Que pac­ten o se va­yan

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opi­nión -

Tras cul­mi­nar la le­gis­la­tu­ra más breve de la de­mo­cra­cia —111 días— y seis me­ses y una se­ma­na des­pués de las úl­ti­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, los ciu­da­da­nos de es­te país vuel­ven a es­tar hoy pen­dien­tes de unos po­lí­ti­cos que ha­ce so­lo me­dio año no fue­ron ca­pa­ces de pac­tar en fa­vor del país. Tam­po­co su­pie­ron asu­mir el man­da­to que les ha­bían da­do los elec­to­res y, co­mo es­cri­bió re­cien­te­men­te San­tia­go Rey Fer­nán­dez-La­to­rre, pre­si­den­te y edi­tor de es­te dia­rio, «de­mos­tra­ron te­ner una ab­so­lu­ta cor­te­dad de mi­ras, pen­dien­tes úni­ca­men­te de de­fen­der sus in­tere­ses». Ayer mi­les de es­pa­ño­les —in­clu­so más que la pa­sa­da con­vo­ca­to­ria— acu­die­ron a las ur­nas. Lo hi­cie­ron por obli­ga­ción y por res­pon­sa­bi­li­dad, ya que no fue­ron ellos los que se equi­vo­ca­ron con su vo­to de di­ciem­bre ni los que tie­nen a es­te país to­tal­men­te pa­ra­do des­de —se di­ce pron­to— Na­vi­da­des.

Hoy se­gui­mos es­tan­do pa­ra­dos. Ya es ho­ra de que los par­ti­dos se sien­ten pa­ra aco­me­ter un pac­to; en ca­so con­tra­rio la in­go­ber­na­bi­li­dad se­rá de nue­vo el fan­tas­ma que co­rre­rá, día sí y día tam­bién, por el Par­la­men­to. Por lo tan­to, la res­pon­sa­bi­li­dad de los que han re­ci­bi­do el res­pal­do de la ciu­da­da­nía de­be ser ma­yús­cu­la. En un pé­si­mo mo­men­to eco­nó­mi­co — ese ad­je­ti­vo es el más sua­ve con el que se pue­de de­fi­nir el ac­tual, ma­grea­do por ca­si nue­ve años de cri­sis—, los in­tere­ses per­so­na­lis­tas de­ben de­jar­se a un la­do pa­ra dar pa­so a los ge­ne­ra­les. Aun­que no es­tén acos­tum­bra­dos a ello, lo pue­den in­ten­tar. Eso se­ría lo ló­gi­co, por­que no pue­den lle­var al país a unos ter­ce­ros co­mi­cios y de­cir­les que, co­mo a los lí­de­res de los par­ti­dos no les vuel­ven a gus­tar los re­sul­ta­dos del 26J, hay que sa­car de nue­vo las ur­nas.

Lo ló­gi­co es que los par­ti­dos pac­ten y lo ha­gan so­bre aque­llas cues­tio­nes que afec­tan a la ciu­da­da­nía: sa­lud, edu­ca­ción, pen­sio­nes, re­for­ma de la es­truc­tu­ra de la Ad­mi­nis­tra­cio­nes y cier­tas ins­ti­tu­cio­nes, em­pleo y vivienda. En los pró­xi­mos días vol­ve­re­mos a ver las ca­ras de los lí­de­res de PP, Po­de­mos, PSOE y Ciu­da­da­nos, y po­si­ble­men­te ya no sea en un pla­tó de te­le­vi­sión can­tan­do y bai­lan­do la can­ción del ve­rano. Es desea­ble que pac­ten las ba­ses de asun­tos im­por­tan­tes pa­ra to­dos, que cuen­ten has­ta dón­de son ca­pa­ces de ce­der y has­ta dón­de quie­ren lle­gar. Si no es así, les hon­ra­ría anun­ciar su mar­cha y de­jar a otros que ocu­pen sus pues­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.