Igle­sias exi­ge a los crí­ti­cos que se ca­llen, mien­tras los su­yos se­ña­lan a Erre­jón

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo -

nas dos años y me­dio de vi­da. Pe­ro las ma­nio­bras tras el sor­pas­so frus­tra­do son pro­pias de lo que los lí­de­res de la for­ma­ción mo­ra­da con­si­de­ran «la vie­ja po­lí­ti­ca». Igle­sias re­cla­ma­ba «si­len­cio, me­su­ra y tem­plan­za», pe­ro los su­yos di­fun­dían otro tex­to en Te­le­gram pa­ra con­tes­tar al que ha­bían he­cho pú­bli­co un día an­tes los afi­nes a Erre­jón. En la mi­si­va pi­den va­lo­rar «si la cam­pa­ña se ha di­ri­gi­do hacía la reali­dad o ha es­ta­do vi­vien­do de es­pal­das a ella. Si la di­rec­ción de es­ta cam­pa­ña no ha es­ta­do mar­ca­da por el es­pe­jis­mo de­mos­có­pi­co que nos han pro­du­ci­do los me­dios de co­mu­ni­ca­ción del ad­ver­sa­rio». Son dar­dos di­ri­gi­dos al nú­me­ro dos, el di­rec­tor de cam­pa­ña.

Des­pués de in­ci­dir «en el fra­ca­so pro­fe­sio­nal de las em­pre­sas de­mos­có­pi­cas», la for­ma­ción mo­ra­da ana­li­za­rá las cau­sas del tras­pié elec­to­ral con una en­cues­ta in­ter­na que ha en­car­ga­do a Ca­ro­li­na Bes­can­sa, se­cre­ta­ria de Aná­li­sis Po­lí­ti­co y So­cial, in­for­ma Colpisa.

«No ana­li­zar en ca­lien­te»

Igle­sias exi­gió a sus mi­li­tan­tes res­pon­sa­bi­li­dad «pa­ra no re­ga­lar a los ad­ver­sa­rios cier­tos re­la­tos y dis­cur­sos». Y res­pon­dió tam­bién a Mónica Ol­tra, lí­der de Com­pro­mís, que des­ta­có la po­si­bi­li­dad de que el acuer­do con IU hu­bie­ra es­pan­ta­do a los vo­tan­tes mo­de­ra­dos que sí los apo­ya­ron el 20D. «No es bueno ana­li­zar en ca­lien­te», se­ña­ló.

26J ha pro­du­ci­do u n m o v i mien­to cen­trí­pe­to en Po­de­mos. Los dipu­tados de An­da­lu­cía quie­ren te­ner un gru­po den­tro del par­ti­do, un es­ta­tus di­fe­ren­te, con más au­to­no­mía, pa­ra no ser me­nos que En Co­mú o En Ma­rea. La as­pi­ra­ción de los dipu­tados an­da­lu­ces fue ex­pre­sa­da por Ser­gio Pas­cual, ex­se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción del par­ti­do y mano de­re­cha de Erre­jón, que fue des­ca­be­za­do por Igle­sias por su «ges­tión de­fi­cien­te» de las cri­sis de di­fe­ren­tes ra­mas au­to­nó­mi­cas de la for­ma­ción. Aquí se unen los ajus­tes de cuen­tas in­ter­nos con el im­pul­so des­cen­tra­li­za­dor que vi­ve el par­ti­do. La pe­ti­ción de Pas­cual es­tá ava­la­da por Te­re­sa Ro­drí­guez, se­cre­ta­ria ge­ne­ral de Po­de­mos en An­da­lu­cía, que se en­cuen­tra en­tre los crí­ti­cos con Igle­sias.

Po­de­mos Eus­ka­di tam­bién com­par­te es­ta as­pi­ra­ción de for­mar un sub­gru­po di­fe­ren­cia­do. Sus lí­de­res se sien­ten fuer­tes al ha­ber ga­na­do tan­to en dipu­tados co­mo en es­ca­ños, im­po­nién­do­se en las tres cir­cuns­crip­cio­nes elec­to­ra­les.

Com­pro­mís, ¿en so­li­ta­rio?

En Com­pro­mís, al­gu­nas vo­ces pi­den que su for­ma­ción con­cu­rra al mar­gen de Po­de­mos a las pró­xi­mas elec­cio­nes va­len­cia­nas, que se ce­le­bra­rán en el 2019. Ade­más, los res­pon­sa­bles del par­ti­do reite­ran su vo­lun­tad de te­ner gru­po par­la­men­ta­rio pro­pio, ob­je­ti­vo que no con­si­guió nin­gu­na de las lla­ma­das «can­di­da­tu­ras de con­fluen­cia» por­que la in­ter­pre­ta­ción ma­yo­ri­ta­ria de la Me­sa del Con­gre­so fue que la de­man­da no se ajus­ta­ba al re­gla­men­to de la Cá­ma­ra ba­ja.

Igle­sias di­jo ayer que aho­ra «to­ca pa­rar el ba­lón, le­van­tar la ca­be­za y ana­li­zar con cal­ma». Pe­ro su pa­pel co­mo ca­pi­tán de es­cua­dra se ha de­bi­li­ta­do y ya ha te­ni­do que des­pe­jar más de una pe­lo­ta en el área.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.