«A los 16 so­lo que­ría ga­nar di­ne­ro»

Son ga­lle­gos, me­no­res de 30 años y de­ja­ron los es­tu­dios en una épo­ca en la que la ta­sa de aban­dono es­co­lar era del 25 %; pe­ro es­tán dan­do la vuel­ta al por­cen­ta­je

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - LAU­RA G. DEL VA­LLE

«Los pro­fe­so­res eran muy pe­sa­dos con que hi­cie­ra ba­chi­lle­ra­to, pe­ro yo en aquel mo­men­to so­lo que­ría se­xo, dro­gas y rock and roll». De­jan­do a un la­do la re­fe­ren­cia a Mick Jag­ger, Mar­cos La­reo, un pon­te­ve­drés de 29 años, ha vi­vi­do una ex­pe­rien­cia si­mi­lar a la de mu­chos ga­lle­gos me­no­res de trein­ta años que una vez cul­mi­na­ron la ESO —En­se­ñan­za Se­cun­da­ria Obli­ga­to­ria— de­ci­die­ron apar­car los li­bros. Se­gún los úl­ti­mos da­tos de la EPA —En­cues­ta de Po­bla­ción Ac­ti­va—, la co­mu­ni­dad ga­lle­ga tie­ne una de las ta­sas de aban­dono es­co­lar tem­prano más ba­jas de Es­pa­ña. 17 de ca­da 100 es­tu­dian­tes de en­tre 18 y 24 años de­ci­den hoy no es­tu­diar ba­chi­lle­ra­to, FP o nin­gún otro tí­tu­lo su­pe­rior. Pe­ro no ha­ce tan­to, las ci­fras eran es­can­da­lo­sa­men­te más al­tas. Ha­ce 16 años en Ga­li­cia de­ja­ba de es­tu­diar ca­si el 30 % de los alum­nos. Un da­to pa­re­jo al de la me­dia es­ta­tal, muy ale­ja­do del 15 % que so­li­ci­ta la Unión Eu­ro­pea pa­ra el 2020, pe­ro que ha ido des­cen­dien­do de ma­ne­ra pro­gre­si­va. La Voz ha ha­bla­do con tres de esos ca­sos que ha­bien­do col­ga­do la mo­chi­la a los 16, co­no­cen la im­por­tan­cia de un tí­tu­lo.

«La gen­te aho­ra tie­ne mu­cha más cons­cien­cia de su va­lor», ase­gu­ra Johan­na Ji­mé­nez, de Ca­ran­za. Es­ta jo­ven de 20 años de­jó el ins­ti­tu­to ha­ce cua­tro por una cues­tión «más que na­da de te­ner pri­sa», y aho­ra se arre­pien­te. «Me fui del ins­ti­tu­to por­que me co­gie­ron pa­ra ha­cer un cur­so de Ad­mi­nis­tra­ción y no lo pen­sé dos ve­ces». El pro­ble­ma, co­men­ta, es que en pleno apo­geo de la ti­tu­li­tis, los cur­sos no son su­fi­cien­tes a la ho­ra de bus­car un em­pleo. «Aho­ra me veo con dos cur­sos y to­da mi dis­po­si­ción, pe­ro no ten­go na­da ofi­cial; yo no pa­ro de bus­car tra­ba­jo sin que me sal­ga na­da, a lo me­jor ten­go que vol­ver a ha­cer el ba­chi­lle­ra­to por mi cuen­ta».

De una es­cue­la a otra

Mar­cos vol­vió a la es­cue­la diez años des­pués de ha­ber­la de­ja­do, aun­que en es­te ca­so se tra­ta­ra de una de Res­tau­ra­ción. «Con 16 años lo úni­co que que­ría era ga­nar di­ne­ro: to­dos mis ami­gos iban con sus ves­pi­nos, su ro­pa de mar­ca... y yo de­pen­dien­do de la pa­ga de mi ma­dre». Su sue­ño era ser can­te­ro y se for­mó co­mo tal en Poio, pe­ro se to­pó con un in­con­ve­nien­te: «Es­te tra­ba­jo no es­tá re­co­no­ci­do co­mo una pro­fe­sión ofi­cial, así que cuan­do en­via­ba un cu­rrícu­lo, la úni­ca ti­tu­la­ción ofi­cial que po­día po­ner era la ESO». Sin más di­la­ción se aga­rró los ma­chos y vol­vió a la bi­blio­te­ca, eso sí, con una ma­du­rez que ayu­dó a que to­do sa­lie­ra se­gún lo pre­vis­to. «He tra­ba­ja­do de can­te­ro y re­par­tien­do piz­zas ocho ho­ras al día, con que me pu­sie­ra cua­tro con los li­bros ya po­día sa­car ma­trí­cu­la».

