Ale­ma­nia arro­lla a Es­lo­va­quia

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa -

res­pe­to con su jue­go. Joa­chim Löw ha mo­vi­do los en­gra­na­jes has­ta lo­grar que la má­qui­na ale­ma­na fun­cio­ne. No te­me ha­cer cam­bios. Fren­te a Es­lo­va­quia que­dó pa­ten­te que ya en­con­tró el equi­po. Tony Korss mar­ca el rit­mo de jue­go y si lo pre­sio­nan Boa­teng o Hum­mels sa­can el ba­lón en lar­go des­de atrás. Si fa­lla el fal­so nue­ve, me­te a Ma­rio Gó­mez, que ofre­ce otras op­cio­nes. Con la en­tra­da de Kim­mich so­lu­cio­nó los pro­ble­mas en el la­te­ral y Drex­ler ofre­ce ma­gia en la ban­da, an­te los atas­cos de un des­afor­tu­na­do Ma­rio Göt­ze.

Ale­ma­nia ha evo­lu­cio­na­do des­de que lle­gó a Fran­cia, no re­ci­bie­ron ni un so­lo gol en cua­tro par­ti­dos y arri­ba tie­nen ar­gu­men­tos pa­ra de­rri­bar cual­quier mu­ro. Los ale­ma­nes ya es­tán en cuar­tos y es­pe­ran ri­val: Es­pa­ña o Ita­lia, par­ti­do pre­vis­to pa­ra el sá­ba­do, día 2 de julio, en Bur­deos.

Fren­te a Es­lo­va­quia, Ale­ma­nia pu­so en mar­cha el ro­di­llo. Un gol a los ocho mi­nu­tos de jue­go, en una vo­lea del cen­tral Boa­teng al apro­ve­char­se de un re­cha­ce, echó por tie­rra los plan­tea­mien­tos de Es­lo­va­quia, una se­lec­ción que ha cum­pli­do con cre­ces con su pa­pel, al ha­ber­se plan­ta­do en los oc­ta­vos de fi­nal de es­ta com­pe­ti­ción con­ti­nen­tal.

Un pe­nal­ti por un em­pu­jón de Skrtel al de­lan­te­ro Ma­rio Gó­mez, que vol­vió a for­mar par­te del on­ce ini­cial, ofre­ció a Ale­ma­nia la oca­sión de ha­cer un se­gun­do tan­to. El lan­za­mien­to de Me­sut Özil lo des­vió el por­te­ro Kop­za­cik, que de­ja­ba con vi­da a su se­lec­ción.

El oxí­geno du­ró po­co a los es­lo­va­cos, Ale­ma­nia ya era im­pa­ra­ble y ju­ga­ba tan­to en cor­to, to­can­do el ba­lón, co­mo el lar­go y vi­vía ins­ta­la­da en la par­ce­la de su ri­val.

La oca­sión es­lo­va­ca

Con un 1-0 en el mar­ca­dor, Es­lo­va­quia dis­fru­tó de su gran oca­sión del par­ti­do, una bue­na con­tra del ju­ga­dor del Mi­lan, Kuc­ka, aun­que el por­te­ro Ma­nuel Neuer evi­tó el tan­to en su úni­ca in­ter­ven­ción en el cho­que.

En ple­na eu­fo­ria es­lo­va­ca, tras es­te ata­que, Ale­ma­nia sen­ten­ció el en­cuen­tro con un se­gun­do tan­to. Una ju­ga­da ex­ce­len­te por par­te de Drex­ler, que hi­zo de Inies­ta, lle­gan­do a la ban­da y dan­do en pa­se, des­de la mis­ma lí­nea de gol, pa­ra que Ma­rio Gó­mez tan so­lo tuviera que em­pu­jar el ba­lón al fon­do de la red.

El des­can­so per­mi­tió a Es­lo­va­quia to­mar un po­co de ai­re. Se le vio al­go más de­ci­di­do, aun­que el ter­cer tan­to ale­mán, obra de Drax­ler, el me­jor ju­ga­dor del par­ti­do, aca­bó con to­das sus ilu­sio­nes.

La úl­ti­ma me­dia ho­ra de jue­go so­bró, to­dos los ju­ga­do­res en el cam­po ha­brían desea­do que el ár­bi­tro hu­bie­se pi­ta­do el fi­nal en ese mo­men­to.

Joa­chim Löw apro­ve­chó el 3-0 pa­ra re­ti­rar del cam­po a un ren­quean­te Boa­teng y a Drax­ler, que se fue ova­cio­na­do por más de 30.000 hin­chas ale­ma­nes, pa­ra dar en­tra­da a Hö­we­des y a Po­dols­ki. Un par de mi­nu­tos más tar­de en­tró el ve­te­rano Sch­weins­tei­ger por Khe­di­ra.

Pe­se a ju­gar a me­dio gas, los ju­ga­do­res ale­ma­nes to­da­vía dis­pu­sie­ron de al­gu­na cla­ra oca­sión más de mar­car. De­ses­pe­ra­ción en los es­lo­va­cos, a la es­pe­ra de su gran fi­gu­ra, Ma­rek Ham­sik, que no apa­re­ció en es­te en­cuen­tro, huér­fano de pa­ses y cansado de ver co­mo sus com­pa­ñe­ros per­dían el ba­lón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.