Pi­lar le dio el sí quie­ro a Au­gus­to y se fue a vo­tar ves­ti­da de no­via

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo -

uno acom­pa­ñan­do a una se­ño­ra de unos 80 años y en otro a un hom­bre con mu­le­tas. El al­cal­de, por su par­te, ase­gu­ró que fue la mu­jer quien le pi­dió que le ayu­da­se a ba­jar unas es­ca­le­ras y que el hom­bre es su so­cio en la em­pre­sa que ges­tio­na.

En Teo, el pre­si­den­te de la me­sa de Os Ti­los, de 64 años, su­frió un in­far­to y la suer­te hi­zo que allí mis­mo lo aten­die­sen dos mé­di­cos, el in­ter­ven­tor del PP y una pe­dia­tra que es­pe­ra­ba pa­ra vo­tar. Tras más de me­dia ho­ra de re­ani­ma­ción, en que se de­tu­vo la vo­ta­ción, una am­bu­lan­cia lo tras­la­dó al Clí­ni­co don­de per­ma­ne­ce in­gre­sa­do.

Otra sos­pe­cha de ca­rre­ta­xe en Cam­ba­dos lle­vó a En Ma­rea a anun­ciar que im­pug­na­ría una me­sa al ver có­mo las mon­jas de un asi­lo lle­ga­ban con los an­cia­nos con el vo­to en la mano. Sin em­bar­go, más tar­de rec­ti­fi­ca­ron y se­ña­la­ron que no lo ha­rían pa­ra no im­pli­car a par­ti­cu­la­res, no sin an­tes es­pe­ci­fi­car que se tra­ta de una prác­ti­ca «an­ti­de­mo­crá­ti­ca y de ma­los cris­tia­nos». La anéc­do­ta fes­ti­va la pu­so una no­via en A Illa, Pi­lar, que des­pués de dar­le el sí quie­ro a Au­gus­to, se acer­có a vo­tar tras to­da la no­che de juer­ga. Tam­bién una chu­rras­ca­da con se­sión ver­mú en el Cen­tro Cí­vi­co de Ca­ta­bois es­tu­vo a pun­to de pa­ra­li­zar la vo­ta­ción, da­do que to­dos los ve­ci­nos de­bían pa­sar por allí pa­ra ac­ce­der a las ur­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.