¿Bus­quets so­lo o acom­pa­ña­do?

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa - M. G. REIGOSA

A Vi­cen­te del Bos­que siem­pre le ha gus­ta­do el doble pi­vo­te en el me­dio cam­po, dos fut­bo­lis­tas por de­lan­te de la de­fen­sa ca­pa­ces de mez­clar el cor­te y la elaboración. Cuan­do to­mó las rien­das de la se­lec­ción, ese fue el ma­tiz que in­tro­du­jo en el equi­po, sin al­te­rar la fi­lo­so­fía del jue­go com­bi­na­ti­vo. Luis Ara­go­nés ju­ga­ba con Mar­cos Sen­na co­mo me­dio cen­tro, con una lí­nea de tres in­te­gra­da por Xa­vi, Inies­ta y Da­vid Sil­va, y con Da­vid Vi­lla y To­rres en pun­ta.

El téc­ni­co sal­man­tino dis­pu­tó el Mun­dial de Su­dá­fri­ca con la pa­re­ja Xa­bi Alon­so-Bus­quets. Sue­le de­can­tar­se por jun­tar dos fut­bo­lis­tas ca­pa­ces de ser an­cla y ti­món al mis­mo tiem­po. Y cuan- do em­pe­zó el de­ba­te de que con dos me­dios cen­tro, y so­bre to­do con la pre­sen­cia del bar­ce­lo­nis­ta en el on­ce ini­cial, el ti­ki ta­ka se po­día re­sen­tir, el se­lec­cio­na­dor fue ta­jan­te en su de­fen­sa de la fór­mu­la: «Si yo fue­ra ju­ga­dor me gus­ta­ría pa­re­cer­me a Bus­quets. Lo ha­ce to­do, es­tá con­ti­nua­men­te en dis­po­si­ción de ayudar al equi­po, es ge­ne­ro­so, se va­cía de­fen­si­va­men­te, y es de los pri­me­ros que em­pie­za a ju­gar al fút­bol. Y cuan­do él es­tá bien, el fút­bol se ha­ce más flui­do». Y aña­dió: «Y no di­ga­mos de Xa­bi Alon­so, con su for­ma ser, tam­bién pen­san­do en el equi­po, re­fuer­za nues­tro sis­te­ma de­fen­si­vo, se in­cor­po­ra al cen­tro del cam­po co­mo cons­truc­tor, más con la va­rian­te del jue­go cor­to o lar­go con fa­ci­li­dad, y tie­ne dis­pa­ro a gol».

El más afec­ta­do por el cam­bio al doble pi­vo­te fue Da­vid Sil­va. En la Eu­ro­co­pa del 2012 el se­lec­cio­na­dor man­tu­vo la mis­ma apues­ta, con Alon­so y Bus­quets en el cen­tro del di­bu­jo y de las ope­ra­cio­nes. En ese cam­peo­na­to el de­ba­te es­tu­vo en el fal­so nue­ve, por­que en más de una oca­sión otor­gó ese rol a Cesc Fá­bre­gas. En­tre ellas, en la fi­nal an­te Ita­lia.

Tras el adiós de Xa­bi Alon­so

Des­pués lle­gó el Mun­dial de Bra­sil, en el que Es­pa­ña ca­yó, con­tra pro­nós­ti­co, en la pri­me­ra fa­se. Del Bos­que si­guió con sus dos an­clas. Y, co­mo quie­ra que Xa­bi Alon­so op­tó por po­ner pun­to y fi­nal a su eta­pa en la se­lec­ción, la pa­re­ja se rom­pió.

Des­de en­ton­ces, Bus­quets se ha man­te­ni­do co­mo pie­dra an­gu­lar in­dis­cu­ti­ble. Pe­ro no es­tá tan cla­ro el for­ma­to del doble pi­vo­te. Del Bos­que le da vuel­tas a las op­cio­nes de que bai­le so­lo o acom­pa­ña­do.

El que más ha ju­ga­do es Cesc Fá­bre­gas, pe­ro no tan al la­do, co­mo lo ha­cía Xa­bi Alon­so, sino unos me­tros por de­lan­te. Otra de las al­ter­na­ti­vas que ma­ne­jó en los par­ti­dos de cla­si­fi­ca­ción fue la de Ko­ke.

Y du­ran­te la semana han arre­cia­do los de­ba­tes res­pec­to a la po­si­bi­li­dad de que an­te Ita­lia pue­da re­to­car el equi­po pa­ra for­ta­le­cer el cen­tro del cam­po, bien con el pro­pio Ko­ke o in­clu­so con un ju­ga­dor de cor­te más de­fen­si­vo, co­mo Bruno.

Si se da el ca­so, de la mis­ma ma­ne­ra que en Su­dá­fri­ca el dam­ni­fi­ca­do fue Da­vid Sil­va, en Fran­cia to­dos los pro­nun­cia­mien­tos apun­tan a No­li­to. Del Bos­que tie­ne la pa­la­bra. Y la de­ci­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.