Una vein­te­na de are­na­les se su­man a la red ga­lle­ga de pla­yas sin hu­mo

Ha­brá car­te­les pa­ra avi­sar de los es­pa­cios sin ta­ba­co, pe­ro no se vi­gi­la­rá ni se mul­ta­rá

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - MA­RÍA SANTALLA

La ini­cia­ti­va co­men­zó en Baio­na cuan­do el aho­ra Con­se­llei­ro de Sa­ni­da­de, Je­sús Váz­quez Al­muí­ña, era al­cal­de de esa lo­ca­li­dad. El pri­mer año fue una pla­ya, lue­go se su­ma­ron otras, has­ta cin­co. Es­te año la con­se­lle­ría ha de­ci­di­do to­mar el tes­ti­go, ex­por­tar esa idea a otras pla­yas de Ga­li­cia e im­pul­sar un pro­yec­to no­ve­do­so: una red ga­lle­ga de pla­yas sin hu­mo, es de­cir, sin ta­ba­co.

Pa­ra co­men­zar se de­ci­dió in­vi­tar a dar es­te pa­so más en el ca­mino de la ca­li­dad am­bien­tal, en es­ta pri­me­ra con­vo­ca­to­ria, a los con­ce­llos con pla­yas de ban­de­ra azul, La res­pues­ta ha si­do bue­na y por el mo­men­to se han su­ma­do a la pro­pues­ta de Sa­ni­da­de quin­ce mu­ni­ci­pios de las tres pro­vin­cias ga­lle­gas con cos­ta, que apor­ta­rán 22 pla­yas a la red sin hu­mo. Es­ta co­men­za­rá a fun­cio­nar es­te vier­nes, 1 de julio, y has­ta en­ton­ces to­da­vía pue­den su­mar­se nue­vos ayun­ta­mien­tos y nue­vos are­na­les, tan­to aque­llos que ten­gan ban­de­ra azul co­mo otros que no dis­pon­gan de es­te dis­tin­ti­vo pe­ro que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas se con­si­de­re que de­be­rían con­ver­tir­se en áreas li­bres de ta­ba­co.

Los ayun­ta­mien­tos que quie­ran par­ti­ci­par tie­nen que ad­he­rir­se al pro­gra­ma y a lo úni­co que tie­nen que com­pro­me­ter­se es a co­lo­car la se­ña­li­za­ción y dis­tri­buir los fo­lle­tos que la con­se­lle­ría es­tá pre­pa­ran­do pa­ra es­ta cam­pa­ña. Una vez con­fi­gu­ra­da la red, se es­pe­ra que va­ya su­man­do ad­he­sio­nes ca­da año.

A par­tir del vier­nes las pla­yas in­clui­das en la red es­ta­rán se­ña­li­za­das con car­te­les que in­di­ca­rán su con­di­ción de es­pa­cios sin hu­mo. La se­ña­li­za­ción y los fo­lle­tos in­for­ma­ti­vos se­rán las úni­cas se­ñas de iden­ti­dad de la cam­pa­ña. El ac­ce­so a es­tos are­na­les se­rá li­bre, na­die vi­gi­la­rá si los usua­rios cum­plen o no con la re­co­men­da­ción, y por su­pues­to tam­po­co ha­brá mul­tas pa­ra quie­nes de­ci­dan in­cum­plir­la y fu­men en la pla­ya. Pe­ro des­de el pro­gra­ma con­tra el ta­ba­co de la Con­se­lle­ría de Sa­ni­da­de tie­nen con­fian­za en que eso no ocu­rra. Y la ex­pe­rien­cia los ava­la. «Fue la pro­pia so­cie­dad, la bue­na aco­gi­da de es­tas me­di­das, la que ge­ne­ró que en Baio­na se ex­ten­die­ra al res­to de las pla­yas. La ex­pe­rien­cia es que los pro­pios usua­rios de la pla­ya sin hu­mo cuan­do ven a al­guien fu­mar son ellos mismos, con su ac­ti­tud, los que re­cha­zan ese in­cum­pli­mien­to», di­cen des­de Sa­ni­da­de.

