En bus­ca de otro Ara­go­nés

La Voz de Galicia (Lugo) - - Eurocopa 2016 -

En reali­dad, la tran­si­ción tran­qui­la era un ca­me­lo. La bon­ho­mía de Vi­cen­te del Bos­que ha si­do su­fi­cien­te co­mo pa­ra sor­tear pro­ble­mas que con otro téc­ni­co hu­bie­ra pro­vo­ca­do cri­sis irre­ver­si­bles. No hay más que pen­sar lo que po­dría ha­ber su­ce­di­do con su an­te­ce­sor o con Ja­vier Clemente an­te el caso De Gea o tras las de­cla­ra­cio­nes de Pe­dro. El ta­lan­te de Del Bos­que ha apa­ga­do cual­quier in­cen­dio e in­clu­so, en su día, fue ca­paz de atraer a un Luis Ara­go­nés que se sen­tía mal­tra­ta­do por la fe­de­ra­ción y al que le agra­de­ció la es­pec­ta­cu­lar he­ren­cia que le de­jó. La gran vir­tud del téc­ni­co sal­man­tino ha si­do no cam­biar lo que fun­cio­na, se­guir los pa­sos que lle­va­ron a Es­pa­ña al triun­fo en la Eu­ro­co­pa del 2008 y apli­car el sen­ti­do co­mún. Así con­quis­tó el Mun­dial y así asom­bró al mun­do con la es­pec­ta­cu­lar fi­nal de la Eu­ro­co­pa del 2012. In­clu­so amor­ti­guó el ma­za­zo tras el tre­men­do fias­co del Mun­dial de Bra­sil. De la sen­sa­tez de Del Bos­que no pue­de bro­tar otra de­ci­sión que no sea el de­jar la se­lec­ción es­pa­ño­la y dar por fi­na­li­za­da una eta­pa bri­llan­te. In­ten­tar pro­lon­gar­se en el car­go o acep­tar el re­ga­lo en­ve­ne­na­do de Vi­llar en es­tos mo­men­tos so­lo con­tri­bui­ría a la con­fu­sión y a man­char una tra­yec­to­ria ejem­plar.

A Vi­cen­te el Bos­que so­lo se le pue­de acha­car su qui­zá ex­ce­si­va leal­tad ha­cia ju­ga­do­res que nun­ca le ha­bían fa­lla­do. Confió en un gru­po que ha­bía em­pe­za­do muy bien y se que­dó sin plan B al pri­mer re­vés. En reali­dad, su tran­si­ción tran­qui­la se ha li­mi­ta­do a dar­le la al­ter­na­ti­va a De Gea, in­cluir a No­li­to en el on­ce ti­tu­lar y ju­bi­lar a Fer­nan­do To­rres. El res­to de los de­be­res o han que­da­do a me­dio ha­cer o han si­do de­ci­sio­nes aje­nas al pro­pio se­lec­cio­na­dor, co­mo el adiós de Xa­vi y Alon­so.

La se­lec­ción es­pa­ño­la ne­ce­si­ta un cam­bio, un pro­yec­to cu­yo im­pul­so na­da ten­ga que ver con las hi­po­te­cas del pa­sa­do. En su día, a contracorriente y con la opi­nión pú­bli­ca de uñas, Luis Ara­go­nés tu­vo la per­so­na­li­dad y la de­ci­sión de li­de­rar un pro­yec­to úni­co, sin más se­ñas de iden­ti­dad que las que él mis­mo in­tu­yó en un gru­po de ju­go­nes sin de­ma­sia­da «con­di­ción fí­si­ca de ba­se», pe­ro con un in­men­so ta­len­to. ¿Al­guien dis­pues­to a to­mar el man­do, con per­so­na­li­dad in­clu­so pa­ra ex­plo­rar nue­vas vías o in­mo­lar­se en com­pa­ñía de un pre­si­den­te ya amor­ti­za­do? No pa­re­ce fá­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.