Sat­se de­nun­cia que em­pre­sas exigen a los fi­sio­te­ra­peu­tas ser au­tó­no­mos

La con­tra­ta­ción irre­gu­lar su­po­ne «de­pre­ciar to­da la ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal»

La Voz de Galicia (Lugo) - - | - SA­RA CA­RREI­RA

Em­pre­sas pri­va­das pi­den a los fi­sio­te­ra­peu­tas que con­tra­tan que se ha­gan au­tó­no­mos, aun­que so­lo tra­ba­jen pa­ra ellas. Es la de­nun­cia que ha­ce el sin­di­ca­to de en­fer­me­ría y fi­sio­te­ra­pia Sat­se, que con­si­de­ra la si­tua­ción no so­lo ile­gal, sino pe­li­gro­sa pa­ra los pro­fe­sio­na­les y por ex­ten­sión pa­ra sus pa­cien­tes.

Car­men Gar­cía Ri­vas, se­cre­ta­ria au­to­nó­mi­ca de Sat­se, co­men­ta que es­te ti­po de prác­ti­cas era muy ha­bi­tual en em­pre­sas de Bar­ce­lo­na y Ma­drid, pe­ro que con la cri­sis se ha ex­ten­di­do tam­bién a Ga­li­cia. «Que­re­mos que es­ta de­nun­cia sea una lla­ma­da de aten­ción por­que es­tos sub­ter­fu­gios le­ga­les de­be­rían ser des­cu­bier­tos. Es­tos pro­fe­sio­na­les se tie­nen que dar de al­ta en Ha­cien­da, la Te­so­re­ría de la Se­gu­ri­dad So­cial y el Inem. Al­guien tie­ne que dar­se cuen­ta de las irre­gu­la­ri­da­des. Ya no di­go que in­ter­ven­ga la Ins­pec­ción de Tra­ba­llo, que tam­bién de­be­ría».

Pa­ra Sat­se, apro­ve­char­se de la si­tua­ción de es­tos pro­fe­sio­na­les es re­cri­mi­na­ble, por­que ade­más se de­pre­cia la ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal y los sa­ni­ta­rios su­fren abu­sos en sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo, tan­to de suel­do co­mo de ho­ras de desem­pe­ño. «Los fi­sio­te­ra­peu­tas no pue­den ver­se abo­ca­dos a tra­ba­jar en si­tua­cio­nes de ile­ga­li­dad, o que la otra al­ter­na­ti­va sea la de no tra­ba­jar», de­nun­cia Gar­cía Ri­vas.

En Ga­li­cia hay en la ac­tua­li­dad unos 2.400 fi­sio­te­ra­peu­tas, y la prác­ti­ca to­ta­li­dad tra­ba­ja en el sec­tor pri­va­do. El Ser­gas so­lo tie­ne con­tra­ta­dos o en plan­ti­lla a me­nos de 300 pro­fe­sio­na­les, que tie­nen sus pro­pios pro­ble- To­tal mas: son muy po­cos, a ve­ces no se cu­bren las ba­jas y se ven obli­ga­dos a aten­der con ce­le­ri­dad a sus pa­cien­tes, ade­más de que no se les per­mi­te te­ner la au­to­no­mía El tra­ba­jo del fi­sio­te­ra­peu­ta es, se­gún re­cal­ca el sin­di­ca­to, fun­da­men­tal pa­ra man­te­ner la sa­lud de la po­bla­ción, má­xi­me en zo­nas en­ve­je­ci­das. «Es­tos sa­ni­ta­rios —di­ce su se­cre­ta­ria au­to­nó­mi­ca— de­be­rían es­tar en to­das las uni­da­des de de­tec­ción pre­coz de pro­ble­mas en la in­fan­cia, en to­dos los ser­vi­cios de aten­ción a los ma­yo­res y de­pen­dien­tes, tan­to pa­ra pro­mo­cio­nar el en­ve­je­ci­mien­to ac­ti­vo co­mo pa­ra reha­bi­li­tar a las per­so­nas que ha­yan su­fri­do al­gún pro­ble- ma, o al me­nos evi­tar que em­peo­ren». En los hos­pi­ta­les es­tán en un nú­me­ro muy in­fe­rior al re­co­men­da­do, aun­que se ha com­pro­ba­do que su pre­sen­cia es muy ren­ta­ble: «El apo­yo de un fi­sio­te­ra­peu­ta re­du­ce el nú­me­ro de re­caí­das y las com­pli­ca­cio­nes de­ri­va­das de mu­chos tra­ta­mien­tos mé­di­cos, des­de ci­ru­gías a tras­plan­tes, pa­san­do por trau­mas o in­far­tos .... in­clu­so me­jo­ran el apa­ra­to res­pi­ra­to­rio de los pa­cien­tes».

Es­ta aten­ción, de­nun­cia Gar­cía Ri­vas, no pue­de ser tan bue­na co­mo de­bie­ra por la fal­ta de efec­ti­vos, que obli­ga a aten­der a pa­cien­tes en me­nos de quin­ce mi­nu­tos cuan­do lo mí­ni­mo desea­ble es de trein­ta.

CÉ­SAR QUIAN

La fi­sio­te­ra­pia se en­car­ga de la re­cu­pe­ra­ción de pa­cien­tes tras trau­mas o ci­ru­gías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.