El PP sube y el PS­deG vuel­ve a ser se­gun­da fuer­za

Los po­pu­la­res co­se­chan un 4,4 % más de vo­to, lo que les da otros dos dipu­tados Los so­cia­lis­tas ade­lan­tan a la coa­li­ción de Po­de­mos, y C’s no con­si­gue nin­gún es­ca­ño En Ma­rea ba­ja 67.000 vo­tos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - GON­ZA­LO BAREÑO MA­DRID / LA VOZ

Seis me­ses y dos elec­cio­nes ge­ne­ra­les des­pués, Es­pa­ña tie­ne más cer­ca la for­ma­ción de Go­bierno. El PP ga­na con cla­ri­dad, su­ma 14 es­ca­ños más, 4,3 pun­tos por­cen­tua­les, y au­men­ta a 52 dipu­tados su dis­tan­cia res­pec­to al PSOE. Aun­que si­gue sin te­ner ase­gu­ra­do el Go­bierno, Rajoy lo tie­ne aho­ra mu­cho más cer­ca que el 20D. Los so­cia­lis­tas sal­van los mue­bles. Pier­den cin­co es­ca­ños, pe­ro si­guen fir­mes co­mo se­gun­da fuer­za y me­jo­ran res­pec­to al re­sul­ta­do que les atri­buían al­gu­nas en­cues­tas. Aun así, Pedro Sán­chez se que­da sin ar­gu­men­tos pa­ra tra­tar de go­ber­nar. So­lo po­dría ha­cer­lo si Pa­blo Igle­sias le da su apo­yo, y de­pen­dien­do am­bos otra vez de los in­de­pen­den­tis­tas. Uni­dos Po­de­mos fra­ca­sa to­tal­men­te en su in­ten­to de dar el sor­pas­so al PSOE, que le su­pera cla­ra­men­te en vo­tos y es­ca­ños. La alian­za de Po­de­mos e IU no da los fru­tos es­pe­ra­dos y no su­ma nin­gún dipu­tado res­pec­to a los 71 que lo­gra­ron por se­pa­ra­do el 20D. Ciu­da­da­nos se de­rrum­ba. Pier­de ocho es­ca­ños y me­dio mi­llón de vo­tos, pe­ro tam­bién in­fluen­cia de ca­ra a los pac­tos. El teó­ri­co blo­que de cen­tro­de­re­cha (169) su­pera cla­ra­men­te al de iz­quier­da (156) y se que­da a so­lo sie­te es­ca­ños de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Ese es­ce­na­rio au­gu­ra pe­se a to­do di­fi­cul­ta­des pa­ra al­can­zar un acuer­do es­ta­ble. A pe­sar de la fuer­te irrup­ción de las nue­vas fuer­zas po­lí­ti­cas, el bi­par­ti­dis­mo PP-PSOE re­sis­te e in­clu­so re­cu­pe­ra cré­di­to. Su­ma aho­ra el 55,6 % de los vo­tos, cin­co pun­tos más que el 20D. La par­ti­ci­pa­ción no so­lo no se ha re­sen­ti­do, sino que in­clu­so ha si­do li­ge­ra­men­te su­pe­rior.

PP Vic­to­ria cla­ra y más op­cio­nes. Rajoy es el cla­ro ga­na­dor. El úni­co que me­jo­ra re­sul­ta­dos. Pe­se a ello, el PP ten­drá que tra­ba­jar mu­cho si quie­re go­ber­nar. Sus op­cio­nes pa­san in­de­fec­ti­ble­men­te por­que los so­cia­lis­tas les per­mi­tan ha­cer­lo, bien me­dian­te la for­ma­ción de una gran coa­li­ción, a la que po­dría unir­se Ciu­da­da­nos, for­man­do así el Eje­cu­ti­vo más es­ta­ble de la de­mo­cra­cia en nú­me­ro de es­ca­ños (254), o por abs­te­ner­se en la vo­ta­ción de in­ves­ti­du­ra pa­ra que Rajoy u otro lí­der del PP pue­da go­ber­nar en mi­no­ría, con o sin el apo­yo de los de Al­bert Ri­ve­ra. La su­ma del PP y de Ciu­da­da­nos al­can­za­ría los 169 es­ca­ños, a so­lo sie­te de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta, pe­ro esa op­ción se­ría más ines­ta­ble, por­que ten­dría di­fí­cil su­mar a otro par­ti­do en las vo­ta­cio­nes.

