El bos­co­so tra­mo fi­nal del río Loio

Tres ti­pos de eco­sis­te­mas se ci­tan en una ru­ta por el mu­ni­ci­pio de Pa­ra­de­la

La Voz de Galicia (Lugo) - - | | | 6 Terra - CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

Ha­ce vein­te años, las úni­cas ru­tas eran las que di­se­ña­ban, sin sa­ber­lo, las po­cas per­so­nas que to­da­vía uti­li­za­ban las vie­jas co­rre­doi­ras y los ca­mi­nos tra­di­cio­na­les. Hoy en día, las ru­tas de sen­de­ris­mo abun­dan, y los con­ce­llos han co­rri­do a di­bu­jar­las so­bre ma­pa y pre­pa­rar­las so­bre el te­rreno. Y al­gu­nas de esas ru­tas per­mi­ten apro­xi­mar­se al pa­tri­mo­nio fo­res­tal de Ga­li­cia.

Una de ellas, de enor­me va­lor eco­ló­gi­co, es la lla­ma­da del río Loio por­que acom­pa­ña es­ta co­rrien­te de agua que va a ren­dir sus aguas al río Mi­ño una vez que es­te pa­só por de­ba­jo del puen­te de Por­to­ma­rín. Una desem­bo­ca­du­ra hu­mil­de que en ab­so­lu­to per­mi­te in­tuir lo que se es­con­de po­cos ki­ló­me­tros arri­ba: una au­tén­ti­ca sel­va que con­for­man es­pe­cies ar­bó­reas au­tóc­to­nas.

El iti­ne­ra­rio co­mien­za en los ale­da­ños del cen­tro de sa­lud de Pa­ra­de­la, en tie­rras del co­ra­zón de Lu­go. Y con es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro se ata­ca el des­cen­so por una pis­ta muy an­cha que ya al mi­llar de me­tros ofre­ce la po­si­bi­li­dad de des­viar­se a la dies­tra pa­ra al­can­zar el pri­me­ro de los mo­li­nos, lla­ma­do Pías; son so­lo 100 me­tros y otros tan­tos de vuel­ta.

Me­dio ki­ló­me­tro más ade­lan­te se al­can­za el río Loio y la ru­ta se trans­for­ma en un me­ro sen­de­ro que arran­ca a la izquierda, una vein­te­na de me­tros an­tes de la co­rrien­te. Y ahí se pro­du­ce el cam­bio de ve­ge­ta­ción: si has­ta aho­ra el pino apor­ta­ba una ima­gen con una cier­ta mo­no­to­nía y lo acom­pa­ña­ban ma­to­rral y ar­bus­tos, los ár­bo­les pro­pios de los tu­pi­dos bos­ques de ri­be­ra van a ha­cer su apa­ri­ción aquí, ge­ne­ran­do un irre­pe­ti­ble es­pa­cio ver­de en el que abun­dan los he­le­chos.

Los car­ba­llos man­dan

Es des­pués de cru­zar el río cuan­do en lo al­to los car­ba­llos em­pie­zan a man­dar en el pai­sa­je. Y uno 6,9 kms y otros tan­tos vuel­ta. N 42º 45’ 55”, O 7º 33º 52”. Bos­que de ri­be­ra du­ran­te la pri­me­ra mi­tad. Bos­que ma­du­ro a me­di­da que se as­cien­de. Pre­sen­cia de pino arri­ba de to­do. Cas­ta­ño cen­te­na­rio. Al prin­ci­pio de la ru­ta (Pul­pe­ría Pe­dro, en el cen­tro de Pa­ra­de­la. 982 541 105) y al fi­nal (Río Loio. 982 545 051. Mesón do Loio. 982 545 012). de ellos, se­ña­li­za­do, cuen­ta va­rios cien­tos de años, una au­tén­ti­ca joya. En las pier­nas se lle­van 2,1 ki­ló­me­tros tan so­lo, y unos me­tros más ade­lan­te se to­ma un des­vío a la dies­tra que con­du­ci­rá al gran mo­lino de A Re­tor­ta y a un puen­te que sal­va por se­gun­da vez el Loio.

En fi­la de a uno se al­can­za un cam­po abier­to. El ca­mino des­apa­re­ce, pe­ro la op­ción co­rrec­ta es con­ti­nuar al fren­te y, arri­ba, sal­var el pe­que­ño mu­ro por la de­re­cha. Des­cen­so pa­ra cru­zar una vez más el Loio por bo­ni­to puen­te que da ac­ce­so a una de las sor­pre­sas de la ru­ta: los res­tos de la er­mi­ta de San Ber­to (km 4,5), pe­que­ño y en­tra­ña­ble tem­plo que a su vez anun­cia una subida.

Qui­zás sea más in­có­mo­do el con­si­guien­te des­cen­so por el me­dio de la fra­ga re­co­rrien­do un ma­ra­vi­llo­so sen­de­ro que per­mi­te lle­gar a una co­rre­doi­ra clá­si­ca flan­quea­da por mu­ros y que in­vi­ta a lle­gar a la al­dea de Loio de Cor­tes.

A par­tir de ahí, el as­fal­to con­du­ce a la ca­rre­te­ra que une las lo­ca­li­da­des de Por­to­ma­rín con Sa­rria vía Pa­ra­de­la. Y ahí, an­te los ojos, la desem­bo­ca­du­ra del Loio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.