La co­ru­ñe­sa Cin­tia Chau­dar­cas, por su par­te, siem­pre tu­vo las ideas muy cla­ras. «En las asig­na­tu­ras que me gus­ta­ban sa­ca­ba muy bue­nas no­tas, pe­ro yo no que­ría se­guir es­tu­dian­do por­que sa­bía que que­ría ha­cer pe­lu­que­ría». Se arries­gó y ga­nó, aun­que co­mo ella mis­ma di­ce: «Soy la ex­cep­ción que con­fir­ma la re­gla». «Co­noz­co a gen­te en mi si­tua­ción que, por no te­ner un tí­tu­lo, ya no Ga­li­cia es­tá me­jor po­si­cio­na­da que la ma­yo­ría de co­mu­ni­da­des en lo que a aban­dono es­co­lar tem­prano se re­fie­re —po­bla­ción de 18 a 24 años que so­lo ha con­se­gui­do ter­mi­nar la Edu­ca­ción Se­cun­da­ria Obli­ga­to­ria—, y es que a ni­vel es­ta­tal hay un 19,8 % de jó­ve­nes en es­ta si­tua­ción, mien­tras que en la co­mu­ni­dad los úl­ti­mos da­tos re­ve­lan que la ci­fra es del 16,9 %. En diez años, la co­mu­ni­dad ga­lle­ga ha les ha­cen una prue­ba prác­ti­ca de pe­lu­que­ría, al­go que en mi gre­mio no tie­ne sen­ti­do, por­que es tra­ba­jan­do co­mo real­men­te de­mues­tras que va­les». Des­de que de­jó el co­le­gio con­cer­ta­do don­de es­tu­dia­ba no ha de­ja­do de tra­ba­jar, y con 24 años tie­ne ya su pro­pia pe­lu­que­ría. Su fa­mi­lia siem­pre la apo­yó por­que sa­bía que era don­de iba a dar lo me­jor de ella mis­ma, y los pro­fe­so­res «sa­bían que era bue­na en los es­tu­dios pe­ro me de­cían que me vol­ca­ra en lo que que­ría».

Mar­cos y Johan­na no lo tu­vie­ron tan fá­cil pa­ra lle­var a ca­bo su de­ci­sión. El pon­te­ve­drés ase­gu­ra que el he­cho de no ha­ber con­ta­do con una fi­gu­ra pa­ter­na de re­fe­ren­cia fue una di­fi­cul­tad más a la ho­ra de ver las co­sas con pers­pec­ti­va. «Mi ma­dre me in­sis­tía mu­cho en que con­ti­nua­ra el ins­ti­tu­to, pe­ro no la veía co­mo una fi­gu­ra de au­to­ri­dad a la que ha­cer ca­so». Johan­na ase­gu­ra que su fa­mi­lia la apo­yó en to­do a pe­sar de que en un pri­mer mo­men­to les cos­ta­ra en­ten­der­la. «Yo soy gi­ta­na, y en mi ca­sa las de­ci­sio­nes las to­ma­mos en­tre to­dos; a mis pa­dres no les que­dó mas re­me­dio que acep­tar lo que que­ría, pe­ro mi pa­dre al prin­ci­pio no se lo to­mó na­da bien; hay muy po­cas gi­ta­nas que ter­mi­nen la ESO y yo sa­ca­ba bue­nas no­tas».

A pe­sar de la di­fe­ren­cia de edad en­tre ellos, los tres re­pe­ti­rían la de­ci­sión que to­ma­ron en el pa­sa­do, aun­que por mo­ti­vos bien dis­tin­tos. Mien­tras Cin­tia ase­gu­ra que pa­ra cier­tos tra­ba­jos una ca­rre­ra es fun­da­men­tal — «y yo ha­bría es­tu­dia­do si me hu­bie­se gus­ta­do otra co­sa»—, Mar­cos y Johan­na ase­gu­ran que la ju­ven­tud y una am­bi­ción mal en­fo­ca­da les han pa­sa­do fac­tu­ra, pe­ro que pre­ci­sa­men­te por que es pre­ci­sa­men­te esa in­ma­du­rez y esas ga­nas de cre­cer an­tes de tiem­po lo que les lle­va­rían, de nue­vo, a equi­vo­car­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.