El ob­je­ti­vo es ex­ten­der un mo- de­lo po­si­ti­vo pa­ra los adul­tos, pe­ro so­bre to­do pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Y re­for­zar la idea de que el ta­ba­co cau­sa da­ños en la sa­lud de los fu­ma­do­res y de quie­nes les ro­dean, pe­ro tam­bién es aría Je­sús Gar­cía Blan­co, téc­ni­co res­pon­sa­ble del pro­gra­ma de pre­ven­ción del ta­ba­quis­mo de la con­se­lle­ría, con­fía en el éxi­to de las pla­yas sin hu­mo. —¿Cuá­les son los ob­je­ti­vos de es­ta cam­pa­ña? —Te­ne­mos va­rios ob­je­ti­vos: pro­mo­ver el no con­su­mo de ta­ba­co y, sin nin­gu­na du­da, apar­te de los mo­ti­vos de sa­lud, que son evi­den­tes, re­for­zar el pa­pel mo­dé­li­co y que las per­so­nas sean cons­cien­tes de que tam­bién es un pro­ble­ma de me­dio am­bien­te. Lo que que­re­mos es sen­si­bi­li­zar a la po­bla­ción, ir des­nor­ma­li­zan­do el con­su­mo. Los jó­ve­nes tie­nen que ver que lo nor­mal es no fu­mar. —¿Lle­ga­rá un día en que no se fu­me en nin­gu­na pla­ya? —Su­pon­go y es­pe­ro que así sea, pe­ro sin nin­gu­na du­da pa­ra mo­di­fi­car con­duc­tas se ne­ce­si­ta un po­co de tiem­po. Lo más im­por­tan­te es la des­nor­ma­li­za­ción del da­ñino pa­ra el me­dio am­bien­te. En es­te as­pec­to, la cam­pa­ña va un pa­so más allá de otras an­te­rio­res, desa­rro­lla­das fun­da­men­tal­men­te por al­gu­nos con­ce­llos, cu­yo ob­je­ti­vo era evi­tar que las co­li­llas fue­sen a pa­rar a la are­na de la pla­ya, don­de tar­dan mu­chos me­ses en des­com­po­ner­se. Esos pro­gra­mas, que en mu­chos are­na­les si­guen vi­gen­tes, con­sis­ten en re­par­tir a los ba­ñis­tas de­pó­si­tos por­tá­ti­les en los que echar las co­li­llas en lu­gar de en­te­rrar­las en la are­na. Se con­si­gue así un efec­to in­me­dia­to, al evi­tar que los res­tos de los ci­ga­rri­llos de esos usua­rios aca­ben en el sue­lo, pe­ro tam­bién se ejer­ce una la­bor de con­cien­cia­ción. Aho­ra la idea es que di­rec­ta­men­te no se fu­me en la pla­ya pa­ra que los usua­rios de es­ta no se vean obli­ga­dos a con­vi­vir con los ma­los hu­mos y pa­ra evi­tar, de pa­so, el pro­ble­ma am­bien­tal que ge­ne­ran las co­li­llas.

Por el mo­men­to se han in­cor­po­ra­do a la red, en la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra, las cin­co pla­yas de Baio­na en las que ya se desa­rro­lla­ba el pro­gra­ma, una en A Guar­da, una en Ma­rín, dos en Ni­grán y dos en Bueu. En A Co­ru­ña han confirmado su par­ti­ci­pa­ción A La­ra­cha, Mi­ño, Olei­ros, Or­ti­guei­ra, Ri­bei­ra y Boi­ro, ca­da uno de ellos con un are­nal ex­cep­to Or­ti­guei­ra, que apor­ta dos. Mien­tras, en Lu­go es­tán in­clui­dos los con­ce­llos de Ba­rrei­ros, Foz, Ri­ba­deo y Cer­vo, con una pla­ya ca­da uno de ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.