Un ca­mio­ne­ro re­cu­rre a un juez por­que di­ce que lo mul­ta­ron por una lla­ma­da de mó­vil que no hi­zo

«Arries­go 1.500 eu­ros fren­te a 200 por una in­jus­ti­cia», di­ce

La Voz de Galicia (Lugo) - - | | | L2 Lugo -

Un ca­mio­ne­ro lu­cen­se que fue mul­ta­do en Ca­laho­rra por ha­blar por el mó­vil op­tó por en­fren­tar­se ju­di­cial­men­te a la ad­mi­nis­tra­ción por con­si­de­rar que la san­ción se ba­sa en una re­so­lu­ción to­tal­men­te in­jus­ta. «Arries­go 1.500 eu­ros fren­te a los 200 de la san­ción y la re­ti­ra­da de tres pun­tos, pe­ro lo ha­go por­que con­si­de­ro que se tra­ta de una in­jus­ti­cia. Ade­más no es la pri­me­ra vez que en mi en­torno se pro­du­ce un he­cho se­me­jan­te y creo tie­ne que po­nér­se­le freno a es­tas si­tua­cio­nes. Lo jus­to y la jus­ti­cia tie­nen que es­tar más de acuer­do», ex­pli­có el pro­fe­sio­nal que, se­gún in­di­có, rea­li­za ca­da mes 12.000 ki­ló­me­tros.

Es­te lu­cen­se cir­cu­la­ba con su ca­mión cu­brien­do la ru­ta Bur­deos-Bar­ce­lo­na-Victoria y en Ca­laho­rra una pa­re­ja de guar­dias ci­vi­les jó­ve­nes le dio el al­to. «Cir­cu­la­ba de­trás de un trans­por­te es­pe­cial y pen­sé que el pro­ble­ma po­dría es­tar en no res­pe­tar la dis­tan­cia de se­gu­ri­dad, pe­ro no. Me in­for­ma­ron de que me ha­bían vis­to ha­blar por el mó­vil y que, por tan­to me san­cio­na­rían con 200 eu­ros y la re­ti­ra­da de tres pun­tos. Eso su­ce­dió en oc­tu­bre del año pa­sa­do», re­cor­dó el afec­ta­do.

El ca­mio­ne­ro plan­teó a los guar­dias que la mul­ta no se ba­sa­ba en un he­cho cier­to, sino to­do lo con­tra­rio. No ha­bla­ba por el mó­vil. «Y la prue­ba fun­da­men­tal es que no te­nía re­gis­tra­da nin­gu­na lla­ma­da en­tran­te ni sa­lien­te ni en ese mo­men­to ni en ho­ras pre­vias al mis­mo. El te­lé­fono en cues­tión tie­ne co­nec­ta­do el sis­te­ma que per­mi­te ha­blar y es­cu­char sin te­ner que usar el apa­ra­to. Ade­más, un se­gun­do mó­vil que iba en el ca­mión (que tam­po­co re­gis­tra lla­ma­das) es­tá des­ti­na­do úni­ca ex­clu­si­va­men­te a re­ci­bir los men­sa­jes de la em­pre­sa pa­ra la re­co­gi­da de car­gas», apun­tó el afec­ta­do.

«¿Con qué mano?»

El con­duc­tor ase­gu­ra que man­tu­vo un diá­lo­go con los agen­tes pa­ra ha­cer­les ver que su re­so­lu­ción era to­tal­men­te in­jus­ta. «Pe­ro no sir­vió ab­so­lu­ta­men­te de na­da. Es más, en un mo­men­to da­do pre­gun­té sor­pre­si­va­men­te con qué mano es­ta­ba uti­li­zan­do el mó­vil y me res­pon­die­ron con la de­re­cha. Se equi­vo­ca­ban: soy zur­do. Pe­ro pe­qué de in­ge­nuo por­que al co­no­cer ese de­ta­lle hi­cie­ron cons­tar que ma­ni­pu­la­ba el apa­ra­to con la izquierda», ad­vir­tió.

El afec­ta­do in­ten­tó en­con­trar al­gu­na ex­pli­ca­ción a la mul­ta. Con­si­de­ra que los agen­tes pu­die­ron ha­ber­lo vis­to con la mano pues­ta de­ba­jo del cin­tu­rón de se­gu­ri­dad , téc­ni­ca que uti­li­za fre­cuen­te­men­te pa­ra evi­tar mo­les­tias en el hom­bro co­mo con­se­cuen­cia de mu­chas ho­ras de con­duc­ción.

Es­te pro­fe­sio­nal lu­cen­se lle­va 32 años de ofi­cio y ase­gu­ra que ya tie­ne re­co­rri­dos más de cua­tro mi­llo­nes de ki­ló­me­tros co­mo con­se­cuen­cia de 54 ho­ras se­ma­na­les de tra­ba­jo.

Ad­vier­te que no le so­bra el di­ne­ro, ni mu­cho me­nos, pe­ro di­ce que a sus años no es­tá pa­ra «co­mul­gar» con de­ci­sio­nes que no se ajus­tan a la ver­dad «por mu­cho que di­gan dos jó­ve­nes guar­dias a los que la ley sé que am­pa­ra». «De en­tra­da ya tu­ve que abo­nar 180 eu­ros por un po­der an­te no­ta­rio pa­ra que el abo­ga­do me re­pre­sen­te. Des­pués ha­brá una se­rie de gas­tos que calcu­lo pue­den lle­gar a los 1.500, se­gún lo que me anun­cia­ron. Se­gui­ré ade­lan­te. He­chos co­mo el que me su­ce­die­ron a mí no son úni­cos. En mi en­torno fa­mi­liar ten­go un ca­so de otra san­ción por ha­blar por mó­vil, pe­ro re­sul­ta que el afec­ta­do ni tan si­quie­ra lo tie­ne», ad­vir­tió.

El con­duc­tor ad­vir­tió de los con­tro­les de to­do ti­po a los que se ven fre­cuen­te­men­te so­me­ti­do. En es­te sen­ti­do re­cor­dó que los ta­có­gra­fos de sus vehícu­los en el mo­men­to de ser des­car­ga­dos a los apa­ra­tos de los agen­tes vuel­can la in­for­ma­ción de los úl­ti­mos 27 días que lue­go son ex­pur­ga­dos de­te­ni­da­men­te en bus­ca de al­go que pue­da ser san­cio­na­ble.

A es­te pro­fe­sio­nal le lla­ma la aten­ción que ha­ya se­gui­mien­tos ri­gu­ro­sos en es­ta ma­te­ria y sin em­bar­go «se mi­ra pa­ra otro la­do» en cues­tio­nes la­bo­ra­les cuan­do en el sec­tor se es­tán dan­do ver­da­de­ros ca­sos de es­cla­vis­mo en pleno si­glo XXI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.