El Blo­que gas­ta otra vi­da y so­lo le que­da ya la de las au­to­nó­mi­cas

Ana Pon­tón da por ini­cia­da la cam­pa­ña de las au­to­nó­mi­cas, en las que as­pi­ra a ser lla­ve

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - CAR­LOS PUNZÓN

El BNG sa­lió ayer a no per­der de­ma­sia­do y se en­con­tró con un re­sul­ta­do que le de­vuel­ve a los años ochen­ta, cuan­do no su­peró en las ge­ne­ra­les de 1989 los 50.000 vo­tos, co­mo le ha ocu­rri­do aho­ra. Pe­ro en esa equi­pa­ra­ción hay una no­ta­ble di­fe­ren­cia: el fren­te na­cio­na­lis­ta no de­ja­ba de cre­cer en­ton­ces y aho­ra, en cam­bio, to­da­vía no ha en­con­tra­do el sue­lo en una caí­da que se pro­lon­ga en los co­mi­cios es­ta­ta­les des­de el año 2000 y que en las au­to­nó­mi­cas co­men­zó tres años an­tes.

Tras des­apa­re­cer de cor­po­ra­cio­nes co­mo la de Vi­go en las úl­ti­mas mu­ni­ci­pa­les, ser su­pe­ra­dos an­tes por AGE en el Par­la­men­to ga­lle­go y ver­se des­alo­ja­dos de las Cor­tes en di­ciem­bre pa­sa­do des­pués de vein­te años de pre­sen­cia con­ti­nua­da en Ma­drid, han ido gas­tan­do las vi­das que le res­tan a la or­ga­ni­za­ción na­cio­na­lis­ta. Aho­ra ya so­lo le que­da una, la de las pró­xi­mas au­to­nó­mi­cas.

Des­pués del re­sul­ta­do de ayer, con una pér­di­da de 25.000 vo­tos res­pec­to a di­ciem­bre y al­re­de­dor 1,5 pun­tos por­cen­tua­les, el BNG se jue­ga to­do aho­ra a con­se­guir que los dipu­tados que pue­da ob­te­ner en la cá­ma­ra ga­lle­ga se con­vier­tan en lla­ve pa­ra la for­ma­ción de un go­bierno de iz­quier­das. De lo con­tra­rio, el Blo­que es­ta­ría más cer­ca aún de que­dar­se sin fu­tu­ro, y se­ría ya na­da más que pa­sa­do de no lo­grar es­ca­ños en la ci­ta au­to­nó­mi­ca.

Cons­cien­te de esa si­tua­ción, Ana Pon­tón, con cua­tro me­ses en el car­go de por­ta­voz na­cio­nal y, a la vez, can­di­da­ta a la pre­si­den­cia de la Xun­ta, de­cla­ró en la no­che de ayer, y sin de­jar tiem­po pa­ra el due­lo, abier­ta la cam­pa­ña de la pró­xi­ma ci­ta con las ur­nas.

Ini­cio de las ga­lle­gas

«Pa­ra o BNG a cam­pa­ña das elec­cións ga­le­gas co­me­za ho­xe mes­mo», cla­mó tras co­no­cer­se los re­sul­ta­dos y an­te el aplau­so de la ma­yor par­te de la eje­cu­ti­va del fren­te. La lí­der de la or­ga­ni­za­ción uti­li­zó los mismos ar­gu­men­tos que su pre­de­ce­sor en el car­go, Xa­vier Ven­ce, al acha­car al «bi­par­ti­dis­mo a ca­tro» el nu­lo pa­pel del Blo­que en los re­sul­ta­dos de ayer, peo­res de los que la di­rec­ción na­cio­na­lis­ta es­pe­ra­ba, aun­que la eje­cu­ti­va prác­ti­ca­men­te en pleno da­ba por he­cho que ha­bría ba­ja­da. La eje­cu­ti­va del BNG fue ana­li­zan­do en la no­che de ayer los da­tos que le iban man­dan­do sus en­la­ces y los que cap­ta­ban de la web de In­te­rior en un re­ser­va­do de un res­tau­ran­te de la pa­rro­quia com­pos­te­la­na de Vi­dán. De­trás de un cor­ti­nón, los miem­bros de la di­rec­ción, y, al otro la­do, unos cuan­tos sim­pa­ti­zan­tes, los más afi­nes al apa­ra­to. La des­mo­vi­li­za­ción lle­gó tam­bién al pun­to de en­cuen­tro,