PSOE A la ba­ja, pe­ro si­gue sien­do

la cla­ve. El PSOE si­gue a la ba­ja y pier­de cin­co es­ca­ños res­pec­to al que ya era el peor re­sul­ta­do de su his­to­ria. A pe­sar de ello, Pedro Sán­chez sal­va los mue­bles al evi­tar el te­mi­do sor­pas­so y me­jo­rar res­pec­to a los pé­si­mos re­sul­ta­dos que le atri­buían al­gu­nos son­deos. El lí­der del PSOE su­fre un cas­ti­go, aun­que no ex­ce­si­vo, por su osa­da de­ci­sión de pre­sen­tar­se co­mo can­di­da­to a la in­ves­ti­du­ra sin dis­po­ner de apo­yos su­fi­cien­tes pa­ra sa­car­la ade­lan­te. Pe­ro el da­to más des­fa­vo­ra­ble pa­ra el PSOE es que la su­ma con Uni­dos Po­de­mos es es­ta vez me­nor que la de PP y Ciu­da­da­nos, lo que le res­ta ar­gu­men­tos pa­ra as­pi­rar a la pre­si­den­cia. Y la otra su­ma, la del PSOE y Ciu­da­da­nos, el pac­to al que lle­gó Sán­chez, tie­ne 20 es­ca­ños me­nos que el PP en so­li­ta­rio. El PSOE es cla­ve pa­ra to­da fór­mu­la de Go­bierno, pe­ro Sán­chez se en­fren­ta a un di­le­ma, por­que cual­quier de­ci­sión que to­me, de­jar go­ber­nar al PP, pac­tar con Po­de­mos o man­te­ner el blo­queo y for­zar unas elec­cio­nes, ten­drá un fuer­te cos­te pa­ra él.

UNI­DOS PO­DE­MOS

Fra­ca­so de Igle­sias. Pa­blo Igle­sias fra­ca­sa. La de­ci­sión de Po­de­mos de con­cu­rrir en alian­za con una Iz­quier­da Uni­da no ha da­do los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos. En con­tra de lo pre­vis­to, Po­de­mos y sus con­fluen­cias no han ga­na­do na­da pac­tan­do con IU res­pec­to a lo que tu­vie­ron por se­pa­ra­do en los pa­sa­dos co­mi­cios. En esas con­di­cio­nes, Igle­sias so­lo le que­da­ría una es­tra­te­gia con­de­na­da al fra­ca­so: un pac­to con el PSOE pa­ra for­mar un Go­bierno apo­ya­do por el in­de­pen­den­tis­mo y el dipu­tado de Coa­li­ción Ca­na­ria. El Eje­cu­ti­vo a tres con el PSOE y Ciu­da­da­nos es una op­ción ya des­car­ta­da, por­que Igle­sias la re­cha­zó de plano ha­ce so­lo seis me­ses. En ca­so de que el PSOE aca­ba­ra pac­tan­do con el PP la gran coa­li­ción, no to­do se­rían ma­las no­ti­cias pa­ra Igle­sias, que se con­ver­ti­ría en el lí­der de la opo­si­ción fren­te a un Go­bierno obli­ga­do a ha­cer enor­mes re­cor­tes. Una po­si­ción bas­tan­te có­mo­da.

CIU­DA­DA­NOS

Des­ca­la­bro de Ri­ve­ra. La po­la­ri­za­ción de la cam­pa­ña, el vo­to útil, la in­de­fi­ni­ción ideo­ló­gi­ca y la errá­ti­ca ges­tión po­lí­ti­ca de Al­bert Ri­ve­ra han ju­ga­do en con­tra de Ciu­da­da­nos, que su­fre un ver­da­de­ro des­ca­la­bro. Se de­ja ocho de sus 40 es­ca­ños, pe­ro tam­bién, y más im­por­tan­te, pier­de ca­pa­ci­dad de con­di­cio­nar el fu­tu­ro Go­bierno. Su apo­yo no es im­pres­cin­di­ble pa­ra el PP, que lo que ne­ce­si­ta im­pe­rio­sa­men­te es un acuer­do con el PSOE. Y su úni­ca po­si­bi­li­dad de ser de­ci­si­vo se­ría un Eje­cu­ti­vo tri­par­ti­to en­tre PSOE, Uni­dos Po­de­mos y Ciu­da­da­nos. Al­go que Ri­ve­ra ya ha des­car­ta­do de ma­ne­ra ta­xa­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.