Ma­nio­bras pa­ra anu­lar el re­sul­ta­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - | -

La ver­sión ori­gi­nal de la se­rie de te­le­vi­sión Hou­se of Cards —y la bue­na de ver­dad— era bri­tá­ni­ca. Y no es ex­tra­ño. Las lu­chas in­ter­nas en los par­ti­dos del Reino Unido son au­tén­ti­cas co­reo­gra­fías de trai­ción y am­bi­ción. Pe­ro en la cri­sis po­lí­ti­ca si­mul­tá­nea que vi­ven es­tos días la­bo­ris­tas y con­ser­va­do­res hay al­go más que el clá­si­co ajus­te de cuen­tas en West­mins­ter tras del fias­co del re­fe­ren­do. Se tra­ta tam­bién de una lu­cha por ver có­mo se ma­ti­za, se mo­de­la, o in­clu­so se anu­la, el man­da­to que han otor­ga­do los ciu­da­da­nos al Par­la­men­to.

Por­que ca­da vez es­tá más cla­ro que quie­nes han per­di­do el re­fe­ren­do no pien­san con­for­mar­se tan fá­cil­men­te con ver al Reino Unido fue­ra de la UE. Ayer, lord Mi­chael He­les­ti­ne, un lí­der his­tó­ri­co del par­ti­do con­ser­va­dor, se atre­vía in­clu­so a de­cir­lo abier­ta­men­te: se de­be­ría ig­no­rar la vo­lun­tad de los vo­tan­tes. Al­gu­nos de sus co­rre­li­gio­na­rios han reac­cio­na­do es­can­da­li­za­dos pe­ro to­do in­di­ca que se tra­ta de un cal­cu­la­do glo­bo son­da en una ope­ra­ción de lar­go al­can­ce que ya ha co­men­za­do.

Con­tra­ria­men­te a lo que ha­bía ase­gu­ra­do du­ran­te la cam­pa­ña, Da­vid Ca­me­ron no ha in­vo­ca­do in­me­dia­ta­men­te el ar­tícu­lo 50 del Tra­ta­do de Lis­boa que des­en­ca­de­na irre­me­dia­ble­men­te la sa­li­da de Reino Unido de la UE. El de­ta­lle que ha pa­sa­do bas­tan­te des­aper­ci­bi­do pe­ro que es cru­cial. ¿Por qué no lo ha he­cho? La úni­ca ex­pli­ca­ción es que pien­sa que to­da­vía es po­si­ble evi­tar­lo. Lo mis­mo su­ce­de con su ex­tra­ña di­mi­sión di­fe­ri­da has­ta oc­tu­bre. Se tra­ta de blo­quear el as­cen­so de Bo­ris John­son, el cam­peón del cam­po eu­ro­es­cép­ti­co en el par­ti­do con­ser­va­dor, y co­lo­car a al­guien que se pres­te a re­ver­tir —o al me­nos ha­cer me­nos ro­tun­da— la sa­li­da de Gran Bre­ta­ña de la UE. Es­ta per­so­na po­dría ser la mi­nis­tra de In­te­rior The­re­sa May, muy du­ra en cues­tio­nes de in­mi­gra­ción pe­ro con­tra­ria al brexit.

La cri­sis del Par­ti­do La­bo­ris­ta tie­ne una lec­tu­ra pa­re­ci­da. Las cons­pi­ra­cio­nes con­tra el li­de­raz­go de Je­remy Corbyn vie­nen de le­jos pe­ro aho­ra se tra­ta de co­lo­car en su lu­gar a un lí­der pro-eu­ro­peo —de Corbyn se sos­pe­cha que in­clu­so vo­tó por el brexit—. De es­te mo­do, los dos par­ti­dos po­drían po­ner­se de acuer­do en al­gún ti­po de en­jua­gue: unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das en las que lle­va­sen en sus pro­gra­mas la re­pe­ti­ción del re­fe­ren­do; un go­bierno de uni­dad na­cio­nal que ig­no­re el brexit; o cuan­do me­nos una ne­go­cia­ción con la UE que de­je in­tac­ta una bue­na par­te de los tra­ta­dos eu­ro­peos. No es fá­cil, pe­ro no es im­po­si­ble.

Por su­pues­to, se­ría una au­tén­ti­ca ver­güen­za. Pe­ro hay in­tere­ses po­de­ro­sí­si­mos en juego y, co­mo de­cía el inol­vi­da­ble Ian Ri­chard­son en la Hou­se of Cards bri­tá­ni­ca cuan­do que­ría des­viar al­gu­na acu­sa­ción: «Us­ted pue­de pen­sar lo que quie­ra, yo no pien­so ha­cer nin­gún comentario».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.