Una puer­ta que no abrió el en­car­ga­do y un ca­za­do­ra que se ras­gó en la ca­bi­na elec­to­ral

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo -

Fue la de ayer una jor­na­da tran­qui­la, en la que los par­ti­dos, al fi­lo del cie­rre de los co­le­gios, no te­nían cons­tan­cia de in­ci­den­cias re­se­ña­bles. En to­do ca­so, siem­pre se pro­du­ce al­gu­na si­tua­ción cu­rio­sa, en­tre ellas la más no­ta­ble, es la que pro­ta­go­ni­za la in­for­ma­ción prin­ci­pal de es­ta pá­gi­na.

Por otro la­do, el co­le­gio elec­to­ral si­tua­do en la ca­sa sin­di­cal, en la Ron­da da Mu­ra­lla, abrió a tiem­po, pe­ro tras cier­ta aven­tu­ra. La per­so­na que te­nía que abrir el lo­cal no se per­so­nó. El per­so­nal mu­ni­ci­pal se en­car­gó de abrir tan­to la puer­ta ex­te­rior co­mo la del lo­cal en el que es­ta­ba guar­da­do el ma­te­rial elec­to­ral. Por la tar­de, en es­te mis­mo co­le­gio fue ne­ce­sa­rio au­xi­liar a una pa­re­ja de an­cia­nos pa­ra que pu­die­ran vo­tar; re­sul­ta que el lo­cal tie­ne es­ca­le­ras en la co­ne­xión con la ca­lle; tam­bién un as­cen­sor, pe­ro ayer es­ta­ba ce­rra­do.

A su vez, el se­cre­to del vo­to le cos­tó a un lu­cen­se un sie­te en la ca­za­do­ra. Pa­re­ce que la ca­bi­na te­nía un sa­lien­te en el que se en­gan­chó la ca­za­do­ra y se des­ga­rró.

Sin ma­yor in­ci­den­cia tam­po­co, pe­ro en la me­sa de B del co­le­gio de Pas­tor Díaz no se pre­sen­ta­ron ni el pre­si­den­te ni un vo­cal, pues­tos cu­bier­tos con los co­rres­pon­dien­tes su­plen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.