Un pa­rén­te­sis en­tre la Ju­ven­tus y el Chel­sea

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa - M. G. REIGOSA

Pa­ra Vi­cen­te del Bos­que, la ci­ta fran­ce­sa se­rá, pre­vi­si­ble­men­te, el epí­lo­go a su ca­rre­ra en los ban­qui­llos. Pa­ra An­to­nio Con­te su­pon­drá tam­bién el pun­to y fi­nal en el ban­qui­llo de la se­lec­ción Az­zu­rra, pe­ro no en su tra­yec­to­ria. Lle­gó tras triun­far en la Ju­ven­tus y es­te ve­rano se in­cor­po­ra al Chel­sea co­mo má­xi­mo res­pon­sa­ble téc­ni­co.

De lo que no hay du­da es de que no en­ga­ñó a na­die cuan­do to­mó las rien­das de la se­lec­ción, des­pués del de­cep­cio­nan­te pa­pel en el Mun­dial de Bra­sil, e hi­zo la si­guien­te de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes, el día de su pre­sen­ta­ción: «Me­jor vein­ti­cin­co fut­bo­lis­tas con pa­sión, aun­que sean peo­res, que ju­ga­do­res que creen que se les de­be to­do. La se­lec­ción de­be ser un ob­je­ti­vo pa­ra to­dos». Es el mis­mo que sos­tie­ne que «pa­ra ga­nar, se ne­ce­si­ta la ca­be­za, el co­ra­zón y las pier­nas, no en ese or­den». Tam­bién es el que di­jo en su día que «Del Pie­ro siem­pre se­rá una so­lu­ción, no un pro­ble­ma». No es un en­tre­na­dor que le cie­rre las puer­tas al ta­len­to. Pe­ro si tie­ne que ele­gir en­tre el ro­man­ti­cis­mo y el prag­ma­tis­mo, es­co­ge la uti­li­dad. Y otra de las má­xi­ma in­ne­go­cia­bles es que el co­lec­ti­vo es­tá por en­ci­ma de las in­di­vi­dua­li­da­des. En ese to­do me­te tam­bién a la afi­ción, co­mo que­dó de ma­ni­fies­to tras el par­ti­do an­te Sue­cia, cuan­do ins­tó a los se­gui­do­res a que acu­dan a los par­ti­dos de la se­lec­ción ata­via­dos con ca­mi­se­tas azu­les.

Así ha es­truc­tu­ra­do un equi­po de per­fil re­cio, com­pe­ti­ti­vo, un blo­que sin es­tre­llas que es­tá por en­ci­ma de los nom­bres pro­pios, que no tiem­bla an­te au­sen­cias co­mo las de Ve­rra­ti y Mar­chi­sio, o la de Can­dre­va, que se­rá ba­ja es­ta tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.