En Ma­rea evi­ta la au­to­crí­ti­ca y su­ma pro­ble­mas a la elec­ción de can­di­da­to

El ban­do de Bei­ras cen­su­ra la «pre­po­ten­cia» y «es­pa­ño­lis­mo» de par­te de la coa­li­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - - | | | 10 A Fondo - JUAN CA­PEÁNS

Los can­di­da­tos elec­tos de En Ma­rea sa­lie­ron por fin del es­ta­do de impacto en el que les de­ja­ron su­mi­dos los re­sul­ta­dos del 26J y han em­pe­za­do a dar tí­mi­das mues­tras de reac­ción. No­quea­dos por un pa­no­ra­ma ines­pe­ra­do, se reunie­ron el día des­pués en el mis­mo lo­cal de cam­pa­ña de San­tia­go en el que ha­ce so­lo un año ce­le­bra­ban una victoria his­tó­ri­ca en las mu­ni­ci­pa­les y en el que seis me­ses atrás se subían a las bar­bas de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. Ha­brá «au­to­crí­ti­ca», pe­ro de mo­men­to so­lo han re­co­no­ci­do un ex­ce­so de con­fian­za en unas en­cues­tas que fa­lla­ron «es­tre­pi­to­sa­men­te» y cier­ta in­ge­nui­dad al fri­vo­li­zar «o dis­cur­so do me­do e o brexit», se atre­vió a enu­me­rar Yo­lan­da Díaz (Es­quer­da Uni­da). Pe­ro es­ta es­con­dió la mano cuan­do le to­có eva­luar si la coa­li­ción Uni­dos Po­de­mos o si la fi­gu­ra de Pa­blo Igle­sias re­sul­ta­ron ne­ga­ti­vas pa­ra sus in­tere­ses. «Se­gu­ra­men­te o mo­ti­vo é mul­ti­cau­sal», se za­fó la fe­rro­la­na.

Un debate ca­lien­te e inapla­za­ble.

Es la ho­ra de dar­le sen­ti­do al tan ma­ni­do «pro­ce­so», y no hay na­da peor que unos ma­los re­sul­ta­dos que echar­se a la ca­ra pa­ra po­si­cio­nar can­di­da­tos en una coa­li­ción. Apla­za­do el debate in­terno por la re­pe­ti­ción de las ge­ne­ra­les, las tres fuer­zas de re­fe­ren­cia de­be­rán mo­ver sus fi­chas con ra­pi­dez pa­ra lle­gar al mes de sep­tiem­bre con un lí­der au­to­nó­mi­co al asal­to de Mon­te Pío, por­que a día de hoy el tiem­po co­rre a fa­vor de Fei­joo, que po­dría ade­lan­tar las ga­lle­gas al prin­ci­pio del oto­ño res­tan­do ca­pa­ci­dad de reac­ción a En Ma­rea.

A Uni­dos Po­de­mos hay una pa­ta que le fa­lla más que otras en Ga­li­cia, y es la in­te­gra­ción de Ano­va y su dis­cur­so na­cio­na­lis­ta. Ayer por la ma­ña­na ya cir­cu­la­ban por las re­des las pri­me­ras crí­ti­cas de un re­fe­ren­te co­mo Li­dia Senra, eu­ro­dipu­tada de AGE y cer­ca­na a Bei­ras, que la­men­tó la «pre­po­ten­cia» im­pro­pia de las fuer­zas de iz­quier­das y car­gó con­tra los que «ac­túan tra­tán­do­nos co­mo me­ras su­cur­sais» de Ma­drid, así co­mo el «des­em­bar­que triun­fal de lí­de­res coas cam­pa­ñas do es­pa­ño­lis­mo de sem­pre».

Las con­fluen­cias so­lo pier­den fue­lle en Ga­li­cia.

