los fi­nes de se­ma­na». Y ha­ce un lla­ma­mien­to a las po­li­cías lo­ca­les, «que tie­nen una la­bor cla­ve pa­ra mo­di­fi­car com­por­ta­mien­tos de los con­duc­to­res».

Dis­trac­cio­nes y ve­lo­ci­dad

Coin­ci­de en se­ña­lar los ries­gos de­ri­va­dos de la inex­pe­rien­cia el te­nien­te co­ro­nel Fran­cis­co Ja­vier Mo­lano, je­fe de la Agru­pa­ción de Trá­fi­co de la Guar­dia Ci­vil de Ga­li­cia. «En jó­ve­nes pue­de dar­se el fac­tor de la inex­pe­rien­cia en si­tua­cio­nes de ten­sión, lo que pue­de lle­var a reac­cio­nes brus­cas». A eso pue­de unir­se unen la ve­lo­ci­dad inade­cua­da, las dis­trac­cio­nes y el mal uso de la tec­no­lo­gía den­tro del vehícu­lo, apun­ta Mo­lano, quien cree que en mu­chas oca­sio­nes los con­duc­to­res más jó­ve­nes e inex­per­tos «no son ca­pa­ces de dar­se cuen­ta del ries­go que su­po­ne con­du­cir». Sostiene que «es más com­pli­ca­do lle­gar a los jó­ve­nes por­que no tie­nen el sen­ti­do del ries­go, y ase­gu­ra que a ve­ces es más fá­cil sen­si­bi­li­zar al en­torno, a tra­vés de la fa­mi­lia y de los ami­gos». El te­nien­te co­ro­nel ad­vier­te de que a los jó­ve­nes «no se les pue­de dar un co­che sin más. Hay que ex­pli­car­les los ries­gos de la ve­lo­ci­dad, del al­cohol y de las dro­gas».

La muer­te de tres me­no­res de 23 años en los úl­ti­mos vein­te días en ac­ci­den­te ha he­cho sal­tar las alar­mas. Igual que la coor­di­na­do­ra de la DGT, Mo­lano cree que los ries­gos au­men­tan con la lle­ga­da del ve­rano, las fies­tas, las ma­dru­ga­das al vo­lan­te, la fa­ti­ga y la asun­ción de ries­gos. Y re­cuer­da que cua­tro de los jó­ve­nes muer­tos es­te año no lle­va­ban el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad abro­cha­do en el mo­men­to del ac­ci­den­te. «Y eso sí es preo­cu­pan­te, por­que es una ge­ne­ra­ción que co­no­ce los ries­gos de no usar el cin­tu­rón, que es­tá in­for­ma­da», con­clu­ye el te­nien­te co­ro­nel.

«Sa­be­mos que los jó­ve­nes tie­nen me­nos per­cep­ción del ries­go», ex­pli­ca Ma­nuel Ma­cei­ras, pro­fe­sor de for­ma­ción vial y buen co­no­ce­dor de los com­por­ta­mien­tos de los más jó­ve­nes en la ca­rre­te­ra: «Cuan­do con­du­cen creen que lo ha­cen me­jor que los de­más. Con­fían en po­der con­tro­lar el co­che en si­tua­cio­nes pe­li­gro­sas, pe­ro no tie­nen ex­pe­rien­cia en la con­duc­ción y ese ex­ce­so de con­fian­za es muy pe­li­gro­so».

Ma­cei­ras es­tá con­ven­ci­do de que una gran ma­yo­ría de los jó­ve­nes con­duc­to­res se mue­ven en co­ches po­ten­tes. Y en es­te pun­to ha­ce un lla­ma­mien­to a las fa­mi­lias pa­ra que no les com­pren ese ti­po de vehícu­los. «El pri­mer año aún no han ad­qui­ri­do la ex­pe­rien­cia y los co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios co­mo pa­ra ma­ne­jar co­ches po­ten­tes», se­ña­la el pro­fe­sor.

Y apun­ta otro pro­ble­ma, la com­bi­na­ción de la con­duc­ción con el ocio y la di­ver­sión: «En ve­rano siem­pre se pro­du­ce un re­pun­te en los ac­ci­den­tes con jó­ve­nes im­pli­ca­dos por­que sa­len más a la ca­rre­te­ra. Eso in­cre­men­ta la po­si­bi­li­dad de dis­trac­cio­nes, y más si van va­rios en el co­che». Ma­cei­ras tie­ne cla­ro que los jó­ve­nes con­duc­to­res tie­nen que «au­to­ma­ti­zar una se­rie de con­duc­tas se­gu­ras y uti­li­zar to­dos los me­ca­nis­mos de se­gu­ri­dad que in­cor­po­ran los co­ches ac­tua­les y que ga­ran­ti­zan ni­ve­les al­tos de su­per­vi­ven­cia en ca­so de ac­ci­den­te».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.