Oba­ma cri­ti­ca la «his­te­ria» por el «bre­xit» y di­ce que no ha­brá «cam­bios ca­tas­tró­fi­cos»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - ADRIANA REY

Des­de que se im­pu­so la ruptura con Eu­ro­pa en el Reino Uni­do, la Ca­sa Blan­ca ha tra­ta­do de no lle­var­se las ma­nos a la ca­be­za (al me­nos pú­bli­ca­men­te) y tran­qui­li­zar a los mer­ca­dos glo­ba­les an­te el in­cen­dio ori­gi­na­do. Seis días más tar­de, la con­sig­na se man­tie­ne aun­que con cier­tos ma­ti­ces que el pre­si­den­te de EE.UU. no ha que­ri­do de­jar pa­sar por al­to: «Hay un po­co de his­te­ria tras la vo­ta­ción del bre­xit», sos­tu­vo Oba­ma en una en­tre­vis­ta en la ra­dio pú­bli­ca NPR. El di­ri­gen­te cree que el re­fe­ren­do se es­tá in­ter­pre­tan­do «co­mo si la OTAN se hu­bie­ra aca­ba­do, co­mo si la alian­za tras­atlán­ti­ca se es­tu­vie­ra di­sol­vien­do y to­dos los paí­ses se es­tu­vie­ran re­ti­ran­do a su pro­pia es­qui­na» Pe­ro eso no es­tá su­ce­dien­do, zan­jó. «No hay que exa­ge­rar. La me­jor ma­ne­ra de pen­sar so­bre lo su­ce­di­do es que se ha pul­sa­do un bo­tón de pau­sa en el pro­yec­to de una in­te­gra­ción eu­ro­pea com­ple­ta».

Des­de el pri­mer día, la lla­ma­da a la cal­ma por par­te de la Ca­sa Blan­ca fue una cons­tan­te. El pro­pio Oba­ma re­la­ti­vi­zó el al­can­ce del re­sul­ta­do sa­li­do de las ur­nas y lo atri­bu­yó a «los ac­tua­les cam­bios y desafíos plan­tea­dos por la glo­ba­li­za­ción». Ayer, el pre­si­den­te vol­vió a in­sis­tir en que lo ne­ce­sa­rio es que «nos to­me­mos un res­pi­ro y vea­mos có­mo man­te­ne­mos al­go de nues­tras iden­ti­da­des na­cio­na­les, có­mo pre­ser­va­mos los be­ne­fi­cios de la in­te­gra­ción y có­mo ges­tio­na­mos al­gu­nas de las frus­tra­cio­nes que nues­tros vo­tan­tes es­tán sin­tien­do». «No creo que va­ya a ha­ber cam­bios ca­tas­tró­fi­cos. No­rue­ga no es un miem­bro de la Unión Eu­ro­pea pe­ro es uno de nues­tros alia­dos más cer­ca­nos», re­cor­dó.

Pa­ra­le­lis­mos con Trump

A pe­sar de la pos­tu­ra ofi­cial, es evi­den­te que en Was­hing­ton hay una preo­cu­pa­ción cre­cien­te no so­lo por el bre­xit en sí, sino tam­bién por có­mo un opor­tu­nis­ta Do­nald Trump lo es­tá apro­ve­chan­do pa­ra reivin­di­car su pro­pia es­tra­te­gia. Pa­ra el mag­na­te, la sa­li­da de Reino Uni­do es una es­pe­cie de aval a su dis­cur­so an­ti­in­mi­gran­te y an­ti­es­ta­blish­ment. A pe­sar de ello, Oba­ma pre­fi­rió no dar­le de­ma­sia­do pro­ta­go­nis­mo y evi­tó ha­cer pa­ra­le­lis­mos: «Trump en­car­na a las éli­tes mun­dia­les y lo ha apro­ve­cha­do du­ran­te to­da su vi­da. Así que él es di­fí­cil­men­te un por­ta­voz le­gí­ti­mo de un au­ge po­pu­lis­ta en­tre la cla­se tra­ba­ja­do­ra en cual­quie­ra de los dos la­dos del Atlán­ti­co», cen­su­ró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.