La res­pon­sa­bi­li­dad de for­mar Go­bierno

La Voz de Galicia (Lugo) - - | Ferraz Admite Que Hay Que Reconstruir El Partido -

El fu­tu­ro de la UE lo de­ba­tían ayer en­tre Ale­ma­nia, Fran­cia e Ita­lia. Es­pa­ña que­da­ba fue­ra una vez más de la to­ma de de­ci­sio­nes de al­go que nos afec­ta­rá de­ci­si­va­men­te a to­dos los es­pa­ño­les. Aun­que Es­pa­ña no es so­cio fun­da­dor de la Unión Eu­ro­pea, el en­cuen­tro de Ber­lín es de­mos­tra­ti­vo del ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal del Go­bierno y de lo desas­tro­so que re­sul­ta pa­ra nues­tros in­tere­ses man­te­ner un país po­lí­ti­ca­men­te pa­ra­li­za­do mien­tras se es­tá de­ci­dien­do nues­tro fu­tu­ro. Los que re­du­cen la po­lí­ti­ca a un juego de tro­nos, qui­zás des­pre­cien la im­por­tan­cia y tras­cen­den­cia de la go­ber­na­ción. Pe­ro si uno no to­ma las de­ci­sio­nes que le co­rres­pon­de, otros las to­man por uno, y eso siem­pre aca­ba en desas­tre. Es­pa­ña ne­ce­si­ta un Go­bierno cuan­to an­tes. Los es­pa­ño­les han ha­bla­do por dos ve­ces, y la se­gun­da con mu­cha más con­tun­den­cia que la pri­me­ra. Los re­sul­ta­dos pue­den gus­tar mu­cho, po­co o na­da, que ca­da uno tie­ne sus fi­lias y sus fo­bias, y pa­ra eso se vo­ta. Y las ur­nas han de­ja­do cla­ro que so­lo hay una op­ción real de go­bierno, Ma­riano Ra­joy. Por­que la úni­ca al­ter­na­ti­va se­rían unas ter­ce­ras elec­cio­nes, y no hay ab­so­lu­ta­men­te na­da que las jus­ti­fi­que, sal­vo que se des­pre­cie la de­mo­cra­cia.

Pe­ro la for­ma­ción de Go­bierno es an­te to­do una res­pon­sa­bi­li­dad que obli­ga a Ra­joy. El lí­der del PP no pue­de es­pe­rar sen­ta­do a que la opo­si­ción acu­da a ren­dir­le plei­te­sía. En un sis­te­ma par­la­men­ta­rio no bas­ta con ser el más vo­ta­do. Ade­más hay que ser ca­paz de te­jer acuer­dos pa­ra con­se­guir la ma­yo­ría que no le han da­do las ur­nas. Ra­joy ha ob­te­ni­do una vi­da ex­tra en las ur­nas. Pe­ro eso no lim­pia su pa­sa­do. El PP tie­ne una deu­da de re­ge­ne­ra­ción que de­be­rá pa­gar si quie­re ob­te­ner los apo­yos que ne­ce­si­ta. Y tie­ne la obligación de pro­pi­ciar los gran­des acuer­dos pa­ra las ne­ce­sa­rias re­for­mas de Es­ta­do que des­pre­ció en sus años de go­bierno.

Y la opo­si­ción tam­bién es res­pon­sa­ble de la go­ber­na­ción. De en­tra­da, re­nun­cian­do al ve­to co­mo ar­ma po­lí­ti­ca. Ca­da par­ti­do es li­bre de to­mar sus de­ci­sio­nes con ple­na au­to­no­mía y res­pe­to a sus vo­tan­tes. Pe­ro no pue­de ser que blo­queen el país con­vir­tien­do sus pro­ble­mas in­ter­nos en pro­ble­mas de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.