Sí, Ga­li­cia es un «su­xei­to po­lí­ti­co» di­fe­ren­te, tam­bién cuan­do vie­nen mal da­das. El com­ple­jo eco­sis­te­ma de En Ma­rea, una coa­li­ción con­for­ma­da por múl­ti­ples pro­yec­tos lo­ca­les y tres par­ti­dos con lu­chas in­ter­nas, di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas y has­ta re­la­cio­nes per­so­na­les im­po­si­bles (Bei­ras-Díaz) ha re­sul­ta­do de­ci­si­vo en la pér­di­da de El al­cal­de de A Co­ru­ña, don­de En Ma­rea ba­ja 4,64 pun­tos a pe­sar de que Po­de­mos lo se­ña­ló co­mo re­fe­ren­te ga­lle­go, ad­mi­tió que en los ma­los re­sul­ta­dos de la coa­li­ción afec­tó el «ruí­do in­terno» de los úl­ti­mos me­ses en los que hu­bo de­ma­sia­da gen­te «preo­cu­pa­da po­lo que pa­sa­ba den­tro e non do que pa­sa­ba fó­ra». Xu­lio Fe­rrei­ro asu­me el «to­que de aten­ción» de los elec­to­res. Por su par­te, el re­gi­dor En Ma­rea es ter­ce­ra fuer­za en Ourense y Lu­go, y se­gun­da en A Co­ru­ña y Pon­te­ve­dra. Es la con­fluen­cia de Po­de­mos que peor aguan­ta. De he­cho, el apo­yo a la va­len­cia­na au­men­ta.

con­fian­za del elec­to­ra­do. El con­tras­te es la coa­li­ción de Ca­ta­lu­ña, con el re­fe­ren­te úni­co de Ada Co­lau, que so­lo se de­jó dos dé­ci­mas, y so­bre to­do la va­len­cia­na, con Mónica Ol­tra in­te­gra­da en el Go­bierno au­to­nó­mi­co, que subió le­ve­men­te. En Ma­rea per­dió 2,8 pun­tos res­pec­to al 20D.

La coa­li­ción ha re­tro­ce­di­do en en­tor­nos ur­ba­nos que da­ba por con­so­li­da­dos en la fran­ja atlán­ti­ca y ha de­mos­tra­do una gran de­bi­li­dad en las pro­vin­cias de Lu­go y Ourense, que han si­do cla­ves pa­ra re­le­gar a En Ma­rea a la ter­ce­ra po­si­ción. La fal­ta de es­truc­tu­ra, la au­sen­cia de re­fe­ren­tes y el em­pe­ci­na­mien­to en ha­cer cam­pa­ña a tra­vés de la ban­da an­cha en una co­mu­ni­dad con gran bre­cha di­gi­tal ais­la­ron su men­sa­je.

¿To­dos a la som­bra de Uni­dos Po­de­mos?

A pe­sar de la ne­ga­ti­va po­lí­ti­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va re­ci­bi­da en la an­te­rior le­gis­la­tu­ra, En Ma­rea pe­lea­rá por el gru­po par­la­men­ta­rio pro­pio y lo ha­rá en vano, por­que el re­par­to de fuer­zas es mu­cho me­nos fa­vo­ra­ble a cual­quier cam­bio y Po­de­mos no va a dar esa ba­ta­lla. En reali­dad, su pro­ble­ma es in­terno, y si los tiem­pos se di­la­tan es­ta­rá por ver si to­dos se in­te­gran ba­jo la mar­ca de Uni­dos Po­de­mos. Los ca­sos de An­tón Gó­mez-Reino y Án­ge­la Rodríguez (Po­de­mos) y Yo­lan­da Díaz (Es­quer­da Uni­da) se dan por des­con­ta­dos, pe­ro las re­la­cio­nes con Ano­va (Ale­xan­dra Fernández y Fer­nán-Ve­llo) son im­pre­vi­si­bles.

Ano­va no es ca­paz de ren­ta­bi­li­zar la de­ba­cle del BNG.

Los can­di­da­tos de En Ma­rea ape­la­ron de for­ma ob­se­si­va a los vo­tan­tes so­cia­lis­tas du­ran­te la cam­pa­ña, y so­lo los miem­bros de Ano­va pi­die­ron el apo­yo abier­ta­men­te a los «de­sen­can­ta­dos» del Blo­que. No tu­vie­ron éxi­to, por­que el BNG per­dió 26.000 vo­tos. La nue­va coa­li­ción, 69.000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.