La di­rec­ción de Po­de­mos ame­na­za a los crí­ti­cos con«ex­tir­par las malas hier­bas»

Eche­ni­que anun­cia du­re­za an­te las gue­rras in­ter­nas, pe­ro Erre­jón cri­ti­ca el pac­to con IU

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - MARILUZ FERREIRO

La di­rec­ción de Po­de­mos en­se­ña los dien­tes a los crí­ti­cos. Pa­blo Eche­ni­que, se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción, lan­zó en Te­le­gram lo que em­pe­za­ba con una de­cla­ra­ción de amor a los miem­bros del Con­se­jo Ciu­da­dano («ya sa­béis que yo soy mu­cho de amor»), pe­ro que en reali­dad con­te­nía una de­cla­ra­ción de gue­rra: «Pa­ra que crez­ca el amor no so­lo hay que re­gar­lo sino tam­bién ex­tir­par las malas hier­bas de las vio­len­cias en­quis­ta­das. Sé que no ha­rá fal­ta, pe­ro siem­pre es bueno te­ner un plan B cuan­do el amor no gana». Eche­ni­que di­jo des­pués que ha­bía uti­li­za­do un «tono jo­co­so» en el men­sa­je. Ase­gu­ró que, más que una ame­na­za, es «una ho­ja de ru­ta». Pe­ro el tex­to in­di­ca que «se ac­tua­rá de ma­ne­ra con­tun­den­te, de­ci­di­da, con­cre­ta y gra­ve con­tra quie­nes no com­pren­dan que las gue­rras in­ter­nas nos de­san­gran».

¿Fue la coa­li­ción o fue la cam­pa­ña? Se man­tie­ne abier­to el de­ba­te que in­cen­dia la for­ma­ción mo­ra­da. ¿Es Pa­blo Igle­sias el res­pon­sa­ble del fra­ca­so del 26J por apos­tar por la alian­za con IU? ¿O la cam­pa­ña de la son­ri­sa idea­da por Íñi­go Erre­jón se con­vir­tió en un su­mi­de­ro por el que se es­ca­pa­ron más de un mi­llón de vo­tos? Igle­sias ha­bía pedido cal­ma y re­fle­xión, ase­gu­ran­do que el pac­to con Iz­quier­da Uni­da si­gue sien­do el ca­mino pa­ra go­ber­nar. In­ten­ta­ba que los tra­pos su­cios se la­va­ran en el seno de la di­rec­ción. A pe­sar de las ad­ver­ten­cias, su nú­me­ro dos, Erre­jón, ase­gu­ró en TVE que «cier­ta­men­te, el acuer­do con IU no pa­re­ce ha­ber fun­cio­na­do, pe­ro no es la úl­ti­ma cau­sa». Cree que el he­cho de que su so­cio elec­to­ral ex­hi­bie­ra su co­mu­nis­mo ha po­di­do res­tar­le a su can­di­da­tu­ra vo­tan­tes que no que­rían «eti­que­tas del pa­sa­do».

Un due­lo di­rec­to

El en­fren­ta­mien­to en­tre Igle­sias y Erre­jón era una es­pe­cie de gue­rra fría, con tex­tos cru­za­dos en las re­des so­cia­les ela­bo­ra­dos por sus gru­pos afi­nes, pe­ro aho­ra se di­bu­ja co­mo un com­ba­te di­rec­to en­tre dos lí­de­res que in­ten­tan ad­ju­di­car al otro el tras­pié elec­to­ral. Aun así, cuan­do le pre­gun­ta­ron al di­rec­tor de cam­pa­ña de Po­de­mos si Igle­sias de­be­ría di­mi­tir, re­co­no­ció que el se­cre­ta­rio ge­ne­ral ha si­do cla­ve en el as­cen­so de la for­ma­ción y ad­mi­tió: «No ha­bría­mos lle­ga­do has­ta aquí sin él». Pos­te­rior­men­te, ape­ló a la uni­dad en Twitter: «Hay au­to­crí­ti­ca y de­ba­te. Pe­ro que na­die se con­fun­da: jun­tos, co­do con co­do».

De có­mo se ex­tir­pan las malas hier­bas en la for­ma­ción mo­ra­da sa­be mu­cho Juan Car­los Mo­ne­de­ro, En Iz­quier­da Uni­da, el otro so­cio he­ri­do de la coa­li­ción, tam­po­co exis­te un aná­li­sis mo­no­lí­ti­co so­bre lo ocu­rri­do. Al­ber­to Gar­zón si­gue de­fen­dien­do la con­ti­nui­dad de la fór­mu­la en una car­ta abier­ta di­ri­gi­da a la mi­li­tan­cia. Ad­mi­te que Uni­dos Po­de­mos no ha lo­gra­do «se­du­cir ni con­ven­cer», pe­ro in­sis­te en que «ha si­do bue­na idea». Pe­ro di­fe­ren­tes co­rrien­tes crí­ti­cas exi­gen re­vi­sar el acuer­do pa­ra que ten­gan ma­yor po­der de de­ci­sión las ba­ses. La eu­ro­dipu­tada Pa­lo­ma Ló­pez cri­ti­có la pre­ci­pi­ta­ción del pac­to e in­vi­tó a co­rre­gir «cues­tio­nes cla­ves» de ca­ra a fu­tu­ras coa­li­cio­nes. El ex­pe­ri­men­to que iba a unir dos par­ti­dos y que­dar­se con el vo­to de iz­quier­das ha he­cho sal­tar las cos­tu­ras de las dos for­ma­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.