El ma­pa es­pa­ñol se ti­ñe de azul, sal­vo en Ca­ta­lu­ña y el País Vas­co

El PSOE ce­de su feu­do an­da­luz y el PNV pier­de por pri­me­ra vez

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - R. ROMAR

Es­pa­ña vuel­ve a te­ñir­se ma­yo­ri­ta­ria­men­te de azul, sal­vo en Ca­ta­lu­ña y el País Vas­co. El PP no so­lo man­tie­ne sus feu­dos tra­di­cio­na­les, sino que arre­ba­ta al PSOE los de An­da­lu­cía y Ex­tre­ma­du­ra. El anun­cia­do y fa­lli­do sor­pas­so de Po­de­mos so­lo se ha vis­to en el País Vas­co, don­de los dam­ni­fi­ca­dos no fue­ron los so­cia­lis­tas, sino los na­cio­na­lis­tas del PNV, que per­die­ron su do­mi­nio ca­si ab­so­lu­to a fa­vor de la con­fluen­cia de Pa­blo Igle­sias, que ha re­pe­ti­do triun­fo en Ca­ta­lu­ña. El PP, pe­se a los re­pe­ti­dos es­cán­da­los en Va­len­cia, ha vuel­to por sus fue­ros en es­ta co­mu­ni­dad. Nin­gu­na au­to­no­mía, en es­ta oca­sión, se ha te­ñi­do del ro­jo so­cia­lis­ta.

El par­ti­do de Ma­riano Rajoy ha si­do, en cier­to mo­do, y pe­se a sus es­cue­tos seis dipu­tados, el ga­na­dor sim­bó­li­co de las elec­cio­nes en Ca­ta­lu­ña. Cuan­do to­do pa­re­cía in­di­car que iba a sa­lir muy to­ca­do por el es­cán­da­lo de las es­cu­chas en las que el mi­nis­tro del In­te­rior, Jor­ge Fer­nán­dez, cons­pi­ró pre­sun­ta­men­te con el di­rec­tor de la Ofi­ci­na An­ti­frau­de pa­ra fa­bri­car mon­ta­jes des­ti­na­dos a per­ju­di­car elec­to­ral­men­te a Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na y a Con­ver­gèn­cia, los po­pu­la­res no so­lo vie­ron vis­tos re­du­ci­dos sus apo­yos, sino que ga­na­ron un es­ca­ño. El dam­ni­fi­ca­do fue el PSC, pe­se a que en los re­sul­ta­dos pro­vi­sio­na­les has­ta bien en­tra­do el es­cru­ti­nio el per­de­dor pa­re­cía Ciu­da­da­nos. Al­bert Ri­ve­ra se man­tie-

Fo­to fi­ja, sal­vo pa­ra el PP.

ne en su tie­rra, pe­ro sin alar­des. El pa­no­ra­ma po­lí­ti­co per­ma­ne­ce exac­ta­men­te igual en el ban­do na­cio­na­lis­ta, ya que re­pu­bli­ca­nos y con­ver­gen­tes con­ser­van sus 9 y 8 re­pre­sen­tan­tes, res­pec­ti­va­men­te. El par­ti­do de Oriol Jun­que­ras si­gue fir­me, pe­ro a más de 200.000 vo­tos de En Co­mú Po­dem, que, al igual que ha­bía ocu­rri­do en di­ciem­bre, ga­nó fa­vo­re­ci­do por los vo­tos de los in­de­pen­den­tis­tas de la CUP.

Las en­cues­tas ya ha­bían an­ti­ci­pa­do la po­si­bi­li­dad y prác­ti­ca­men­te fue en el País Vas­co el úni­co lu­gar don­de no fa­lla­ron. Por pri­me­ra vez la fuer­za ma­yo­ri­ta­ria de los na­cio­na­lis­tas, el PNV, ha per­di­do unas elec­cio­nes en su feu­do. En 1as au­to­nó­mi­cas de 1986, el PSOE los ha­bía ade­lan­ta­do en es­ca­ños, pe­ro no en vo­tos y, sal­vo es­te con­tra­tiem­po, siem­pre ha­bía sa­li­do vic­to­rio­so. Aho­ra ha per­di­do su do­mi­nio en fa­vor de la coa­li­ción de par­ti­dos uni­da ba­jo el pa­ra­guas de Po­de­mos. Es­ta vez la de­rro­ta fue tan­to en vo­tos, cer­ca de 45.000, co­mo en es­ca­ños: 6 a 5. Aun­que muy no­ta­ble, fue la úni­ca va­ria­ción que se re­gis­tró en las vo­ta­cio­nes en el País Vas­co, ya que las de­más fuer­zas man­tie­nen sus po­si­cio­nes. Los so­cia­lis­tas re­sis­ten y man­tie­nen el ter­cer lu­gar, mien­tras que los na­cio­na­lis­tas de Bil­du em­pa­tan

His­tó­ri­ca de­rro­ta del PNV.

a dos es­ca­ños con el PP. De las ge­ne­ra­les la con­clu­sión más cla­ra que se pue­de ex­traer es que el na­cio­na­lis­mo pier­de em­pu­je.

El em­pu­je po­pu­lar se lle­va por de­lan­te a Su­sa­na Díaz.

No es la pri­me­ra vez que el PP ga­na las elec­cio­nes ge­ne­ra­les en An­da­lu­cía. Lo hi­zo en el 2011 con una di­fe­ren­cia más am­plia, pe­ro es­ta vez la de­rro­ta del PSOE es más amar­ga. O más dul­ce pa­ra el PP, se­gún se mi­re. Su­sa­na Díaz se vol­có has­ta la ex­te­nua­ción en es­tos co­mi­cios, co­no­ce­do­ra de que un triun­fo en el gra­ne­ro an­da­luz no so­lo po­día evi­tar una de­ba­cle so­cia­lis­ta en Es­pa­ña, sino em­pu­jar­la ha­cia el li­de­ra­to del par­ti­do. Pe­ro mien­tras que Pedro Sán­chez re­sis­tió me­jor de lo es­pe­ra­do, aun­que con pro­fun­das he­ri­das, la ba­ro­ne­sa se de­jó —por una apre­cia­ble di­fe­ren­cia de más de cien mil vo­tos y 3 dipu­tados con res­pec­to al PP— par­te de su cré­di­to elec­to­ral y de sus op­cio­nes de man­dar en el PSOE. Me­jor le fue­ron las co­sas a Po­de­mos, que ga­nó un dipu­tado. Ciu­da­da­nos ce­dió uno.

Una ale­gría ines­pe­ra­da pa­ra Rajoy.

La valenciana es qui­zás la co­mu­ni­dad más afec­ta­da por la co­rrup­ción. Pe­ro ni los es­cán­da­los ni el pro­ble­ma que aho­ra su­po­ne pa­ra el par­ti­do Ri­ta Bar­be­rá han con­se­gui­do men­guar sus apo­yos. To­do lo con­tra­rio, fue de nue­vo el gran ba­luar­te po­pu­lar, con dos dipu­tados más que en di­ciem­bre. Po­de­mos-Com­pro­mis se man­tie­ne, pe­se al re­fuer­zo de IU, al igual que Ciu­da­da­nos, mien­tras el PSOE ce­de un es­ca­ño.

Po­de­mos e IU se anu­lan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.