¿Quién sus­ti­tui­rá a Del Bos­que?

Pa­co Jé­mez, Ca­pa­rrós, Lopetegui y Val­ver­de, op­cio­nes pa­ra ha­cer­se car­go de la he­ren­cia de Del Bos­que

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - IVÁN ORIO PA­RÍS / COLPISA

Es­pa­ña afron­ta una nue­va era, de­pri­mi­da y su­mi­da en la in­cer­ti­dum­bre. El ba­ta­ca­zo en el Mun­dial de Bra­sil y el fra­ca­so en la Eu­ro­co­pa obli­gan a abrir una tran­si­ción pro­fun­da que alum­bre una se­lec­ción con la mi­ra­da pues­ta ya en la gran ci­ta de Ru­sia de 2018. Sin tiem­po pa­ra ras­gar­se las ves­ti­du­ras des­pués del re­pa­so de la es­cua­dra az­zu­rra, la fe­de­ra­ción, a su pe­sar, de­be po­ner­se ma­nos a la obra pa­ra bus­car un sus­ti­tu­to a Del Bos­que, el en­tre­na­dor que re­co­gió con éxi­to ha­ce ocho años el le­ga­do de Luis Ara­go­nés, pe­ro que se ha des­gas­ta­do has­ta que­dar muy de­bi­li­ta­do. El fu­tu­ro, co­mo siem­pre que se aca­ba un ci­clo, se pre­sen­ta in­cier­to.

Es­ta vez, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rrió en el 2008, cuan­do Luis Ara­go­nés ce­dió el tes­ti­go, el re­le­vo se­rá trau­má­ti­co por­que la he­ren­cia es­tá en­ve­ne­na­da. Y es que en sep­tiem­bre co­mien­za ya la fa­se de cla­si­fi­ca­ción pa­ra la Co­pa del Mun­do. Se­ría in­jus­to des­le­gi­ti­mar aho­ra por com­ple­to el tra­ba­jo de Del Bos­que, quien ele­vó a Es­pa­ña a unas co­tas de glo­ria inima­gi­na­bles en Su­dá­fri­ca y en Po­lo­nia y Ucra­nia, pe­ro el fút­bol no vi­ve del pa­sa­do.

De­ci­sión de de­jar­lo

Del Bos­que ate­rri­zó en Francia ha­ce dos se­ma­nas con la fir­me de­ci­sión de pa­sar pá­gi­na pa­sa­ra lo que pa­sa­ra en la com­pe­ti­ción. Sin em­bar­go, las pre­sio­nes de la fe­de­ra­ción pa­ra que con­ti­nua­ra y su sen­ti­do de la leal­tad ha­cia los di­ri­gen­tes que le man­tu­vie­ron en el car­go ha­ce dos años tras el fias­co de Bra­sil pa­re­cen ha­ber­le de­vuel­to las du­das. Al me­nos, esa sen­sa­ción trans­mi­tió el lu­nes en la sa­la de pren­sa de Saint-De­nis, en el que era el es­ce­na­rio per­fec­to y el mo­men­to ade­cua­do pa­ra anun­ciar pú­bli­ca­men­te su adiós. No lo hi­zo y di­jo que de­bía ha­blar con el pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción pa­ra adop­tar la re­so­lu­ción que más con­ven­ga. Su am­bi­güe­dad ha dis­pa­ra­do las es­pe­cu­la­cio­nes, pe­ro la des­vir­tua­da ima­gen del equi­po son dos pe­sa­das lo­sas que ni la fe­de­ra­ción ni él mis­mo po­drían so­por­tar a lar­go pla­zo.

Sil­va de­cla­ró que no se ima­gi­na­ba la se­lec­ción sin Del Bos­que. Pi­qué ase­gu­ró que el téc­ni­co se ha­bía ga­na­do el de­re­cho a de­ci­dir su fu­tu­ro. Am­bos re­co­no­cían a su ma­ne­ra la im­por­tan­cia pa­ra Es­pa­ña del sal­man­tino, con el que se pro­cla­ma­ron cam­peo­nes del mun­do en 2010 y de Eu­ro­pa en 2012 y con el que tam­bién ini­cia­ron el de­cli­ve en Bra­sil. De­mo­rar la des­pe­di­da su­pon­dría ge­ne­rar más rui­do del ne­ce­sa­rio. De­jar en el ai­re la de­ci­sión, co­mo hi­zo Del Bos­que, trans­mi­te cier­ta sen­sa­ción de ape­go al ban­qui­llo que no en­ca­ja con su per­so­na­li­dad.

La fe­de­ra­ción lle­gó a es­tu­diar la po­si­bi­li­dad de pe­dir­le al se­lec­cio­na­dor que si­guie­ra has­ta las elec­cio­nes a la pre­si­den­cia, en no­viem­bre, en un in­ten­to de con­se­guir al­go más de tiem­po, pe­ro com­pli­ca­ría aún más la tran­si­ción. Con es­ta at­mós­fe­ra el ho­ri­zon­te ame­na­za tor­men­ta.

Er­nes­to Val­ver­de era el fa­vo­ri­to de la Fe­de­ra­ción pa­ra sus­ti­tuir a Del Bos­que, pe­ro ha re­no­va­do con el Ath­le­tic y ha obli­ga­do a sus res­pon­sa­bles a ma­ne­jar otras al­ter­na­ti­vas. Ju­len Lopetegui emer­ge co­mo op­ción por su ex­pe­rien­cia en la sub-21, con la ga­nó el Eu­ro­peo de 2013. Joa­quín Ca­pa­rrós, sin equi­po tras re­cha­zar va­rias ofer­tas, es otro de los can­di­da­tos, al igual que Marcelino Gar­cía, pre­pa­ra­dor del Vi­lla­rreal, y Pa­co Jé­mez, quien se ha com­pro­me­ti­do con el Granada pe­ro que ten­dría la po­si­bi­li­dad de de­jar el club na­za­rí si la fe­de­ra­ción lla­ma­ra a su puer­ta. El aba­ni­co po­dría ser más am­plio.

La era Del Bos­que se apro­xi­ma a su fin y pa­re­cía evi­den­te que la ges­tión de su le­ga­do iba a ser pro­ble­má­ti­ca des­pués de la Eu­ro­co­pa. Si ya es com­pli­ca­do in­ves­tir a un he­re­de­ro en ple­na ola de éxi­tos, lo es aún más cuan­do el pa­no­ra­ma se pre­sen­ta tan os­cu­ro, con los prin­ci­pa­les ba­luar­tes del equi­po en la trein­te­na o por en­ci­ma de ella y con el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal a me­dias. El fút­bol no da tre­gua y cas­ti­ga las du­das. Y aho­ra mis­mo Es­pa­ña es un mar de ellas.

ATLAS

El se­lec­cio­na­dor, des­pi­dién­do­se de los ju­ga­do­res en Ba­ra­jas.

J. MAR­TÍN EFE

Del Bos­que no ha ofi­cia­li­za­do su des­pe­di­da de la se­lec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.