El ate­rri­za­je de Pa­blo Igle­sias

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión -

Hay una ex­pre­sión en in­glés que siem­pre me ha in­tri­ga­do: ha­cer un De­von Loch. De­von Loch era un ca­ba­llo, pro­pie­dad de la Rei­na Ma­dre, que se hi­zo cé­le­bre al per­der el Grand Na­tio­nal de 1956. Na­die re­cuer­da ya quién ga­nó aquella edi­ción de la prue­ba hí­pi­ca, pe­ro a De­von Loch no lo han ol­vi­da­do en In­gla­te­rra. Ese día, des­pués de de­jar atrás a sus ri­va­les y de su­pe­rar los le­gen­da­rios obs­tácu­los de la pis­ta, el ani­mal se di­ri­gía en so­li­ta­rio ha­cia la me­ta. Pe­ro jus­to cuan­do el pú­bli­co, so­bre to­do quie­nes ha­bían apos­ta­do sus es­ter­li­nas a ca­ba­llo ga­na­dor, ya fes­te­ja­ba en las gra­das su vic­to­ria, al­go des­con­cer­tó a De­von Loch. Se pue­de ver en un ví­deo en blan­co y ne­gro que cir­cu­la por YouTu­be: el ca­ba­llo, al pa­re­cer des­pis­ta­do por una ex­tra­ña som­bra que se cru­zó en su ca­mino, hi­zo un ex­tra­ño sal­to en el ai­re y se de­rrum­bó. Sim­ple­men­te arro­jó a la ba­su­ra un triun­fo se­gu­ro que su­po­nía su as­cen­so a la le­yen­da.

Tras la de­rro­ta, el ji­ne­te Dick Fran­cis aban­do­nó de­sola­do su ca­rre­ra de joc­key y se hi­zo cro­nis­ta de­por­ti­vo. Lue­go tam­bién aban­do­nó el pe­rio­dis­mo pa­ra con­ver­tir­se en un afa­ma­do es­cri­tor de no­ve­las po­li­cía­cas. Ló­gi­co, des­pués de ha­ber de­ja­do a to­do un país pas­ma­do en los me­tros fi­na­les del Grand Na­tio­nal, sa­bía de qué ha­bla­ba cuan­do sus lec­to­res le pe­dían una bue­na do­sis de sus­pen­se.

Pa­ra ha­cer un De­von Loch hay que tra­ba­jár­se­lo. Con­vie­ne es­pe­rar has­ta el úl­ti­mo mo­men­to, jus­to en ese ins­tan­te fi­nal en el que uno ya se ve ven­ce­dor, pa­ra des­fon­dar­se y arro­jar por los sue­los la vic­to­ria y sus fan­fa­rrias. Ano­che, se­gún se pa­sa­ba de la fic­ción de las is­rae­li­tas a la reali­dad del es­cru­ti­nio de pa­pel, pu­di­mos ver có­mo cru­za­ba de­lan­te de las ur­nas la som­bra que des­orien­tó a De­von Loch en la rec­ta de tri­bu­na.

Uni­dos Po­de­mos, que ya lo ha­bía ga­na­do to­do sin ni si­quie­ra ha­ber­se ba­ja­do del au­to­bús de cam­pa­ña, hi­zo ayer un con­tun­den­te y apa­ra­to­so De­von Loch. Pa­blo Igle­sias ya ha­bía fes­te­ja­do con tan­ta arro­gan­cia y an­te­la­ción el sor­pas­so en vo­tos y es­ca­ños al PSOE que, cuan­do las ur­nas des­min­tie­ron a las en­cues­tas y los so­cia­lis­tas se con­so­li­da­ron co­mo se­gun­da fuer­za por de­trás de un PP re­su­ci­ta­do, vi­mos ate­rri­zar al lí­der de Uni­dos Po­de­mos de bru­ces so­bre el pol­vo. Exac­ta­men­te co­mo aquel ca­ba­llo al que asus­ta­ban las som­bras lla­ma­do De­von Loch.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.