Las elec­cio­nes en Fran­cia y Ale­ma­nia con­di­cio­nan el ca­len­da­rio del «out»

Ber­lín quie­re cal­ma, Pa­rís bus­ca un di­vor­cio ex­prés y Ro­ma re­za pa­ra evi­tar un con­ta­gio

La Voz de Galicia (Lugo) - - International - CRIS­TI­NA PORTEIRO

Los bai­les y dis­cur­sos po­lí­ti­cos so­bre la uni­dad en los que se han en­fras­ca­do los lí­de­res eu­ro­peos tras el bre­xit ocul­tan un he­cho in­dis­cu­ti­ble: Na­die sa­be có­mo ges­tio­nar la sa­li­da del Reino Uni­do del club co­mu­ni­ta­rio. Las con­se­cuen­cias pa­ra el blo­que pue­den ser po­lí­ti­ca­men­te más de­vas­ta­do­ras que el re­cha­zo en el 2005 a la Cons­ti­tu­ción eu­ro­pea en Fran­cia y Paí­ses Ba­jos. El pri­mer sín­to­ma de la des­ban­da­da ge­ne­ral es­tá sien­do la res­pues­ta con­tra­dic­to­ria de los lí­de­res del eje fran­co-ale­mán, de nue­vo dis­tan­cia­das por los in­tere­ses en­con­tra­dos. An­ge­la Mer­kel es quien mar­ca los tiem­pos y Ber­lín ha de­ci­di­do que el pro­ce­so ha de ha­cer­se con cal­ma y sin pri­sas. To­ca re­plie­gue. ¿A qué vie­ne tan­ta par­si­mo­nia? Ale­ma­nia tie­ne elec­cio­nes en el 2017. Los par­ti­dos en la coa­li­ción de Go­bierno (de­mo­cris­tia­nos y so­cial­de­mó­cra­tas) quieren evi­tar a to­da cos­ta pro­nun­ciar­se so­bre cues­tio­nes vi­ta­les pa­ra el fu­tu­ro de la Unión an­tes de los co­mi­cios. Cual­quier mo­vi­mien­to en fal­so pue­de bom­bear más ga­so­li­na a la for­ma­ción eu­ro­es­cép­ti­ca AfD, que se es­tá ali­men­tan­do del re­cha­zo ciu­da­dano a los res­ca­tes y la fra­ca­sa­da po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria. Mer­kel es­tá so­me­ti­da a una gran pre­sión in­ter­na. Ne­ce­si­ta ga­nar tiem­po pa­ra no en­fras­car­se en el de­ba­te so­bre una ma­yor in­te­gra­ción eu­ro­pea. Esa es la ra­zón por la que tam­bién es­tá fre­nan­do el avan­ce en la unión ban­ca­ria. Con la sa­li­da del Reino Uni­do per­de­rá a un so­cio im­por­tan­te pa­ra for­mar mi­no­rías de blo­queo pa­ra evi­tar que la UE se es­co­re ha­cia po­lí­ti­cas más pro­tec­cio­nis­tas, co­mo de­man­da Fran­cia, Gre­cia y Por­tu­gal. Fra­nçois Ho­llan­de ne­ce­si­ta la fir­ma de un di­vor­cio ex­prés pa­ra que la in­cer­ti­dum­bre y el eu­ro­es­cep­ti­cis­mo no se pro­pa­gue a tra­vés del ca­nal de la Man­cha. La aper­tu­ra del de­ba­te so­bre el fu­tu­ro de la UE es la opor­tu­ni­dad del Go­bierno ga­lo de tor­cer la ho­ja de ru­ta per­fi­la­da por Ber­lín y es­co­rar­la ha­cia una ma­yor fle­xi­bi­li­dad fis­cal. Pa­rís afron­ta un pe­río­do po­lí­ti­co muy con­vul­so. La re­for­ma la­bo­ral de los so­cia­lis­tas ha pren­di­do la me­cha del des­con­ten­to so­cial a me­nos de un año de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. El ul­tra­de­re­chis­ta Fren­te Na­cio­nal (FN) dispu­tará la vic­to­ria a los con­ser­va­do­res de Sar­kozy, se­gún los son­deos. Con Ber­lín apun­tan­do ha­cia una di­rec­ción y Pa­rís a otra, se­rá di­fí­cil for­jar una vi­sión con­jun­ta de ha­cia dón­de di­ri­gir la Unión. No hay que sub­es­ti­mar los ries­gos que pue­de te­ner una sa­li­da su­cia del bre­xit pa­ra Ita­lia. El Go­bierno de Mat­teo Ren­zi tie­ne elec­cio­nes en el 2018 y ce­le­bra­rá un re­fe­ren­do en oc­tu­bre so­bre las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les en el país. El mie­do al con­ta­gio exis­te y es fun­da­do. El Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas del có­mi­co Bep­pe Gri­llo ya le ha arre­ba­ta­do a su par­ti­do la al­cal­día de Ro­ma y la pre­sión de la xe­nó­fo­ba Li­ga Nor­te obli­ga­rá al ita­liano a apa­gar to­dos los fue­gos en­cen­di­dos an­tes de la vo­ta­ción. La UE si­gue en vi­lo tras el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes en Es­pa­ña. Un vuel­co po­lí­ti­co en la quin­ta po­ten­cia de la UE pue­de de­jar a Ber­lín sin su úl­ti­mo so­cio en el sur. El equi­li­brio de fuer­zas ha des­apa­re­ci­do, el bre­xit lo ha vo­la­do por los ai­res. Los paí­ses de Visegrado (Es­lo­va­quia, Hun­gría, Po­lo­nia y Re­pú­bli­ca Che­ca), te­men que el po­der se con­cen­tre en ma­nos de Ber­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.