Junc­ker prohí­be a sus co­mi­sa­rios ne­go­ciar con los bri­tá­ni­cos

La Eu­ro­cá­ma­ra es­ta­lla con­tra los eu­ró­fo­bos po­pu­lis­tas de Ni­gel Fa­ra­ge

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - CRIS­TI­NA POR­TEI­RO

Luz y ta­quí­gra­fos. Es lo que el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean-Clau­de Junc­ker, pro­me­tió ayer en la Eu­ro­cá­ma­ra. El lu­xem­bur­gués quie­re trans­pa­ren­cia ab­so­lu­ta so­bre el pro­ce­so de sa­li­da del Reino Uni­do: «No me gus­ta­ría que se pen­sa­ra que po­dría ha­ber ne­go­cia­cio­nes se­cre­tas», ase­gu­ró an­tes de ad­mi­tir que su Eje­cu­ti­vo no man­ten­drá nin­gún con­tac­to con Lon­dres has­ta que ac­ti­ve la cláu­su­la de di­vor­cio con la UE. «He prohi­bi­do a los co­mi­sa­rios que ha­blen con el re­pre­sen­tan­te del Go­bierno bri­tá­ni­co so­bre si se van o no», anun­ció an­te un he­mi­ci­clo aba­rro­ta­do de eu­ro­dipu­tados.

La ten­sión se apo­de­ró de la Cá­ma­ra des­de el arran­que del pleno ex­tra­or­di­na­rio con­vo­ca­do por su pre­si­den­te, Mar­tin Schulz, pa­ra ana­li­zar el re­sul­ta­do del re­fe­ren­do bri­tá­ni­co. Los aplau­sos al co­mi­sa­rio de Asun­tos Fi­nan­cie­ros, Jo­nat­han Hill, quien anun­ció es­ta se­ma­na su di­mi­sión, fue­ron sus­ti­tui­dos por los abu­cheos al lí­der del eu­ro­es­cép­ti­co UKIP, Ni­gel Fa­ra­ge, quien pro­vo­có la ira de sus com­pa­ñe­ros al au­gu­rar que la sa­li­da del Reino Uni­do so­lo es el co­mien­zo de un pro­ce­so lar­go de de­sin­te­gra­ción de la UE: «No se­re­mos el úl­ti­mo miem­bro en aban­do­nar la Unión. So­mos un fa­ro pa­ra los de­mó­cra­tas eu­ro­peos».

Po­co des­pués de co­men­zar su in­ter­ven­ción en fran­cés, Junc­ker fue in­te­rrum­pi­do por unos aplau- sos y al­gu­na car­ca­ja­da. Se di­ri­gió di­rec­ta­men­te a Fa­ra­ge y los su­yos: «¿Qué ha­cen us­te­des aquí? Es­toy sor­pren­di­do de ver­les». «Es la úl­ti­ma vez que aplau­den aquí», es­pe­tó a los eu­ro­es­cép­ti­cos bri­tá­ni­cos an­tes de exi­gir a Lon­dres que aprie­te el bo­tón de sa­li­da lo an­tes po­si­ble. «La si­tua­ción es muy gra­ve. Hay quie­nes pi­den so­sie­go y cal­ma. A mí no me gus­ta la in­cer­ti­dum­bre, me gus­ta­ría que el Reino Uni­do no ju­ga­se al pe­rro y al ga­to y de­ci­die­se cuan­to an­tes».

Cul­pan a Ca­me­ron

La ira con­te­ni­da de los par­ti­dos eu­ro­peís­tas es­ta­lló con­tra los po­pu­lis­tas, ins­ti­ga­do­res del re­fe­ren­do, y los con­ser­va­do­res bri­tá­ni­cos, quie­nes lo uti­li­za­ron de for­pa­la­bra ma irres­pon­sa­ble con fi­nes po­lí­ti­cos. «Ca­me­ron for­jó su ca­rre­ra po­lí­ti­ca de es­pal­das a Bru­se­las. Aban­do­nen el po­pu­lis­mo sim­plis­ta y de­jen de ha­cer de Bru­se­las el chi­vo ex­pia­to­rio. Asu­man sus res­pon­sa­bi­li­da­des», pi­dió ayer el lí­der de los con­ser­va­do­res eu­ro­peos, Man­fred Web­ber.

El lí­der de los so­cial­de­mó­cra­tas, Gian­ni Pit­te­lla, se su­mó a la car­ga con­tra Ca­me­ron y su «ruleta ru­sa» po­lí­ti­ca. «La his­to­ria juz­ga­rá a los cul­pa­bles de es­te desas­tre. Los con­ser­va­do­res bri­tá­ni­cos ven­die­ron hu­mo. Han de­ja­do un es­ce­na­rio de es­com­bros», la­men­tó an­tes de exi­gir a Lon­dres que no uti­li­ce a la UE co­mo «rehén» en los jue­gos in­ter­nos de los to­ries. Los eu­ro­dipu­tados es­co­ce­ses e ir­lan­de­ses to­ma­ron la pa­ra pe­dir a gri­tos a los re­pre­sen­tan­tes de la UE que no los de­jen en la es­ta­ca­da.

«No nos fa­lléis»

«Los es­co­ce­ses, jun­to con los ir­lan­de­ses del nor­te, lon­di­nen­ses y mu­chos de Ga­les e In­gla­te­rra vo­ta­ron por se­guir for­man­do par­te de es­ta fa­mi­lia. Os lo pi­do, no nos fa­lléis», cla­mó el es­co­cés Alyn Smith. La sa­la rom­pió en aplau­sos has­ta que la lí­der del ul­tra­de­re­chis­ta Fren­te Na­cio­nal, Ma­ri­ne Le Pen, to­mó la pa­la­bra. Fro­tán­do­se las ma­nos y re­go­ci­ján­do­se en la vic­to­ria eu­ro­es­cép­ti­ca de los bri­tá­ni­cos, la fran­ce­sa ce­le­bró la «bo­fe­ta­da al sis­te­ma eu­ro­peo» y pre­sa­gió el «de­rrum­be de la UE» pa­ra dar lu­gar a una Eu­ro­pa de paí­ses «li­bres y so­be­ra­nos». Le Pen, quien se dispu­tará la pre­si­den­cia de Francia en el 2017, blan­dió la ba­za pa­trió­ti­ca pa­ra di­ri­gir­se a los ciu­da­da­nos fran­ce­ses: «Me com­pro­me­to a guiar a Francia a la sen­da de la li­ber­tad. ¡Vi­va Reino Uni­do y vi­va Francia!», con­clu­yó.

A pe­sar del re­vi­ta­li­za­do em­pu­je de los eu­ro­es­cép­ti­cos, Junc­ker pro­me­tió se­guir pe­lean­do por man­te­ner a la UE uni­da y des­pe­jó cual­quier du­da so­bre su di­mi­sión. «No es­toy cansado ni en­fer­mo. Com­ba­ti­ré pa­ra que exis­ta una Eu­ro­pa uni­da has­ta mi úl­ti­mo sus­pi­ro», zan­jó en­tre aplau­sos. La Eu­ro­cá­ma­ra pu­so el bro­che a la ci­ta apro­ban­do una re­so­lu­ción en la que ur­ge a Lon­dres a ini­ciar la cuen­ta atrás pa­ra su sa­li­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.