Pues... no po­dían

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión -

El bi­par­ti­dis­mo no es­ta­ba muer­to. Es­ta­ba de pa­rran­da. La iz­quier­da es­pa­ño­la siem­pre es­tu­vo frag­men­ta­da aun­que con un PSOE ma­yo­ri­ta­rio, so­lo que aho­ra la frac­tu­ra del vo­to pro­gre­sis­ta es ma­yor, aun­que su­man­do es­ca­ños si­gue con­so­li­dan­do un blo­que al­ter­na­ti­vo al de la de­re­cha con el PP al fren­te. Po­dría pen­sar­se que las elec­cio­nes de di­ciem­bre sir­vie­ron pa­ra el desaho­go del en­fa­do de la po­bla­ción más jo­ven que si­tuó a los con­ser­va­do­res en torno a Ciu­da­da­nos y a los más pro­gre­sis­tas en torno a Po­de­mos y sus con­fluen­cias. Una vez li­be­ra­do el ma­les­tar y en vis­ta del fra­ca­so de la nue­va po­lí­ti­ca pa­ra re­ti­rar a la de­re­cha de la Mon­cloa, es­ta ma­sa de vo­tan­tes vol­vió a fór­mu­las tra­di­cio­na­les, ele­van­do al PP y aguan­tan­do al PSOE. En la an­te­rior se­sión de in­ves­ti­du­ra, Po­de­mos vo­tó que no a Sán­chez e hi­zo po­si­ble que Rajoy, dos me­ses des­pués, ha­ya ga­na­do na­da me­nos que 14 es­ca­ños. No se pue­de pa­sar de la cal vi­va a co­le­gui­tas de la so­cial­de­mo­cra­cia sin cos­te elec­to­ral: ma­si­vo re­torno del vo­to útil y re­gre­so a ca­sa del bi­par­ti­dis­mo.

Po­de­mos ha re­co­no­ci­do que sus ex­pec­ta­ti­vas se ba­sa­ban más en un de­seo que en una po­si­bi­li­dad, con lo que se de­mues­tran es­ca­sa­men­te ma­du­ros pa­ra ana­li­zar las pul­sio­nes de la so­cie­dad es­pa­ño­la. Iz­quier­da Uni­da ha ti­ra­do por el desagüe un mi­llón de vo­tos... al­go que se veía ve­nir; ya en Ga­li­cia la alian­za PS­deG-EU del 97 pro­du­jo pé­si­mos re­sul­ta­dos. En cuan­to al BNG, ob­tu­vo una cuar­ta par­te de los vo­tos que tu­vo el mal­tre­cho Ciu­da­da­nos en Ga­li­cia y pa­re­ce confirmado que esa voz que de­cían ser pa­de­ce una fuer­te afo­nía, al tiem­po que en las ma­reas co­mien­za la ba­ja­mar. Por otra par­te, hay un fra­ca­so evi­den­te del dis­cur­so rup­tu­ris­ta y la lí­nea ro­ja del pro­ce­so se­ce­sio­nis­ta de Ca­ta­lu­ña es his­to­ria.

Y por cier­to, que va­yan ce­rran­do to­das las em­pre­sas de son­deos, por fa­vor. Dis­traen pe­ro no con­ven­cen y el tru­co se ha que­da­do en ju­ga­da fa­lli­da. Ni sor­pas­so ni caí­da li­bre del PP, son los re­sul­ta­dos más re­le­van­tes del re­cuen­to de vo­tos de es­tas elec­cio­nes con vo­ca­ción de se­gun­da vuel­ta. La co­rrup­ción sí co­ti­za en Bol­sa y Ma­riano Rajoy con su lais­sez fai­re, lais­sez pas­ser co­mo man­tra, ha de­mos­tra­do que —co­mo de­cía Fra­ga— el que re­sis­te ga­na y la ciu­da­da­nía es­pa­ño­la ha confirmado que tie­ne unas tra­ga­de­ras muy gran­des a la ho­ra de juz­gar el de­li­to de sa­quear las ar­cas pú­bli­cas por par­te de un par­ti­do que ha si­do ca­li­fi­ca­do co­mo or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal crea­da pa­ra de­lin­quir por to­do un se­ñor juez. Cier­ta­men­te, es­ta vez, el PP se ha re­ve­la­do co­mo el par­ti­do que más se pa­re­ce a Es­pa­ña. Aho­ra que­da por ver si hay es­ca­ños su­fi­cien­tes pa­ra for­mar ma­yo­rías en uno u otro la­do del he­mi­ci­clo. Pe­ro eso lo de­ja­mos pa­ra otro día. Ya sa­ben... ma­ña­na, ha­bla­re­mos del Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.