El im­pe­rio con­tra Is­lan­dia

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa - MI­GUEL ÁLVAREZ

El pró­lo­go del en­cuen­tro que In­gla­te­rra e Is­lan­dia dispu­tarán es­ta tar­de en Ni­za po­dría ins­pi­rar al­gu­na pe­lí­cu­la muy ta­qui­lle­ra. Los sol­da­dos re­bel­des pro­ce­den­tes de un pla­ne­ta he­la­do desafían a las tro­pas del im­pe­rio. Esos be­be­do­res de té que ha­ce si­glos con­quis­ta­ron la sex­ta par­te del mun­do con una gran flo­ta. So­lo fal­ta­rían Lu­ke Sky­wal­ker y Darth Va­der. Si bien, Roy Hodg­son de­be te­ner más de al­gún pen­sa­mien­to del la­do os­cu­ro por có­mo se es­tá desen­vol­vien­do su equi­po en la Eu­ro­co­pa.

El im­pe­rio con­tra Is­lan­dia. In­gla­te­rra, una se­lec­ción que siem­pre na­ve­ga en­tre el fa­vo­ri­tis­mo y la de­cep­ción, com­pa­re­ce en la ron­da de oc­ta­vos de fi­nal con mu­chas du­das. Los de Roy Hodg­son fun­cio­na­ron a arreo­nes en la fa­se de gru­pos y no han da­do mues­tras de fia­bi­li­dad ni de con­ti­nui­dad. Ade­más, hoy de­be­rán li­diar con la mo­des­ta Is­lan­dia. Los nór­di­cos vi­ven en una nu­be y no se re­sig­nan a des­pe­dir­se del tor­neo. Ellos ex­plo­tan la ilu­sión, mien­tras que los pross li­dian con la pre­sión.

El desa­rro­llo del tor­neo se ha con­ver­ti­do en una ago­nía pa­ra Roy Hodg­son. De mo­men­to, In­gla­te­rra pue­de pre­su­mir de no ha­ber per­di­do nin­gún par­ti­do. Pe­ro el pe­ca­do de ha­ber­se cla­si­fi­ca­do co­mo se­gun­da de gru­po, por de­trás de Ga­les, pa­re­ce im­per­do­na­ble.

A esa afren­ta hay que su­mar­le que el se­lec­cio­na­dor no aca­ba de ati­nar con el equi­po ade­cua­do pa­ra do­tar de con­ti­nui­dad a su fút­bol. So­bre to­do, en las po­si­cio­nes de van­guar­dia. Vardy, Ka­ne, Stu­rrid­ge y Ster­ling son cua­tro mues­tras cla­ras de lo que es la in­ter­mi­ten­cia de los bri­tá­ni­cos. Y mien­tras los afi­cio­na­dos rea­li­zan sus apues­tas pa­ra ver por qué ata­can­tes apues­ta Hodg­son, Is­lan­dia pre­pa­ra el bún­ker pa­ra de­ses­pe­rar a los pross.

El plan de par­ti­do de los nór­di­cos es ca­si siem­pre el mis­mo. De­fen­sa fé­rrea y es­pe­rar a ases­tar el gol­pe de gra­cia cuan­do el ri­val me­nos se lo es­pe­ra. Pa­ra ello, la ce­ni­cien­ta de los oc­ta­vos de fi­nal re­nun­cia­rá al ba­lón y obli­ga­rá al ri­val a lle­var el pe­so del cho­que. Una te­si­tu­ra en la que, has­ta aho­ra, In­gla­te­rra so­lo ha te­ni­do cla­ri­vi­den­cia fren­te a Ga­les.

Por lo tan­to, co­mo tan­tas ve­ces en fút­bol, el bi­lle­te ha­cia la si­guien­te ron­da se re­sol­ve­rá en las áreas. Es pro­ba­ble que In­gla­te­rra pi­se más los do­mi­nios de Hal­dors­son, pe­ro el guar­da­me­ta is­lan­dés ya ha mos­tra­do al­gu­nas vir­tu­des fe­li­nas en el tor­neo con­ti­nen­tal. To­do lo con­tra­rio que Hart.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.