Su­sa­na Díaz ele­va la pre­sión so­bre Sán­chez en la ba­ta­lla por la su­ce­sión

Los ba­ro­nes apar­can el de­ba­te al con­gre­so, pe­ro evi­tan res­pal­dar al se­cre­ta­rio ge­ne­ral

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - EN­RI­QUE CLEMENTE

Pa­sa­do el sus­to de que se con­su­ma­ra el te­mi­do sor­pas­so, el PSOE se en­fren­ta a la cru­da reali­dad de ha­ber ob­te­ni­do el peor re­sul­ta­do de su his­to­ria, a una dis­tan­cia aplas­tan­te del PP. Los so­cia­lis­tas coin­ci­den en que los vo­tan­tes los han co­lo­ca­do en la opo­si­ción y aho­ra to­ca abrir un pe­río­do de re­fle­xión pa­ra ini­ciar una re­cons­truc­ción que creen inevi­ta­ble. La cues­tión es si se­rá con Pe­dro Sán­chez al fren­te o no. De mo­men­to, so­lo sec­to­res muy mi­no­ri­ta­rios, co­mo el que re­pre­sen­tan el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Madrid, To­más Gó­mez, y el can­di­da­to a la al­cal­día de la ca­pi­tal en las pa­sa­das elec­cio­nes, An­to­nio Mi­guel Car­mo­na, han pedido su ca­be­za. Nin­gún pe­so pe­sa­do se ha atre­vi­do a ha­cer­lo.

Ex­hi­be su fuer­za en An­da­lu­cía

Pe­ro Su­sa­na Díaz, muy lo­cuaz tras el 26J, se ha apre­su­ra­do a tras­la­dar que no se con­si­de­ra des­le­gi­ti­ma­da pa­ra li­de­rar el par­ti­do, aun­que aho­ra no to­que pos­tu­lar­se. Eso sí, di­jo ayer, que «cuan­do to­que ten­dre­mos que ha­blar y mu­cho pa­ra re­cons­truir un PSOE ga­na­dor». La ba­ta­lla se pos­po­ne al con­gre­so fe­de­ral pre­vis­to pa­ra oc­tu­bre.

Su de­rro­ta en An­da­lu­cía, la pri­me­ra des­de que es pre­si­den­ta, pa­re­cía des­car­tar­la co­mo ri­val de Sán­chez, pe­ro ella no lo ve así. La pre­si­den­ta tra­ta de con­ju­rar la ima­gen de que es la gran dam­ni­fi­ca­da por ha­ber per­di­do an­te el PP en su feu­do. Con ese ob­je­ti­vo, in­sis­te en que si no es­tá con­ten­ta con el 31,2 % de apo­yos que lo­gra­ron los so­cia­lis­tas an­da­lu­ces, mu­cho me­nos lo pue­de es­tar con el 22,6 % co­se­cha­do por Sán­chez en Es­pa­ña. Tam­bién des­ta­ca que en su co­mu­ni­dad la dis­tan­cia con el PP fue de so­lo tres es­ca­ños y no lle­gó a 100.000 vo­tos mien­tras a ni­vel na­cio­nal subió a 52 es­ca­ños y 2,5 mi­llo­nes de pa­pe­le­tas. Re­sal­tó que gra­cias al más de me­dio mi­llón de di­fe­ren­cia que ob­tu­vo so­bre Uni­dos Po­de­mos no hu­bo sor­pas­so. «El PSOE es mu­cho PSOE en An­da­lu­cía», afir­mó.

Ade­más, re­ma­chó que ella no se pre­sen­tó co­mo can­di­da­ta y que la gen­te dis­tin­gue muy bien si vo­ta pa­ra el ayun­ta­mien­to, la co­mu­ni­dad o el Go­bierno. Di­cho de otro mo­do, la cul­pa es de Sán­chez, no su­ya, que se ha de­ja­do la piel co­mo si fue­ra can­di­da­ta. Y le lan­zó un mi­sil: la me­ra hi­pó­te­sis de que es­ta­ba dis­pues­to a ha­cer pre­si­den­te a Pa­blo Igle­sias «ha res­ta­do mu­cha cre­di­bi­li­dad» al PSOE. Otros ba­ro­nes se ma­ni­fes­ta­ron ayer. El pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad Valenciana, Xi­mo Puig, se­ña­ló que «los pro­ble­mas del par­ti­do no son so­lo de li­de­raz­go». Lo que ex­pre­sa­do de otro mo­do quie­re de­cir que tam­bién hay un pro­ble­ma de li­de­raz­go. El pre­si­den­te de Ex­tre­ma­du­ra, Gui­ller­mo Fer­nán­dez Va­ra, opi­nó que Sán­chez no de­be di­mi­tir por­que «los éxi­tos y los fra­ca­sos son de to­dos». Pe­ro evi­tó mo­jar­se apo­yán­do­lo: «Cuan­do lle­gue el con­gre­so ha­bla­re­mos y di­ré lo que pien­so co­mo siem­pre con ab­so­lu­ta leal­tad a es­te par­ti­do». En un es­ca­lón in­fe­rior, el al­cal­de de So­ria y se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE en esa pro­vin­cia, Car­los Mar­tí­nez, se­ña­ló que «hay que reha­cer y re­cons­truir un nue­vo pro­yec­to».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.