El pri­me­ro que con­si­guió ha­cer de su cau­sa su ges­tión

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - LAU­RA G. DEL VA­LLE

De sus 74 años, prác­ti­ca­men­te la mi­tad de ellos Jai­me Rey de Roa los de­di­có a su mu­jer y sus tres hi­jos, y a la agricultura. Un sec­tor es­te que, en sus pa­la­bras, «lan­gui­de­cía» y por el que lu­chó es­tan­do en el ojo del hu­ra­cán más pú­bli­co co­mo con­se­llei­ro de Agricultura, Gan­de­ría e Mon­tes des­de el 8 de enero de 1982 y has­ta el año si­guien­te. Ya en 1983 y 1984, se con­sa­gró co­mo ca­be­za vi­si­ble de la Con­se­lle­ría de Agricultura, Pes­ca e Ali­men­ta­ción, del mis­mo mo­do que lo hi­zo aran­do él mis­mo la tie­rra y tra­ba­jan­do su ga­na­de­ría. Co­mo hom­bre de cam­po, sa­bía que pa­ra con­se­guir un ob­je­ti­vo hay que tra­ba­jar­lo, ma­du­rar­lo y cui­dar­lo. Qui­zás por eso se di­ce de él que fue el pri­mer con­se­llei­ro que hi­zo de su cau­sa su ges­tión. Aban­de­ra­do de la sos­te­ni­bi­li­dad en una épo­ca en la que el más es po­co en ma­te­ria de pro­duc­ción, pa­só sus más y sus me-

nos den­tro del equi­po de Fer­nán­dez Al­bor. «Era po­co com­pren­di­do», di­ce un co­no­ci­do del na­tu­ral de Arzúa, de una ma­ne­ra que de­ja en­tre­ver que po­co le im­por­ta­ba, al en aquel mo­men­to con­se­llei­ro, que el res­to de sus co­le­gas pen­sa­ran que te­nía más pá­ja­ros —esos de los que tan­to dis­fru­ta­ba— en la ca­be­za que re­ses.

Tan im­pli­ca­do es­ta­ba Rey de Roa en el sec­tor que nun­ca fue ca­paz de aban­do­nar­lo del to­do, a pe­sar del «ne­gro fu­tu­ro» que le au­gu­ra­ba. Si bien lo hi­zo con su ga­na­de­ría y sus pro­duc­cio­nes de fru­tas, se de­di­có tam­bién a la lu­cha por las ra­zas au­tóc­to­nas o la con­ser­va­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les, co­bi­ja­do en un re­fu­gio mu­cho más teó­ri­co, pe­ro igual de agres­te. La plu­ma y el pa­pel fue­ron, los úl­ti­mos años de su vi­da, par­te fun­da­men­tal, a la par que ne­ce­sa­ria, de su la­bor co­mo ac­ti­vis­ta.

Sue­le su­ce­der que las gran­des ideas ne­ce­si­tan un tiem­po de­ter­mi­na­do de re­po­so pa­ra que pa­sen de ser bo­rra­do­res a pro­pues­tas a te­ner en cuen­ta. Qui­zás por eso es­te agri­cul­tor pa­sa­ra de te­ner en­fren­ta­mien­tos por de­fen­der sus ideas a re­ci­bir el be­ne­plá­ci­to del Go­bierno au­tó­no­mo, que re­co­no­ció sus ser­vi­cios a Ga­li­cia con el Pre­mio de Me­dio Am­bien­te e Con­ser­va­ción da Na­tu­re­za. Pe­ro no fue es­ta la úni­ca la­bor por la que se pre­mió al agri­cul­tor. Jai­me Rey de Roa pre­si­dió tam­bién la Xun­ta Rei­to­ra do Par­que Na­tu­ral do Com­ple­xo Du­nar de Co­rru­be­do e La­goas de Ca­rre­gal e Vi­xán, fue se­cre­ta­rio de la Aso­cia­ción pa­ra a De­fen­sa da Na­tu­ra­le­za en Ga­li­cia y al­can­zó la pre­si­den­cia de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Fri­so­na.

Fue una lar­ga en­fer­me­dad la que ter­mi­nó el pa­sa­do sá­ba­do con la vi­da de Jai­me Rey de Roa en San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.