«As di­ná­mi­cas das elec­cións xe­rais e au­to­nó­mi­cas son di­fe­ren­tes», in­di­có a los su­yos Pon­tón, pa­ra ex­pli­car des­pués que las en­cues­tas aca­ba­ron de des­mo­vi­li­zar a sus ba­ses y de ahí la ba­ja­da res­pec­to al 20D, pe­ro aña­dien­do que aún que­da oxí­geno pa­ra reac­ti­var a sus vo­tan­tes pa­ra un es­ce­na­rio dis­tin­to, co­mo el de oc­tu­bre.

«A se­men­te non ten por­cen­ta­xes», in­sis­tió a lo lar­go de to­da la no­che Car­los Ca­llón, ca­be­za de la lis­ta de A Co­ru­ña, pa­ra dar con­ti­nui­dad al pro­ce­so de re­ani­ma­ción de la mi­li­tan­cia que la di­rec­ción del Blo­que tie­ne ya di­bu­ja­do.

La eje­cu­ti­va de la or­ga­ni­za­ción se re­uni­rá hoy en San­tia­go y su con­se­llo na­cio­nal lo ha­rá pre­vi­si­ble­men­te el sá­ba­do pa­ra pa­sar pá­gi­na cuan­to an­tes de las dos ci­tas con las ge­ne­ra­les, y po­ner en mar­cha el ar­gu­men­ta­rio de que en las au­to­nó­mi­cas el na­cio­na­lis­mo sí tie­ne un pa­pel que desem­pe­ñar.

Pa­ra Pon­tón, los me­nos de 50.000 vo­tos de ayer son su­fi­cien­tes pa­ra «man­ter en pé o pro­xec­to na­cio­na­lis­ta e afian­zar o pro­xec­to de BNG-Nós pa­ra os re­tos que nos que­dan por dian­te», in­sis­tió pa­ra cin­ce­lar el men­sa­je de que lo real­men­te im­por­tan­te no es lo que se con­ta­bi­li­zó en las ur­nas ano­che, sino lo que se vo­ta­rá en oc­tu­bre.

Con la bo­ca pe­que­ña, pe­ro con­vir­tién­do­se en mo­ti­vo de chan­za, en el Blo­que se en­con­tró un mo­ti­vo pa­ra la es­pe­ran­za in­ter­na en el re­tro­ce­so de En Ma­rea. La pér­di­da de un es­ca­ño por la coa­li­ción tri­par­ti­ta fue in­ter­pre­ta­do co­mo la prue­ba de que la fór­mu­la de Igle­sias-Bei­ras ha de­cep­cio­na­do a par­te del elec­to­ra­do. «Ga­li­cia nun­ca es­ti­vo tan des­apa­re­ci­da da cam­pa­ña», ase­gu­ra­ba la por­ta­voz na­cio­nal del fren­te pa­ra, sin ci­tar­los, acha­car a la pa­ta na­cio­na­lis­ta de En Ma­rea ha­ber­se su­pe­di­ta­do a las es­tra­te­gias es­ta­ta­les de sus so­cios.

«Fi­xe­mos un es­for­zo por fa­lar dos pro­ble­mas de Ga­li­cia, pe­ro era­mos Da­vid con­tra Go­liat», vol­vió a es­ce­ni­fi­car an­te los su­yos Pon­tón, ape­lan­do a que cuan­do se ten­ga que ha­blar ex­clu­si­va­men­te de la co­mu­ni­dad en la cam­pa­ña que vie­ne, los fo­cos ten­drán que mo­ver­se en otras di­rec­cio­nes. «Non é o mes­mo un cor­te que un­ha he­mo­rra­xia», con­clu­yó una in­te­gran­te del Blo­que ano­che, dan­do por he­cho que los 25.000 vo­tos per­di­dos no aca­ban con la vi­da del fren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.