«El re­sul­ta­do es, co­mo mí­ni­mo, bas­tan­te in­sa­tis­fac­to­rio»

La Voz de Galicia (Lugo) - - | | | 6 A Fondo -

ley D’Hont, la su­ma de IU y Po­de­mos iba a aña­dir 17 dipu­tados a los 69 que ha­bía ob­te­ni­do Po­de­mos, pe­ro al fi­nal no ha su­ma­do nin­guno. No he­mos gal­va­ni­za­do to­das las po­ten­cia­li­da­des de la con­fluen­cia y el re­sul­ta­do es, co­mo mí­ni­mo, bas­tan­te in­sa­tis­fac­to­rio. —¿A qué acha­ca es­tos re­sul­ta­dos? —Fac­to­res co­mo el brexit se han im­pues­to la cam­pa­ña del mie­do y de la in­cer­ti­dum­bre so­bre la del cam­bio. Pe­ro tam­bién ha si­do por erro­res nues­tros. An­tes de las elec­cio­nes yo apun­ta­ba que Po­de­mos per­día apo­yos de­bi­do a una ges­tión de los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les más cen­tra­da en el Go­bierno que en el pro­gra­ma. Y una par­te de los de IU, al­re­de­dor de un ter­cio, no veían cla­ro el acuer­do por­que fue pre­ci­pi­ta­do, ins­tru­men­tal y con bas­tan­tes in­cer­ti­dum­bres: pro­gra­má­ti­cas, de can­di­da­tos y, la ma­yor de to­das, có­mo pa­sar de una di­ná­mi­ca de con­fron­ta­ción

elec­to­ral con Po­de­mos a una de in­te­gra­ción. Y la es­tra­te­gia elec­to­ral de Pa­blo [Igle­sias] de giro ha­cia la so­cial­de­mo­cra­cia no ha si­do creí­ble: ha apa­re­ci­do co­mo una es­tra­te­gia opor­tu­nis­ta y no co­mo una es­tra­te­gia de sol­ven­cia, y eso se pa­ga. No se mo­vi­li­za igual al elec­to­ra­do de IU que al de Po­de­mos, so­mos es­pa­cios po­lí­ti­cos com­ple­men­ta­rios pe­ro no idén­ti­cos. —¿De­be­rían IU y Po­de­mos ha­ber con­cu­rri­do por se­pa­ra­do? —La con­fluen­cia es fun­da­men­tal pa­ra re­cons­truir la izquierda. Pe­ro eso no lo ha­ce una de­ci­sión de dos di­ri­gen­tes ni una coa­li­ción de la­bo­ra­to­rio, sino un pro­ce­so ini­cia­do des­de aba­jo y real­men­te par­ti­ci­pa­ti­vo. Eso re­quie­re tiem­po. En tres me­ses no lo ha­bía. Yo no dis­cu­to el qué: dis­cu­to el cuán­do y el có­mo. Y desai­res co­mo el nú­me­ro 5 pa­ra Al­ber­to [Gar­zón]. Se hi­zo una coa­li­ción de la­bo­ra­to­rio, y en IU lo sa­be­mos bien, he­mos te­ni­do en el pa­sa­do ex­pe­rien­cias ne­ga­ti­vas. Las alian­zas apre­su­ra­das tie­nen siem­pre dé­fi­cit de cre­di­bi­li­dad y de com­pren­sión por par­te del elec­to­ra­do. La ló­gi­ca elec­to­ral no de­be im­po­ner­se a la ló­gi­ca es­tra­té­gi­ca. —¿Qué re­sul­ta­do cree que ha­bría ob­te­ni­do IU en so­li­ta­rio? —Las pre­vi­sio­nes nos da­ban en torno a diez dipu­tados. —¿IU y Po­de­mos de­be­rían ha­ber apo­ya­do a Sánchez? —La pro­pues­ta de Sánchez era: «Lle­go a un acuer­do con Ciu­da­da­nos y vo­so­tros os su­máis sí o sí por­que si no os su­máis sois de de­re­chas». No es acep­ta­ble. In­de­pen­dien­te­men­te de que yo ten­ga mis di­fe­ren­cias con res­pec­to al pa­pel que qui­so ju­gar y ju­gó Po­de­mos, creo que el prin­ci­pal res­pon­sa­ble fue el PSOE. —¿Qué pa­sa­rá aho­ra con el ma­tri­mo­nio en­tre Po­de­mos e IU? —La con­fluen­cia es un pro­yec­to car­ga­do de fu­tu­ro y lo es más allá de sus ac­tua­les re­pre­sen­tan­tes ins­ti­tu­cio­na­les y de Po­de­mos e IU. Pe­ro tie­ne fu­tu­ro en tan­to se en­tien­da co­mo al­go que pre­ser­ve la plu­ra­li­dad y la iden­ti­dad de las par­tes en torno a un pro­gra­ma co­mún, no co­mo una coa­li­ción exprés que pon­ga el ca­rro an­tes que los bue­yes. —¿Es­ta­mos abo­ca­dos a un Go­bierno de Ma­riano Ra­joy? —Co­mo yo ya anun­cié en su mo­men­to y aho­ra es evi­den­te, es­ta­mos más le­jos de esa al­ter­na­ti­va de iz­quier­das de lo que es­tá­ba­mos an­tes de es­tas nue­vas elec­cio­nes, pe­ro que si­gue sien­do po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.