Una en­fer­me­dad que afec­ta al ár­bol des­de muy an­ti­guo mo­ti­va la anó­ma­la an­chu­ra de la ba­se

La Voz de Galicia (Lugo) - - La Voz De Lugo -

«Os meus fi­llos me­tían­se de pe­que­nos no oco que hai no me­dio pa­ra xo­gar ás cartas», re­me­mo­ra Jo­sé Váz­quez. Tie­ne ochen­ta años y re­cuer­da des­de siem­pre la so­bre­ira de San­tior­xo con su as­pec­to ac­tual. Por lo que es­cu­cha­ba de ni­ño, la en­fer­me­dad que afec­ta al tron­co del ár­bol vie­ne de muy an­ti­guo. «Cos anos a ma­dei­ra vai­se de­bi­li­tan­do e o oco se es­tá a fa­cer máis gran­de», apun­ta es­te ve­cino, cu­ya ca­sa es­tá si­tua­da a es­ca­sa dis­tan­cia del ár­bol cen­te­na­rio.

A ve­ces no pa­gan

San­tior­xo no es ri­be­ra del Sil. Es­tá a me­dio ca­mino en­tre A Es­ta­ción y Vi­la­chá de Sal­va­dur, pa­rro­quia vi­tí­co­la de A Po­bra si­tua­da aguas arri­ba de la zo­na de Aman­di, con la que com­par­te vi­ñe­dos en pen­dien­tes de vér­ti­go y un mi­cro­cli­ma pe­cu­liar. En el en­torno de Vi­la­chá, las so­bre­iras so­lo se dan a la al­tu­ra de San­tior­xo. En Li­ña­res, pa­rro­quia in­ter­me­dia, no se en­cuen­tran ár­bo­les de es­ta es­pe­cie. De cuan­do en vez, se acer­can cua­dri­llas de obre­ros por­tu­gue­ses pa­ra lle­var­se el cor­cho. «E non sem­pre pa­gan», se que­ja Jo­sé Váz­quez.

Sus hi­jos fue­ron los que acon­di­cio­na­ron el en­torno de la so­bre­ira de San­tior­xo, que se pre­sen­ta co­mo «Su­brei­ra mi­le­na­ria» —en len­gua san­tior­xe­sa— en las ta­bli­llas que sir­ven de in­di­ca­do­res pa­ra lle­gar a ella. El lu­gar en el que se en­cuen­tra, an­ti­gua es­com­bre­ra, ha si­do cer­ca­do con una va­lla de ma­de­ra y un mu­ro de pie­dra. Al la­do del ár­bol, hay una má­qui­na ex­pen­de­do­ra de re­fres­cos —va­cía y con sín­to­mas de lle­var inac­ti­va mu­cho tiem­po— flan­quea­da por un pa­nel que tra­du­ce el tér­mino so­bre­ira a va­rios idio­mas. San­tior­xés, es­pa­ñol, ga­lle­go, ber­ciano, in­glés, fran­cés, chino y per­sa. ¿De tan le­jos vie­nen? «Aquí pa­ran ata de Va­len­cia!», co­rro­bo­ra, in­cré­du­lo, el due­ño del te­rreno.

Vi­la­chá de Sal­va­dur me­re­ce una vi­si­ta. Tie­ne un con­jun­to de bo­de­gas cen­te­na­rias úni­co en Ga­li­cia y uno de los mi­ra­do­res so­bre el Sil más atrac­ti­vos y me­nos co­no­ci­dos de la Ri­bei­ra Sa­cra. Pe­ro la ca­rre­te­ra —bas­tan­te si­nuo­sa— muer­te allí, y los tu­ris­tas sue­len pre­fe­rir re­co­rri­dos cir­cu­la­res pa­ra ex­pri­mir la jor­na­da. Aun así, la agen­da que ha­ce de li­bro de vi­si­tas jun­to a la so­bre­ira de San­tior­xo es­tá re­ple­ta de ci­tas de di­ver­sas pro­ce­den­cias. Pan­di­llas de Fe­rrol, San­tia­go, León, Cór­do­ba... Abun­dan los men­sa­jes lí­ri­cos, en­tre al­gu­na que otra fri­ka­da. Hay tam­bién quien op­ta por la sen­ci­llez. «¡Qué bien me su­po el bo­ca­di­llo ba­jo el ár­bol!», es­cri­be Li­dia, en un men­sa­je fe­cha­do en ju­nio del 2012.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.