El di­ri­gen­te del PSOE ase­gu­ra que pon­drá sus vo­tos al ser­vi­cio «del in­te­rés ge­ne­ral»

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - PA­BLO GONZÁLEZ

La Eje­cu­ti­va del PSOE se man­tu­vo reuni­da des­de el cie­rre de los co­le­gios ana­li­zan­do al mi­lí­me­tro ca­da da­to, al prin­ci­pio más in­quie­tos por si se con­su­ma­ba el te­mi­do ade­lan­ta­mien­to por par­te de Uni­dos Po­de­mos. Fi­nal­men­te, su­pe­ra­do el 55 % del es­cru­ti­nio, el PSOE man­te­nía una có­mo­da ven­ta­ja so­bre la coa­li­ción que pre­ten­día arre­ba­tar­le el es­pa­cio po­lí­ti­co de la so­cial­de­mo­cra­cia, y aun­que ha­bía un tí­mi­do go­teo de es­ca­ños que se iban ha­cia de­re­cha e iz­quier­da (fi­nal­men­te per­die­ron cin­co), el PSOE pu­do con­ju­rar el te­mi­do sor­pas­so. Así que Pedro Sán­chez, a pe­sar de lo­grar el peor re­sul­ta­do en la his­to­ria del PSOE por se­gun­da vez, ga­nan­do tan so­lo en tres pro­vin­cias —fren­te a 44 del PP—, com­pa­re­ció a par­tir de las 11.30 ho­ras an­te los me­dios co­mo si los re­sul­ta­dos fue­ran una de­rro­ta dul­ce. La de­rro­ta más cruel ha­bría si­do per­der la he­ge­mo­nía de la iz­quier­da.

A di­fe­ren­cia de Pa­blo Igle­sias, que acep­tó pre­gun­tas en su com- pa­re­cen­cia, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los so­cia­lis­tas ana­li­zó en una bre­ve de­cla­ra­ción los re­sul­ta­dos arro­pa­do por su Eje­cu­ti­va y los can­di­da­tos por Ma­drid. Re­co­no­ció la vic­to­ria del PP, ex­pli­có que ha­bía lla­ma­do a Ma­riano Rajoy pa­ra fe­li­ci­tar­lo y vio el va­so elec­to­ral del PSOE me­dio lleno. A pe­sar de las «di­fi­cul­ta­des ex­tra­or­di­na­rias» que, ase­gu­ró, tu­vo el PSOE du­ran­te la cam­pa­ña, con to­das las en­cues­tas cer­ti­fi­can­do un ter­cer pues­to que fi­nal­men­te no se pro­du­jo, el par­ti­do «re­afir­ma su po­si­ción co­mo par­ti­do he­ge­mó­ni­co de la iz­quier­da». «Es­te es el gran Par­ti­do So­cia­lis­ta, el par­ti­do de re­fe­ren­cia pa­ra la iz­quier­da», re­cal­có.

In­sa­tis­fe­cho

Pe­se al efec­to bal­sá­mi­co que pue­de te­ner man­te­ner­se co­mo se­gun­da fuer­za po­lí­ti­ca, Pedro Sán­chez ad­mi­tió que no es­tá sa­tis­fe­cho con los re­sul­ta­dos, un 22,6 % de los vo­tos y 85 es­ca­ños, cin­co me­nos que en las elec­cio­nes de di­ciem­bre. En el con­tex­to po­lí­ti­co que tan erró­nea­men­te des­cri­bían las en­cues­tas, era fá­cil apos­tar a que el se­cre­ta­rio ge­ne­ral so­cia­lis­ta com­pa­re­ce­ría en la no­che elec­to­ral pa­ra anun­ciar su di­mi­sión. Pe­ro ayer no hu­bo ni una so­la men­ción a su fu­tu­ro po­lí­ti­co. Sa­có pe­cho en cam­bio por man­te­ner 5.403.623 vo­tos (con el 99,5 % es­cru­ta­do) en­fren­tán­do­se a una coa­li­ción «de has­ta vein­te par­ti­dos con el úni­co pro­pó­si­to prin­ci­pal de ga­nar al PSOE», en re­fe­ren­cia a Po­de­mos y sus coa­li­cio­nes te­rri­to­ria­les. A con­ti­nua­ción, no du­dó en cri­ti­car al que se con­vir­tió en su prin­ci­pal ri­val po­lí­ti­co: Pa­blo Igle­sias. Le acu­só de ser el pri­mer res­pon­sa­ble de la subida en vo­tos y es­ca­ños del PP. «Es­pe­ro que Pa­blo Igle­sias re­fle­xio­ne», afir­mó. «Tu­vo en su mano pac­tar con el Par­ti­do So­cia­lis­ta y po­ner fin al Go­bierno Pedro Sán­chez fue re­ci­bi­do ayer en­tre aplau­sos y gri­tos de «¡pre­si­den­te, pre­si­den­te!» por los al­re­de­dor de 300 mi­li­tan­tes pre­sen­tes en la sa­la Ra­món Ru­bial de la se­de fe­de­ral del PSOE en la ma­dri­le­ña ca­lle Fe­rraz. No ha­bía ca­ras lar­gas, a ex­cep­ción de al­gu­nas ex­pre­sio­nes del se­cre­ta­rio ge­ne­ral cuan­do ana­li­za­ba el de Ma­riano Rajoy —aña­dió—, pe­ro su am­bi­ción per­so­nal ha per­mi­ti­do la me­jo­ra del re­sul­ta­do de la de­re­cha».

Sán­chez re­pa­só los lo­gros his­tó­ri­cos de un PSOE «que mo­der­ni­zó Es­pa­ña» y tu­vo pa­la­bras ca­ri­ño­sas pa­ra los mi­li­tan­tes so­cia­lis­tas, que de­mos­tra­ron «lo que so­mos ca­pa­ces de ha­cer». Tam­bién de­di­có unas pa­la­bras a los vo­tan­tes que evi­ta­ron el desas­tre que au­gu­ra­ban las en­cues­tas. «Gra­cias, gra­cias, gra­cias y mil ve­ces gra­cias». Y pro­me­tió uti­li­zar esos vo­tos en fa­vor de los in­tere­ses de quie­nes le vo­ta­ron, pe­ro tam­bién «en fa­vor del in­te­rés ge­ne­ral» del res­to de los es­pa­ño­les.

El aná­li­sis de Su­sa­na Díaz

Sán­chez agra­de­ció tam­bién el tra­ba­jo de los lí­de­res te­rri­to­ria­les. Su­sa­na Díaz, que com­pa­re­ció en An­da­lu­cía po­cos mi­nu­tos des­pués que Sán­chez, ad­mi­tió que el PP ga­nó en su co­mu­ni­dad, aun­que ma­ti­zó que lo hi­zo «por un es­tre­cho mar­gen, me­nor que en el res­to de Es­pa­ña», ri­va­li­zan­do con la di­rec­ción fe­de­ral en la res­pon­sa­bi­li­dad por los re­sul­ta­dos. En esa mis­ma lí­nea hay que in­ter­pre­tar su in­sis­ten­cia a la ho­ra de re­cor­dar que las úni­cas tres pro­vin­cias en las que ga­na el PP son an­da­lu­zas y que el me­dio mi­llón de vo­tos de ven­ta­ja so­bre Po­de­mos en An­da­lu­cía fue­ron cla­ve pa­ra evi­tar el te­mi­do ade­lan­ta­mien­to. «He­mos sal­va­do a la iz­quier­da es­pa­ño­la del pe­li­gro del po­pu­lis­mo», di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.